Samuel, que fue tildado de “maricón”, pudo ser golpeado con una botella de cristal y un objeto metálico, según la Policía.

Informes de ADN implican directamente a los dos principales agresores del joven de 24 años y otras pruebas demuestran la participación de cuatro personas más, uno de lkos cuales llevaba una navaja

Thumbnail

Samuel Luiz, el joven al que mataron de una paliza la madrugada del 3 de julio, fue golpeado con una botella de cristal y se investiga si también con un objeto metálico, ha informado este lunes en La Coruña el comisario jefe de la brigada provincial de la policía judicial de la Jefatura Superior de Policía, Pedro Agudo. Lo ha explicado durante una comparecencia en la sede de la Delegación del Gobierno en Galicia, en la que ha abordado la investigación del crimen de este chico de 24 años, una vez que se ha levantado el secreto de sumario.

Agudo ha detallado que se baraja la implicación de un objeto metálico, y que se está a la espera de la resolución de una esclarecedora prueba de ADN; y la mencionada botella de cristal. De esta última “pensamos que se rompió contra la víctima”, ha subrayado el comisario, que ha confirmado sin duda el uso de la botella como arma.

Fuentes policiales han señalado que Agentes de la Policía Nacional han señalado que la agresión comenzó cuando la víctima se encontraba con una amiga realizando una videollamada. Entonces, “fue increpada por uno de los detenidos, que estaba en las inmediaciones con una chica, al tiempo que le les repitió que dejara de grabarles, amenazándoles y añadiendo simultáneamente el insulto de “maricón””.

“Acto seguido se dirigió hacia él y le agarró fuertemente por el cuello en varias ocasiones, empujándole y llegando a tirarle al suelo momento en que comenzó a pegarle puñetazos en la cara. La chica que acompañaba al agresor empujó a la amiga de la víctima, llegando ésta a caerse al suelo al tiempo que alentaba a su amigo para que continuara con la agresión. A continuación un joven de raza negra (Ibrahima Diack) que pasaba por el lugar los separó y defendió a Samuel para que no le siguieran pegando, dejando el agresor de golpearle. Sin embargo, instantes después la agresión continuó, siendo Samuel agredido por varios jóvenes hasta que fue auxiliado por diversas personas que pasaban por allí, que requirieron los servicios de emergencia. Los autores escaparon por las calles próximas del lugar”, agregan.

“Se ha podido establecer la participación de numerosas personas que forman parte de un mismo grupo de conocidos o amigos y que se encontraban en el lugar de los hechos, algunos de los cuales participaron activamente en la agresión. Durante unos minutos los golpes no cesaron a pesar de que varias personas trataron sin éxito que dejaran de pegarle. Asimismo, varios testigos refieren que una persona portaba en su mano una navaja que sacó del bolsillo del pantalón y que daba patadas a la víctima mientras estaba en suelo”, precisan.

Por otro lado, el delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, ha indicado que la Policía Judicial ha entregado dos informes de ADN a la jueza que “implican directamente a los dos principales autores de los hechos”, informa Efe.

Además, ha precisado el delegado que la investigación policial cuenta con 36 pruebas testificales y ha contado que la agresión duró “seis minutos fatales”, pues comenzó a las 2.58 horas y finalizó a las 3.04 horas.

Por último, los detenidos por el crimen de Samuel Luiz, a los que se les imputa un delito de homicidio o asesinato consumado, también están siendo investigado por otro de homicidio en grado de tentativa por las lesiones que causaron a Ibrahima Diack, el hombre senegalés que auxilió a la víctima mortal. “Cubrió con su cuerpo” a Samuel recibiendo por ello “agresiones que pudieron acabar con su vida”.

Miñones, ha detallado que también se les investiga por un delito de homicidio, o asesinato, en grado de tentativa al senegalés al que ya se le ha concedido su permiso de residencia por intentar ayudar a Samuel.

Se levanta el secreto de sumario

Justo cuando se cumple un mes del brutal asesinato, el Juzgado de Instrucción número 8 de A Coruña ha levantado este lunes el secreto de las actuaciones del caso de Samuel Luiz.

De este modo las partes implicadas en el caso pueden tener acceso a las pruebas realizadas. Según concretan fuentes de las defensas jurídicas de los encarcelados, ya están revisando lo actuado.

El pasado 14 de julio la titular del juzgado de instrucción número 8 de A Coruña alzó el secreto de las actuaciones, pero la Fiscalía presentó un recurso ante la Audiencia Provincial de A Coruña contra este levantamiento y este órgano lo estimó.

La Audiencia Provincial alegaba el 20 de julio que había una serie de diligencias de investigación pendientes “de carácter indudablemente urgente”.

En la actualidad hay tres jóvenes en prisión provisional, comunicada y sin fianza por la paliza que le costó la vida a Samuel Luiz.

Además, dos chicos que no alcanzan la mayoría de edad -uno de ellos con antecedentes penales- ingresaron en un centro de menores. Una sexta detenida, una mujer, fue puesta en libertad condicionada a comparecencias regulares en el juzgado.