Andalucía

El nuevo PSOE andaluz pierde hasta cinco escaños en apenas dos meses

Juan Espadas invierte la leve senda de recuperación que dejó Susana Díaz. El PP sube hasta los 40-42 diputados, pero necesita aún a Vox para alcanzar la mayoría absoluta

Thumbnail

La nueva era de los socialistas en Andalucía, con Juan Espadas como líder del partido en sustitución de Susana Díaz, no cuaja todavía. Si la expresidenta de la Junta se marchó dejando al PSOE en una senda de ligera recuperación, la llegada del alcalde de Sevilla no sólo ha frenado esa mejoría, sino que le ha dado la vuelta y empieza a dejarse votos en el camino. Concretamente, en poco más de dos meses la formación pierde unos 115.000 votos y hasta cinco escaños. Es lo que se desprende de la última encuesta de NC Report para LA RAZÓN en la que, en sentido contrario, los populares de Juanma Moreno siguen con su mejoría y en el mismo tiempo ganan 81.100 votos y un escaño, lo que eleva al PP hasta una horquilla de entre 40 y 42 diputados. Eso sí, sigue necesitando a Vox para alcanzar la tan deseada mayoría absoluta.

Y es que Susana Díaz dejó la federación socialista con las encuestas de su etapa superando el umbral del 30 por ciento de los votos (más de 2 puntos que en las elecciones de 2018) y hasta 39 escaños, tal y como mostraban los dos sondeos de mayo de este periódico. En junio, Espadas ganaba a Díaz en las primarias y se alzaba al frente del partido, al que aún trata de poner en rumbo, pues los resultados demoscópicos muestran una leve pero importante desaceleración.

Y es que solo en este nuevo tiempo el PSOE andaluz se ha dejado en el camino los citados 115.000 votos y entre 4 y 5 escaños, cayendo hasta el 28,1 por ciento de los votos. Eso sí, en relación a los comicios autonómicos de diciembre 2018 salva por el momento los muebles de los 33 escaños obtenidos entonces y pasa a pelear por una horquilla de entre 33 y 35. Vuelve, en cierto modo, a la casilla de salida, pues apenas logra 43.912 papeletas más que hace casi tres años.

El PP de Moreno crece

En el lado contrario se encuentran los populares andaluces. Pese a los encontronazos con sus socios al frente de la Junta, los de Juan Manuel Moreno mantienen una línea de crecimiento que prácticamente empezó a finales de 2020 y que, por el momento, no se frena. A día de hoy, el sondeo de NC Report eleva al PP hasta los 40-42 escaños con 1.309.237 votos (33,9 por ciento). Unas cifras que suponen, respecto a las elecciones de 2018, 558.459 papeletas más (13,2 puntos por encima) y entre 14 y 16 escaños nuevos. En los últimos poco más de dos meses el ascenso es de 81.000 votos, 2,1 puntos y un escaño.

Estimación voto electoral en Andalucía, NC Report FOTO: T. Nieto

Un crecimiento que se aprecia, entre otros motivos, en el hecho de que los populares son la opción preferida por los ciudadanos mayores de 30 años. Los más jóvenes, los de 18 a 29, aún se le resisten, pero sí que llama la atención que entre los votantes recién llegados a la mayoría de edad, los que se estrenarían en unas elecciones, uno de cada tres elegiría la papeleta de los populares.

Pese a estos resultados, si se celebrasen hoy elecciones a la Presidencia de la Junta de Andalucía el PP requeriría de nuevo del apoyo de Vox para alcanzar la mayoría absoluta, situada en los 55 diputados. Con la formación de Santiago Abascal, la representación de ambas formaciones sumaría entre 55 y 59 parlamentarios, muy lejos de lo que lograría toda la izquierda andaluza junta (entre 45 y 49).

Y es que Vox también cogió una senda ascendente tras las elecciones de 2018, tal y como demuestran los diferentes sondeos realizados desde entonces. De los 396.607 votos que obtuvo hace casi tres años (11 por ciento) pasa ahora a 559.998 (14, 5 por ciento), creciendo de los 12 escaños que consiguieron hasta los 15-17 que le otorga esta encuesta.

Ciudadanos, sin grupo propio

Esa mayoría absoluta PP-Vox podría ser ligeramente más sólida con la tercera formación de la derecha andaluza, Ciudadanos, formación que, al mismo tiempo, está en caída libre y lucha por no desaparecer del mapa político de Andalucía. De momento, la encuesta vaticina que la formación naranja obtendría entre 2 y 4 escaños (con menos de 5 se queda sin grupo propio) y un 4,9 por ciento de los votos. Está, sí, pero acumula casi dos años de pérdida de apoyos (la mayoría se han marchado al PP) y, a día de hoy, sigue sin levantar cabeza.

Desde las elecciones de 2018, los de Juan Marín, vicepresidente de la Junta, se han dejado en el camino 472.130 votos (13,4 puntos menos) y pasan de los 21 escaños que consiguieron a la ya citada horquilla de entre 2 y 4 parlamentarios. De un 18,3 por ciento de papeletas han caído hasta el 4,9 por ciento en estos casi tres años. En tres meses pierden 1,9 puntos y en los últimos dos, 0,2 puntos.

Volviendo a la izquierda andaluza, la fragmentación de Adelante Andalucía (tras abandonar la formación Teresa Rodríguez) en Unidas Podemos y Andalucía No Se Rinde (con la expresidenta del Parlamento andaluz al frente), también muestra una importante caída en su conjunto.

Podemos eclipsa a Teresa Rodríguez

Por un lado, los morados lograrían en unas hipotéticas elecciones celebradas hoy entre 11 y 12 escaños (11,17 por ciento de los votos), mientras que Andalucía No Se Rinde se quedaría con uno o dos parlamentarios (3,2 por ciento). Entre ambos podrían conseguir una horquilla de entre 12 y 14 diputados y el 14,3 por ciento de las papeletas, esto es, hasta 5 escaños menos que lo que consiguió esta pata de la izquierda andaluza en 2018 bajo las siglas de Adelante Andalucía (17 escaños y un 16,2 por ciento de los votos.

Así las cosas, la suma de las tres formaciones del espectro de izquierda en Andalucía se quedarían entre los 45 y 49 escaños, lejos aún de la mayoría absoluta. De hecho, supondría entre uno y cinco escaños menos de los conseguidos en las autonómicas de diciembre de 2018, cuando Adelante Andalucía y el PSOE alcanzaban los 50 diputados. Eso sí, entre los fuertes de Unidas Podemos está el ser la formación más atractiva para la franja de votantes más jóvenes, los de 18 a 29 años- Un 8,7 por ciento de ellos elegiría su papeleta, aunque el PSOE se coloca en este tramo en segunda posición, con el 8,1 por ciento.

Todo esto de cara a unas hipotéticas elecciones en las que, según el sondeo, la participación crecería dos puntos, pasando del 56,6 por ciento de 2018 al 58,6 por ciento. Aunque en mayo rondaba el 59 por ciento...