El bloqueo al Poder Judicial ya amenaza al Tribunal Superior de Justicia de Navarra

El CGPJ no puede nombrar a un nuevo magistrado para la Sala de lo Civil y Penal del TSJ de la Comunidad Foral, que solo cuenta con tres de los cinco jueces que prevé la ley

La ministra de Justicia, Pilar Llop, durante la reunión que mantuvo con el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes
La ministra de Justicia, Pilar Llop, durante la reunión que mantuvo con el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes mju/EFE

La anunciada “paralización” del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) sobre la que advirtió el presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, tras la modificación legal acordada por el PSOE y Podemos en el Congreso que impide al órgano de gobierno de los jueces nombrar a magistrados mientras se encuentre en funciones ya amenaza al Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN). Su Sala de lo Civil y Penal, que solo cuenta con tres de los cinco magistrados que prevé la ley, tendrá que esperar al desbloqueo de la renovación del CGPJ para que pueda ser completada con un cuarto juez.

El pasado 8 de julio el Poder Judicial fue informado del acuerdo del Pleno del Parlamento de Navarra en el que se proponía una terna de candidatos para formar parte de la Sala de lo Civil y Penal. Sin embargo, el órgano de gobierno de los jueces advirtió al presidente del Parlamento de esta Comunidad Foral de que no se podrá continuar con el procedimiento de nombramiento previsto en la Ley Orgánica del Poder Judicial “mientras esté en funciones”, según consta en los acuerdos de la Comisión Permanente del CGPJ.

El Pleno del Parlamento de Navarra propuso como candidatos a Alicia Chicharro, Guillermo Barrios y Patricia Moreno como integrantes de la terna presentada por el Legislativo Foral para cubrir una plaza de magistrado de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Navarra. El Consejo General del Poder Judicial no podrá nombrar a uno de ellos hasta que se renueve.

No puede hacer nombramientos

Desde que el Congreso de los Diputados aprobó la Ley Orgánica 4/2021, de 29 de marzo -que modifica la Ley Orgánica del Poder Judicial respecto al régimen jurídico aplicable al CGPJ en funciones-, el Poder Judicial no puede llevar a cabo esos nombramientos.

Este es el motivo por el que la Sala de lo Civil y Penal del TSJ navarro dispone solo de tres magistrados, ya que tampoco participa en ella el expresidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra Juan Manuel Fernández Martínez, pues sigue siendo vocal del Poder Judicial, pese a que su mandato finalizó el 4 de diciembre de 2018.

“Atrofia” y “paralización”

Fuentes del TSJ navarro explican a LA RAZÓN que uno de los integrantes de la Sala de lo Civil y Penal es la expresidenta de la Audiencia Provincial de Navarra Esther Erice Martínez, que ya se ha tenido que abstener en alguna ocasión, en la que ha sido sustituida por la actual presidenta de la Sala de lo Social navarra, Carmen Arnedo Díez.

Precisamente, un informe técnico del CGPJ encargado por el propio Carlos Lesmes ya advertía de que este cambio legal que bloquea los nombramientos podría provocar una “atrofia” y una “paralización” del órgano de gobierno de los jueces.

El documento sostiene, además, que el objetivo de la reforma era “cercenar, fundamentalmente, las facultades del Consejo para llevar a cabo nombramientos discrecionales y evitar, de ese modo, hurtar una legítima atribución” del CGPJ entrante, “que se vería vinculado por la decisión del saliente”. Sin embargo, el Poder Judicial evitó acudir al Constitucional por la reforma. El Pleno rechazó con 13 votos en contra plantear un conflicto de competencias.