Un banquero pidió a José Luis Moreno que “no le llevara más dinero en efectivo”

El director de una oficina bancaria reclamó al productor de televisión que recogiera todos los billetes que le había entregado porque le habían abierto una auditoría

José Luis Moreno saliendo de los juzgados acompañado de su abogada, a 4 de agosto de 2021 en Madrid
José Luis Moreno saliendo de los juzgados acompañado de su abogada, a 4 de agosto de 2021 en MadridEuropa Press Europa Press

El productor de televisión José Luis Rodríguez Moreno llegó a acumular tal cantidad de dinero en efectivo que uno de los empleados de banco que formaban parte de la organización criminal y que se encargaba de blanquear el dinero llegó a reclamarle que no le llevara más fondos, según consta en la investigación de la Policía Judicial del denominado “caso Titella”, que instruye el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno.

En concreto los agentes se refieren a Luis Peña, director de una caja de ahorros en Torrejón de Ardoz (Madrid), quien fue arrestado en la misma oficina. Según los policías su papel en la supuesta organización criminal liderada por Moreno era el de ingresar el dinero en efectivo que le entregaba uno de los cabecillas de la trama, Antonio Luis Aguilera, en cuentas vinculadas con las sociedades. Y esto lo habría hecho, según concluye el oficio policial al que ha tenido acceso LA RAZÓN, “a sabiendas de que el dinero procedía del blanqueo de capitales”.

En las conversaciones grabadas el propio Luis Peña reconoce que los responsables de la entidad financiera para la que trabajaba le estaban sometiendo a una auditoría; y por eso exigió a Aguilera, que recogiera “todo el dinero en efectivo” que le había entregado y que no le llevara más.

4 millones de euros

La actuación de este banquero y la de otros tres arrestados fue, según las conclusiones policiales, fundamental para que la organización criminal de José Luis Rodríguez Moreno llegara a protocolizar 4.054.400 euros valiéndose de multitud de productos bancarios, como por ejemplo préstamos, pagarés, líneas de crédito, leasing, renting de vehículos, tarjetas ‘confirming’ y préstamos ICO. En total, las sociedades utilizadas por Aguilera tuvieron una actividad económica, según los cálculos de los agentes, cercana a los 20 millones, “correspondientes a la adquisición de mercantiles, aumentos de capital, y transacciones financieras.

“Para conseguir este botín, Aguilera se ha servido de diversos colaboradores, que formaban parte de su organización, cada uno de ellos con cometidos bien definidos, pero también de testaferros que figuraban como administradores de sus sociedades y que iban a las entidades bancarias a firmar las operaciones de financiación que él conseguía”, concluye la Policía Judicial.

El empleado de banco Luis Peña, quien informó a los integrantes de la trama sobre los importes máximos de los descubiertos, facilitó la emisión de pagarés entre varias sociedades de la organización criminal que carecían de actividad económica real. Asimismo, participó, a cambio de regalos, en el traspaso de fondos entre las cuentas.

Cheques sin fondos

También realizó ingresos de cheques sin fondos por un importe de alrededor de un millón de euros, “para posteriormente sacar extracto de la cuenta para simular que existen fondos retenidos en la misma”, hecho que tiene lugar en presencia de los dos integrantes de la organización criminal.

Una asesora legal de Moreno, detenida en la “operación Titella”, relató ante la Policía que el productor se financiaba con “préstamos personales” y recordó “el ingreso de un señor de Bilbao que quería fomentar la carrera de su hija y se le dio le oportunidad de participar”.

Ésta investigada, Beatriz Sánchez, que dijo asesorar a Moreno como abogada laboralista desde 2004 y fue de las pocas que accedió a declarar ante la Policía, fue preguntada por cómo “enmascararon en la contabilidad de las distintas empresas los ingresos fraudulentos” presuntamente recibidos por Moreno a través de sociedades vinculadas a uno de los presuntos líderes de la trama, Antonio Luis Aguilera.

Préstamos a sus empresas

Su explicación fue que Moreno les decía que se trataba de préstamos que hacían a sus empresas porque querían invertir y afirmó que una compañera y ella “hablaron de la posibilidad de documentar los ingresos que se habían realizado, para establecer un calendario de pagos”.

Y es que, reconoció, “cuando José Luis necesita el dinero se acoge a lo que pueda” y así recordó el citado ingreso que hizo “un señor de Bilbao” para tratar de impulsar la carrera de su hija. En esa búsqueda de financiación, según las diligencias policiales, Moreno pensó incluso en llamar “a las Koplowitz cuando uno de sus colaboradores le comentó que conocía alguien que tenía unos cuadros para vender”, según informa Efe.