Malestar en el TC: Conde-Pumpido se disculpa por sus “expresiones desafortunadas”

El ex fiscal general del Estado, que consideró la sentencia sobre el estado de alarma más propia de un “jurista de salón”, aclara que se trataba de un borrador de uso interno

El magistrado del TC, y ex fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido
El magistrado del TC, y ex fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido FOTO: EUROPA PRESS EUROPA PRESS

El magistrado del Tribunal Constitucional (TC) Cándido Conde-Pumpido ha lamentado públicamente las “expresiones desafortunadas” que incluía el borrador de su voto contrario a la decisión del Pleno de la institución de declarar inconstitucional el primer estado de alarma del Gobierno de Pedro Sánchez.

El ex fiscal general del Estado llegó a calificar la sentencia, de cuya ponencia se hizo cargo Pedro González Trevijano, como “un ejercicio más propio de un lego o de un jurista de salón que del máximo intérprete de la Constitución” y tildó de “extravagante” la interpretación del concepto de orden público que defienden los cinco magistrados que avalan el fallo, que salió adelante sólo por un voto de diferencia.

Ninguna de esas expresiones figuran en el voto particular de Conde-Pumpido que fue notificado anoche por el TC. El propio magistrado se encarga de aclarar en un comunicado difundido por el Constitucional que la versión difundida el pasado fin de semana “correspondía a un borrador, no definitivo, que se había repartido en el ámbito interno del tribunal” y que difiere, por tanto, del texto “ya revisado y corregido, que es el que se incorporará a la sentencia y que se publicará en el BOE”.

“Asuntos complejos y relevantes”

Pero en todo caso, ante el malestar que generaron esas valoraciones entre los magistrados que apoyaron la sentencia, Conde-Pumpido ha preferido lamentar de forma pública que algunas de sus expresiones hayan “molestado a mis compañeros de la mayoría, a quienes pido disculpas”. Unas expresiones que, en todo caso, atribuye a “la discrepancia propia del arduo debate jurisdiccional sobre asuntos especialmente complejos y relevantes” que se produce en el seno del tribunal.

Conde-Pumpido aprovecha para resaltar la “integridad, solvencia y compromiso intelectual” de sus compañeros, a quienes expresa su “admiración por su profunda formación jurídica y su noble dedicación a la tutela de los derechos fundamentales de todos los ciudadanos”. “Con independencia de la pluralidad de pareceres que solo puede enriquecer las resoluciones de este tribunal -dice-, he de manifestar que para mí resulta un orgullo y una satisfacción deliberar con ellos”.

El ex fiscal general del Estado sí ha mantenido en la versión definitiva de su voto discrepante que la sentencia “no resuelve, sino que crea un grave problema político y sanitario, al desarmar al Estado contra las pandemias, privándole del instrumento que la ley determina expresamente para hacer frente a las crisis sanitarias, que es el estado de alarma”.

“No responde a criterios jurídicos”

Asimismo, no ha alterado tampoco en la redacción definitiva su convicción de que el fallo -que concluye que el Gobierno debió recurrir al estado de excepción al haberse producido una suspensión de facto de derechos fundamentales como el de la libre circulación- “no responde a criterios propiamente jurídicos, pues dichos criterios deben proporcionar certeza y seguridad jurídica mientras que en el caso actual, se utiliza un atajo argumental (calificar como suspensión una restricción intensa de un derecho fundamental) para estimar la inconstitucionalidad de una medida sanitaria solicitada por un partido político, que previamente la había apoyado expresamente en el debate y votación parlamentaria de la prórroga del estado de alarma”.

El magistrado lamenta en su voto particular que con esta decisión el TC “viene a considerar que tanto el Gobierno como el Parlamento que prorrogó las medidas inicialmente adoptadas con más del 90% de apoyo de la Cámara y sin ningún voto en contra, erraron en la elección del estado declarado”.