Irene Montero ficha a una ex dirigente de Bildu para su ministerio y cobrará 52.414 euros al año

La ministra de Igualdad suma a una nueva asesora a su gabinete. Fue ex directora gen eral de Igualdad en Guipúzcoa entre 2011 y 2015

Laura Gómez Hernández es la nueva asesora del ministerio de Igualdad
Laura Gómez Hernández es la nueva asesora del ministerio de Igualdadcoruna.gal

Nueva incorporación en el gabinete ministerial de Irene Montero. La ministra de Igualdad ha fichado recientemente a la directora general de Igualdad de la Diputación Foral de Guipúzcoa durante el Gobierno de EH Bildu entre 2011 y 2015, Laura Gómez Hernández, momento en el que Bildu gobernaba. Pasará a formar parte del gabinete de la Secretaría de Estado de Igualdad y por sus funciones como asesora cobrará un sueldo anual de 52.413 euros.

Así lo avanza Ok Diario tras una consulta al portal de Transparencia. Se trata de un cargo público de nivel 30, el mismo que ostentan las 13 asesoras del gabinete de Irene Montero, entre las que también se encuentra Teresa Arévalo, jefa de gabinete y que está investigada por la Justicia por el conocido como “caso niñera” por un presunto delito de malversación y administración desleal. El juzgado de Instrucción 46 de Madrid trata de conocer si ejerció o no como niñera de la hija menor de Irene Montero en un mitin electoral en 2019 a sueldo del partido.

La nueva asesora, Laura Gómez Hernández, ex directora general de Igualdad de la Diputación Foral de Guipúzcua, se define como “especialista en igualdad y participación ciudadana, con una amplia experiencia en investigación, diseño, desarrollo y evaluación de políticas públicas de igualdad, así como en la dirección y coordinación de equipos de trabajo”. Fue, además, investigadora de la UPV/EHU. Cuenta con publicaciones como “Hacia nuevas instituciones democráticas: diferencia, sostenimiento de la vida y políticas públicas” de la Editorial Traficantes de Sueños.

La nueva asesora publicó hace siete años, cuando era directora general de Igualdad un artículo de opinión titulado “El alarde en movimiento” donde atacó con un lenguaje sexista a las mujeres de Hondarribia. En el artículo se podían leer opiniones como “figuras al servicio de las tropas, donde la condición indispensable pasa por ser reconocida como deseable (cantinera) o estar deseable a su paso... (sic)”. Entonces, un grupo de ciudadanos, a través de change.org, exigió su rectificación y dimisión del puesto público por la “utilización de un lenguaje sexista que nos sitúa a las mujeres en posiciones de subordinación o inferioridad, considerándonos no aptas para asumir responsabilidades”.