Lesmes critica a Sánchez que hablase de “revancha” para justificar los indultos del “Procés”

Pidió a los partidos que lleguen a un acuerdo “en las próximas semana” para renovar el CGPJ, pero no apuntó a ninguno como responsable de la situación

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, Carlos Lesmes, ha criticado hoy, durante la apertura del año judicial que presidió Felipe VI, que algunos dirigentes políticos, entre ellos el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aunque sin mencionar ningún nombre, llegasen a justificar los indultos a los independentistas condenados en el ‘procès’, con términos como “revancha”, término que, afirmó Lesmes, “no está entre los valores constitucionales. Además, reivindicó la independencia judicial como garantía de la democracia, lo que exige el respeto a las resoluciones judiciales; y junto a ello ha pedido a los partidos políticos que lleguen a un acuerdo acuerdo “en las próximas semanas” el acuerdo para renovar el CGPJ, pero sin citar ni responsabilizar a ninguno de la situación de que se encuentra el órgano de gobierno de los jueces, tal como adelantó hoy LA RAZÓN. Calificó de “anormal” e “inasumible” la situación que vive el órgano de gobierno de los jueces y criticó la Ley que impide al CGPJ realizar nombramientos cuando haya vencido su mandato y el que no se haya pedido opinión al propio Consejo, a las asociaciones judiciales o a la Comisión de Venecia del Consejo de Europa

En relación con las justificaciones de responsables políticos, incluso desde el propio Gobierno, para conceder los indultos a los condenados del “Procés” , donde casi se llegó a contraponer, para explicar la medida, la concordia frente al resentimiento, “como si la acción de la Justicia al aplicar la ley a la que todos nos debemos fuese un obstáculo para la convivencia u obedeciera a razones distintas de las previstas en las normas”.

“Nada más alejado de la realidad. La función de los jueces y magistrados, juzgando y haciendo ejecutar lo juzgado, con independencia absoluta de influencias externas o internas, políticas o de cualquier otra índole, no se corresponde en modo alguno con la idea de revancha o con el sentimiento de rencor, pues juzgar es dar a cada uno lo suyo de acuerdo con las leyes, leyes que han sido democráticamente aprobadas y que, por tanto, expresan la voluntad de la mayoría”, afirmó Lesmes al respecto.

Por ello, añadió, la justicia “no es, ni ha sido nunca, un obstáculo para la paz, sino el instrumento fundamental para salvaguardar el orden jurídico y, por ende, la convivencia pacífica entre los ciudadanos”, a la vez que reivindicó la labor de los jueces españoles y muy especialmente del Tribunal Supremo en defensa del orden constitucional y de la democracia.

En relación con la independencia judicial y la necesidad de respetar las resoluciones judiciales, que pueden ser objeto de críticas, pero no pretender influir con declaraciones en los jueces y tribunales: “Esos elementos extraños que tratan de influir pueden ser de muy diversa índole y corresponde al ordenamiento jurídico y, en su caso, al órgano de gobierno de los jueces, pero también al propio juzgador, establecer las barreras necesarias para que no lleguen a interferir en la labor jurisdiccional”.

“Insostenible” situación del CGPJ

Por otro lado, se refirió a la “anormal situación en la que se encuentra a día de hoy el Consejo General del Poder Judicial por causas ajenas al mismo, pero sin responsabilizar de modo específico a ningún partido. En este apartado, hizo un llamamiento a las fuerzas políticas del Congreso y Senado para alcanzar un inminente acuerdo que permita la renovación: “esta obligación es extensible a las fuerzas políticas allí representadas, sin que un deber que dimana de la propia Constitución pueda subordinarse en cuanto a su cumplimiento a razones de oportunidad política, cualesquiera que estas sean, pues no hay mejor forma de defender la Constitución que procurando su cumplimiento”.

La situación que vive el Consejo, añadió Lesmes, conduce a la deslegitimación del órgano de gobierno de los jueces y magistrados, por lo que les instó a “alcanzar un acuerdo de forma inminente de renovación: “Urge, por tanto, y por el bien de todos, que nuestra institución desaparezca del escenario de la lucha partidista y que las fuerzas políticas concernidas, con patriotismo constitucional y generosidad, alcancen en las próximas semanas el acuerdo necesario para la renovación

Crítica a la Ley que les impide nombrar

En este punto, recordó que ha instado hasta en seis ocasiones a los presidentes del Congreso y Senado a cumplir con esa obligación, petición reiteradas en otras tres ocasiones por el propio Pleno del Consejo, sin que en ningún caso se haya obtenido respuesta positiva.

Pero la situación del Consejo, añadió, se ha visto también agravada por la reforma de la Ley que les impide, una vez vencido su mandato, realizar nombramientos de cargos gubernativos y de magistrados del Tribunal Supremo lo que “coloca en una muy difícil situación a los órganos judiciales y en especial al alto tribunal, una vez hayan cumplido su mandato, y que fue tramitada sin pedir opinión alguna al CGPJ”. En concreto, afirmó que esta Ley “coloca en una muy difícil situación a los órganos judiciales y en especial al alto tribunal, donde son ya once las vacantes por cubrir de una planta de 79 magistrados”.

“La urgencia de esta reforma y su propio contenido se han querido fundamentar en una pretendida pérdida de confianza parlamentaria de nuestra institución, como ocurre con el Gobierno en funciones, ignorando que el Consejo goza, por voluntad constitucional, de plena autonomía respecto de los demás poderes públicos”, ha dicho Lesmes, de manera “que la justificación de la necesaria renovación del Consejo no resulta del cambio de composición de las Cámaras, como algunos sostienen, sino exclusivamente de la finalización del plazo del mandato establecido en la Constitución”.