Sánchez y el Rey «destierran» la Ley de la Corona

Tras su reunión de ayer fijarán una hoja de ruta con medidas de transparencia para la Institución. La vuelta del emérito, sin fecha

Thumbnail

La audiencia del jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, con el jefe de Estado, Felipe VI volvió a estar, un año más, marcada por la salida del emérito de España. El presidente no dejó lugar a la interpretación. Ayer, hasta en dos ocasiones, a las preguntas de los periodistas en el Palacio de Marivent, alabó la transparencia y actualización de la Casa Real gracias al Rey Felipe VI así como el respeto del Gobierno a las Instituciones. Sus palabras siguen la estela de las declaraciones que ya pronunció en la rueda de prensa de balance de final de año de 2020 cuando avanzó que el Rey está trabajando, con el apoyo de Moncloa, en una «hoja ruta» basada en la «renovación en cuanto a la ejemplaridad».

Este plan de actuación no contempla una Ley de la Coronaen línea con las exigencias del socio minoritario de la coalición– sino que se basaría en decretos o normas que regulen ciertos aspectos de la Casa Real. Entre las posibilidades que se barajan y que encajan con esta voluntad de dotar de mayor transparencia y ejemplaridad estaría una reforma en la ley de Presupuestos para establecer un mayor control sobre las cuentas de la Casa Real, de manera que se arrojara luz sobre algunos gastos que a día de hoy no pueden ser controlados por las Cortes Generales.

Otro de los aspectos sobre los que el propio Sánchez se muestra dispuesto a avanzar es la revisión de la inviolabilidad del Rey y circunscribirla únicamente a su ámbito de actuación como jefe de Estado. En todo caso, más allá de la opinión del Gobierno, cualquier movimiento será pactado con Zarzuela y deja a Felipe VI la última palabra.

Casualidades del calendario, el encuentro entre Pedro Sánchez y Felipe VI coincidió con el primer aniversario de la marcha de Juan Carlos I a Abu Dabi y los rumores de su deseo de regresar a España. Una vuelta que a día de hoy no tiene fecha y que tanto para Zarzuela como para Moncloa es «un problema». Su encaje en la modernización y en la hoja de ruta para la renovación de la Institución es «un escollo», aseguran fuentes consultadas por LA RAZÓN.

En el diseño de la nueva hoja de ruta prima no abrir el melón legal para no convertir el debate en un referéndum entre Monarquía y República. El terreno en el que se mueven es pantanoso y cualquier paso en falso podría poner en entredicho a unas de las instituciones claves del Estado como es la Corona. Es más, Sánchez destacó ayer del actual monarca «su compromiso con el país y su cercanía e interés para conocer todo lo que afecta al conjunto de la población». Otro gesto más que confirma su total apoyo al actual jefe de Estado.

En otro orden de cosas, durante su comparecencia ante los medios de comunicación el presidente también incidió en la distinta situación que vive España con respecto a la que vivía en el encuentro con el Rey de hace un año. «España ha ido a mejor», subrayó. Destacó que hace un año no había vacunas, sin embargo, a día de hoy España está a la cabeza en el proceso de inoculación, con más de 27 millones de ciudadanos con la pauta completa y con el objetivo de lograr un 70 % de la población totalmente vacunada antes del final del verano.

Además, coincidiendo con la publicación ayer de los datos del paro correspondientes al mes de julio, Sánchez aseguró que España «está yendo directo a una recuperación económica importante» a lo largo de 2021 y 2022, tras destacar los «extraordinarios» datos sobre el mercado laboral y de crecimiento económico. «Hace un año teníamos una España resistiendo a la pandemia y ahora estamos en un escenario completamente distinto», subrayó.

Respecto al reparto de los fondos europeos Next Generation, lamentó las criticas de algunos presidentes autonómicos, en clara referencia a la madrileña Isabel Díaz Ayuso. « Lo que tenemos que hacer es dejar a un lado la crispación y sumar entre todos, que es lo que quiere la ciudadanía para modernizar nuestro país», subrayó. Tras su audiencia con el monarca, Sánchez mantuvo una reunión con la presidenta balear, Francina Armengol.

Después de un año frenético con varios frentes abiertos como la gestión de las distintas olas de la pandemia, la renovación del gobierno o la crisis con Marruecos, Sánchez inicia hoy su descanso estival que le llevará a Lanzarote y Doñana.