Guerra autonómica por la financiación: España se “rompe” por el criterio poblacional

Las comunidades de PP y PSOE se alinean dejando a un lado la ideología para defender sus intereses en la prestación de servicios

El presidente de Aragón, Javier Lambán; el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y el presidente de Asturias, Adrián Barbón, tras participar en la XXIV Conferencia de Presidentes en Salamanca
El presidente de Aragón, Javier Lambán; el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y el presidente de Asturias, Adrián Barbón, tras participar en la XXIV Conferencia de Presidentes en Salamanca FOTO: Manuel Laya Europa Press

El modelo de financiación autonómica lleva caducado desde 2014. La situación de parálisis se ha tornado, si cabe, más insostenible a raíz de la pandemia del coronavirus y ante la inyección de recursos provenientes de Bruselas que habrá que repartir, los territorios comienzan a moverse, tejiendo complicidades que trascienden la ideología y se centran en el criterio poblacional.

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha iniciado una ronda de contactos en la España periférica para conseguir adhesiones a su modelo de sistema de financiación. Tras lograr antes de agosto el apoyo de la presidenta balear, Francina Armengol, busca ahora el del presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, con quien se reúne hoy, y del presidente de Andalucía, Juanma Moreno Bonilla, con quien se reunirá el próximo día 21 de septiembre en Sevilla para abordar este objetivo.

Uno de los puntos claves es el del criterio de la población, que tanto la Comunidad Valenciana como Andalucía necesitan que sea determinante para establecer la fórmula del reparto financiero entre las autonomías en el futuro modelo. Un criterio contra el que se revuelven desde los territorios de la “España vacía” que también van a reactivar sus contactos para no quedar atrás en esta suerte de guerra territorial por la financiación. Castilla y León (PP), Castilla-La Mancha (PSOE), La Rioja (PSOE), Asturias (PSOE), Galicia (PP) y Aragón (PSOE) mantienen una posición común y se han reunido en varias ocasiones para exponer los “problemas similares y criterios parecidos” para afrontar el reparto de fondos.

Se trata de comunidades con poca población repartida en un inmenso territorio, en el que financiar y prestar servicios es más caro que en otras comunidades más pequeñas con un mayor número de población más concentrada en sus núcleos urbanos. Desde estos territorios se demanda que no prime criterio poblacional, sino el del coste efectivo de la prestación de estos servicios y se recuerda que aunque “a nivel nacional los partidos se llenan la boca hablando de despoblación hay que hacer una apuesta real por ponerle coste y financiar de manera adecuada estos servicios”.

Ante los movimientos de la España periférica, la España vacía reactiva un grupo de trabajo que ya venía trabajando desde hace tiempo y que de hecho se reunió en Zaragoza en septiembre de 2018. Así lo confirmará hoy el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en una comparecencia que realizará después de reunirse con la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. No obstante, desde el ámbito autonómico se reconoce que no hay previsión, por el momento, de que se vaya a abordar de inmediato la reforma del modelo de financiación que lleva ya siete años caducado. Sin embargo, mientras se espera a que el Gobierno abra este melón, las CC AA se van alineando para defender sus intereses.