Sánchez convierte su balance de fin de curso en un ataque a la “oposición destructiva” del PP

El presidente del Gobierno pide abandonar “la parálisis y el rencor” y presume de que España es “medalla de oro en vacunación”

Thumbnail

Pedro Sánchez ha comparecido hoy desde Moncloa para hacer balance de fin de curso y presentar , el informe de rendición de cuentas del Gobierno de España de 2021, Cumpliendo. Una auditoría, realizada “por 12 expertos profesionales, independientes y de reconocido prestigio” en forma de “documento fiable y objetivo, verificado de forma externa y rigurosa” que fiscaliza los compromisos asumidos por el Gobierno en su discurso de investidura, en sus comparecencias públicas o con sus socios de coalición y parlamentarios. Sánchez ha presumido de haber cumplido el 38,1% de los compromisos adquiridos en el discurso de investidura y de que se prevé alcanzar el 46,9% al final del próximo semestre. Unas cifras que se reducen al 33, 4% respecto al acuerdo de coalición, con una expectativa de elevarse hasta 41,6% en diciembre.

Sánchez ha mirado a la oposición con estos datos y les ha emplazado a decidir si quieren “avanzar o bloquear”. Tras un repaso muy optimista a su gestión, presumiendo de ser “medalla de oro en vacunación” y líder en previsiones de crecimiento, el jefe del Ejecutivo ha centrado su discurso de balance en atacar lo que considera una “oposición destructiva” del PP. “El nuevo Gobierno que acaba de constituirse apuesta por avanzar y si alguien desea instalarse en la negatividad y la confrontación no va a encontrar al Gobierno ahí”, ha destacado el presidente que ha puesto énfasis en “trabajar por la esperanza y superar la parálisis y el rencor”. Muy crítico ha sido el jefe del Ejecutivo con los populares, cuya actitud ha calificado de “oposición destructiva” y a quienes ha pedido que apuesten por la “recuperación”, en lugar de por la “confrontación”. En esa posición de bloqueo y parálisis se encuentra el Consejo General del Poder Judicial, cuya renovación lleva casi tres años encallada.

Incapacidad para renovar el CGPJ

El presidente ha recordado que son ya 968 días los que el órgano de gobierno de los jueces lleva en funciones y ha reconocido su incapacidad para superar esta situación, después de “cuatro intentos” infructuosos de llegar a un acuerdo y “tres años tendiendo la mano para cumplir las obligaciones constitucionales”. Sánchez ha remarcado que “todos estamos obligados a cumplir con la Constitución y más aquellos partidos que se autoproclaman constitucionalistas”, pero ha terminado reconociendo que el hecho de que “el PP cumpla con la Constitución no depende del Gobierno, sino del PP”. A la espera de que Casado cambie de actitud, el presidente no está dispuesto a descolgar el teléfono para hablar con el líder popular ni a recuperar la reforma que rebajaba las mayorías para la renovación del CGPJ, que generó tanta polémica en Europa y entre sus propios socios.

La prueba de fuego más inmediata de interlocución con el PP, al menos con sus delegados territoriales, será mañana en la Conferencia de Presidentes. Sánchez ha hecho una encendida defensa de la cogobernanza y el diálogo durante su comparecencia de balance, calificando este último como “un valor en sí mismos”. El jefe del Ejecutivo ha presumido de que durante su mandato este foro con los líderes regionales se haya reunido en 18 ocasiones y ha demandado que se deje a un lado “la lucha partidista” y se aborden los “importantes temas a tratar”. “Hay sobrados motivos, sobrados argumentos para celebrar estos espacios de diálogo y de encuentro”, ha destacado.

Sobre la ausencia de Aragonés, Sánchez ha lamentado que “la voz de Cataluña no esté presente en la Conferencia de Presidentes”, porque se van a tratar cuestiones trascendentes para sus ciudadanos con independencia de que sean soberanistas o no. Cuestiones como el reparto de los fondos europeos o el reto demográfico. El próximo lunes, Gobierno y Generalitat se verán las caras en una reunión bilateral en la que abordarán asuntos económicos o el calendario de transferencias de transportes.

Sin tratar polémicas

Sánchez ha evitado referirse a las cuestiones más controvertidas de su gestión en este balance. A las diferencias con sus socios únicamente se ha referido sobre la puesta “en marcha de los acuerdos en un tiempo extraordinario, avanzando en la agenda y en los compromisos. El cumplimiento es óptimo”, se ha limitado a decir sobre la pregunta concreta de sus divergencias en asuntos como el Salario Mínimo o la Ley de Vivienda. Sánchez tampoco se ha referido a la concesión de los indultos o la subida estratosférica de la factura de la luz que se ha vivido durante los últimos meses.