Don Juan Carlos acusa a la Fiscalía de «conculcar» su presunción de inocencia

El Ministerio Público asegura que se habría enriquecido a través de comisiones

El Rey emérito, a través de un comunicado de su abogados Javier Sánchez-Junco, emitió ayer una nota donde señala a la Fiscalía por «conculcar» de manera evidente el principio de presunción de inocencia» con el único objetivo de «perjudicarle». Con esta declaración, el abogado de Don Juan Carlos salió en defensa de su cliente tras la información publicada por el diario «El Mundo» este viernes donde reprodujeron un escrito de la Fiscalía que sostenía que el Rey emérito se habría enriquecido mediante el cobro de comisiones en negocios internacionales.

A día de hoy no hay ninguna causa abierta contra el padre del Rey Felipe VI, de ahí que el comunicado emitido por el abogado Sánchez-Junco refleje su asombro ante esta filtración. «Dichas informaciones se refieren, al parecer, a una solicitud de asistencia judicial internacional en materia penal remitida a las autoridades suizas hace casi siete meses por el fiscal instructor de las diligencias de investigación que se siguen en la Fiscalía del Tribunal Supremo». Continúa el letrado asegurando que en la comunicación de las autoridades suizas se aprecian «graves afirmaciones e imputaciones de conductas que se realizan, a nuestro juicio, estando contradichas por otros hechos de los que nada se dice».

Más de un año lleva Don Juan Carlos I fuera de España y lo cierto es que trece meses después de instalarse en Abu Dabi sigue sin estar a día de hoy imputado o encausado en ninguna causa judicial. Ahora bien, desde que abandonó España el pasado 3 de agosto de 2020, sí que se han producido importantes avances en las investigaciones. Quizás, uno de los más relevantes es que la Fiscalía del Tribunal Supremo sí que ha abierto nuevas líneas de investigación con su patrimonio opaco en el punto de mira. No en vano, el propio Rey emérito presentó dos regularizaciones fiscales por más de cinco millones de euros con el fin de normalizar su situación y, con ello, tratar de regresar a España, una posibilidad cada vez más remota.

En este sentido, según reveló ayer EP, la Casa Real facilitó a Hacienda la información relativa a los pagos realizados al Rey emérito desde su abdicación en junio de 2014 hasta la retirada de su asignación oficial en marzo de 2020 en el marco de la inspección que la Agencia Tributaria está realizado a raíz de las dos mencionadas regularizaciones.

La entrega de esta información, que es pública puesto que las asignaciones percibidas por la Casa Real figuran en los Presupuestos Generales del Estado, es un mero procedimiento administrativo lógico cuando lo que los inspectores de Hacienda quieren aclarar es la procedencia del dinero del Rey emérito. Así pues, en este caso, como «entidad pagadora» de Don Juan Carlos, quien estuvo percibiendo una asignación anual desde que dejó el trono hasta que Felipe VI se la retiró en marzo de 2020, y en el marco de la colaboración que en todo momento mantiene la Casa Real con el resto de instituciones, se facilitó dicha información.