El director de Frontex: «Si España lo pide, tenemos capacidad para actuar en Ceuta inmediatamente»

Fabrice Leggeri explica a LA RAZÓN cómo funciona el cuerpo de acción permanente que contará con 10.000 efectivos para vigilar las fronteras y las costas de la UE

El director de Frontex, Fabrice Leggeri
El director de Frontex, Fabrice Leggeri FOTO: FRANCOIS LENOIR REUTERS

Desde que Fabrice Leggeri está al mando, Frontex, la agencia europea que vigila las fronteras y las costas de la Unión Europea, ha multiplicado sus recursos, tanto económicos como humanos. Desde su cuartel general, atiende a LA RAZÓN para analizar la puesta en marcha del cuerpo de acción permanente, con capacidad de decisión propia en los países que los que actúe, incluido el uso de la fuerza y armas. Estará formado por 10.000 profesionales, muchos de los cuales están recibiendo formación en la Escuela de Policía de Ávila. De hecho, este viernes el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, clausuró el tercer curso de formación para agentes, acto al que acudió también el director de Frontex.

–¿Cuáles son los principales objetivos de la Agencia Frontex en estos momentos?

–Nuestro principal objetivo en estos momentos es desarrollar el cuerpo de acción permanente que según el objetivo de la Comisión Europea debería contar con hasta 10.000 efectivos en 2027. Por el momento, hemos reclutado 600 efectivos con capacidad para desplegarse sobre el terreno. De hecho, en estos momentos hay alrededor de 200 efectivos que está recibiendo formación en la escuela de Policía de Ávila,

–¿En qué consiste la formación que está recibiendo en esta provincia de Castilla y León?

–Los futuros agentes reciben formación en oficial de fronteras o guardacostas. Su entrenamiento consiste en tareas básicas que incluyen el uso de armas de fuego y disparo, así como importantes conocimientos en Derechos Humanos. El respeto y la protección de los derechos fundamentales es esencial. Antes de entrar en servicio, todo el personal que participa en las operaciones recibe formación sobre derechos fundamentales y acceso a la protección internacional. Además, la obligación de denunciar posibles violaciones de los derechos fundamentales está integrada en todos los planes operativos.

–¿Puede cualquier ciudadano europeo formar parte de este cuerpo de acción permanente de Frontex?

–En la primera ola de reclutamiento queríamos gente con experiencia en la gestión de fronteras o seguridad, pero ahora ya cualquier persona, sin necesidad de pertenecer a un cuerpo uniformado, puede realizar el curso de entrenamiento.

–Con la pandemia, en cierto punto controlada, se está detectando un aumento de los flujos migratorios?

–Sí. Estamos detectando un aumento de las llegadas irregulares y en algunas rutas de hasta el doble en comparación con el año pasado. En términos generales, en todas las rutas hacia la UE hablamos de un crecimiento del 15% respecto a 2020. En concreto, estamos redoblando nuestros esfuerzos en la ruta canaria donde las cifras reflejan un fuerte incremento respecto al año anterior. Hemos detectado que países que tienen frontera con la UE como Turquía, Bielorrusia o Marruecos están usando la inmigración irregular como un arma para desestabilizar la UE.

–¿En qué consiste vuestro trabajo en las Islas Canarias?

–En las Islas Canarias tenemos 50 personas que están los centros de recepción de inmigrantes ayudando a las autoridades locales. Están colaborando en la filiación y entrevistas a las personas que llegan de manera irrregular al territorio europeo. Allí no tenemos ni barcos ni aviones de vigilancia porque para poner en marcha una operación de ese alcance es necesario un acuerdo internacional entre la Comisión Europea y países como Mauritania o Senegal. Es algo que está sobre la mesa y que también apoya el ministro de interior español, Fernando Grande Marlaska, ya que lo hablamos en mi última visita a España. Estamos listos para desplegar una misión de vigilancia y no solo colaborar en los centros de recepción de inmigrantes. En lo que también estamos ayudando a las autoridades españolas es en la repatriación de inmigrantes a terceros países.

–Las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla también son un punto caliente de inmigración irregular, ¿está en los planes de Frontex enviar efectivos allí?

–Tenemos capacidad para actuar inmediatamente allí si España nos lo pide. A día de hoy está desplegada la misión Índalo en las costas andaluzas que cuenta con 250 efectivos de Frontex. En cualquier momento se pueden trasladar efectivos hasta Ceuta y Melilla si España así lo solicita.

–¿Cuál es la situación en el Mediterráneo Central y la coordinación con los barcos humanitarios que allí operan?

–Trabajamos en la zona de búsqueda y rescate italiana. Esto significa que no desplegamos barcos más allá de esta zona. Tenemos que evitar que tanto nuestra presencia en el Mediterráneo como la de estas embarcaciones favorezca la sensación de que es fácil llegar a Europa y, por lo tanto, fomente los flujos irregulares y con ello aumente el número de muertes en el Mediterráneo.

–¿Qué valoración hace sobre los informes que acusan a la agencia de mirar hacia otro lado cuando se cometen violaciones de derechos humanos?

Eso es mentira. El respeto a los derechos humanos es una parte muy importante del entrenamiento de nuestro personal.