La policía intercepta a un preso yihadista que planeaba atacar a jueces de la Audiencia Nacional al salir de prisión

La operación ha sido posible gracias la colaboración de las Fuerzas de Seguridad marroquíes

Thumbnail

Los jueces de la Audiencia Nacional eran su objetivo. Planeaba atentar contra ellos, sólo o con otro scompinches, cuando saliera de prisión. Agentes de la Policía Nacional han llevado a cabo una operación relacionada con la radicalización yihadista en el Centro Penitenciario de Daroca (Zaragoza) contra un preso al que se le imputan delitos de adoctrinamiento y colaboración con organización terrorista. Este individuo, condenada por delitos comunes, se dedicaba –en los diferentes centros penitenciarios donde ha estado recluido- a captar y radicalizar en el ideario yihadista a otros reclusos.

La operación ha sido desarrollada por agentes de la Comisaría General de Información y la Brigada Provincial de Información de Zaragoza, con la colaboración de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias y de la Direction Générale de la Surveillance du Territoire (DGST) marroquí, bajo la coordinación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional y la supervisión del Juzgado Central de Instrucción número Dos.

La investigación comenzó hace unos meses, cuando los agentes tuvieron conocimiento, a través de Instituciones Penitenciarias, de la presencia de un recluso muy radicalizado que realizaba labores de captación y reclutamiento yihadista dentro del centro penitenciario donde se encontraba. El trabajo desarrollado por los profesionales penitenciarios en el ámbito de la prevención, detección y control de los procesos de radicalización de naturaleza yihadista en los establecimientos penitenciarios, fue determinante para la detección de la actividad radicalizadora del recluso.

Los agentes constataron que este individuo se dedicaba gran parte de su tiempo en prisión a captar y radicalizar a presos. Además, mantenía un control férreo de sus adeptos evitando que entraran en contacto con otros reclusos ajenos a su fundamentalismo ideológico radical.

Paralelamente, incitaba a sus seguidores para que agredieran a otros presos considerados “enemigos”. Incluso, había lanzado amenazas directas contra jueces de la Audiencia Nacional para cuando saliera de prisión.

La Policía Nacional prioriza la investigación antiterrorista en el entorno penitenciario para detectar y neutralizar a aquellos sujetos afines a los postulados radicales y que tengan como objetivo captar y adoctrinar a otros reclusos dentro de la estrategia definida por las organizaciones yihadistas. Las proclamas de DAESH dirigidas a sus adeptos en prisión, van específicamente orientadas a detectar a otros presos susceptibles de asumir su ideario y concluir el proceso de radicalización.