¿Podría ir a la cárcel el joven que denunció una falsa agresión homófoba?

La denuncia falsa conlleva una pena de prisión de hasta dos años. La simulación de un delito, sin embargo, está castigada con una multa de entre seis y doce meses

Un manifestante sostiene una pancarta durante una concentración en la Puerta del Sol contra las agresiones a las personas LGTBI
Un manifestante sostiene una pancarta durante una concentración en la Puerta del Sol contra las agresiones a las personas LGTBIRicardo Rubio Europa Press

No hubo agresión grupal a cargo de ocho encapuchados y la marca de “maricón” en el glúteo, con una navaja, se realizó bajo su consentimiento. El joven de Malasaña que días atrás había denunciado un ataque homófobo confesó que todo había sido falso. Las múltiples contradicciones en las que incurrió este joven de 20 años llevaron a la Policía a realizar un nuevo interrogatorio y fue entonces cuando se derrumbó y confirmó que todo había sido un invento y que las “lesiones habían sido consentidas”.

Sobra decir que su caso conmovió a todo un país y no solo a nivel humano. A raíz de hacerse público, los delitos de odio se han convertido en el epicentro del debate político. Hay que recordar que la trágica muerte de Samuel ya marcó un antes y un después en este sentido. Sin embargo, el clima de crispación y los ataques entre unos partidos y otros han sido tan broncos que incluso la Fiscalía ha alertado de la “radicalización” del debate político.

Ahora, ante el revuelo y la trascendencia de los hechos relatados, la pregunta es: ¿Podría ir a la cárcel el joven que se inventó una agresión homófoba? La respuesta está en el Código Penal, pero antes hay que dejar claro si estamos ante una denuncia falsa o una simulación de delito, ya que las penas y sanciones son muy distintas.

Denuncia falsa o simulación de delito

La denuncia falsa consiste en imputar falsamente y a conciencia una serie de hechos a una persona concreta que, de ser ciertos, constituirían una infracción penal. Para ser más exactos, el artículo 456.1 del Código Penal lo define así: “Los que, con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, imputaren a alguna persona hechos que, de ser ciertos, constituirían infracción penal, si esta imputación se hiciera ante funcionario judicial o administrativo que tenga el deber de proceder a su averiguación (...)”.

La simulación de un delito, como su nombre indica, consiste en simular ser la víctima de una infracción penal o denunciar una inexistente sin acusar directamente a nadie en concreto. Así se establece en el artículo 457 del Código Penal: “El que, ante alguno de los funcionarios señalados en el artículo anterior (Juzgados o Policía), simulare ser responsable o víctima de una infracción penal o denunciare una inexistente, provocando actuaciones procesales (…)”.

En definitiva, a tenor de lo que establece el Código Penal, se trata de una simulación de delito, ya que el joven se inventó una agresión pero no llegó a señalar a una persona o personas en concreto. Entonces, ¿qué consecuencias legales le esperan?

¿Multa o pena de cárcel?

De haber cometido una denuncia falsa, el joven de 20 años podría haberse enfrentado a una pena de hasta dos años de cárcel, pero al tratarse de la simulación de un delito, tendrá que hacer frente a una multa de seis a doce meses. Una sanción que se podría aplicar en su grado inferior o incluso quedar anulada, ya que, según fuentes jurídicas, si el infractor se arrepiente y se retracta antes de que se hubiera comenzado el procedimiento judicial (como ha ocurrido en este caso), se trataría de un desistimiento voluntario y como tal la conducta devendría impune, es decir, no sería delictiva. Estaríamos, entonces, ante una “tentativa de simulación de delito”.

Denuncia falsa (456.1 Código Penal):

► Pena de prisión de seis meses a dos años y multa de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito grave.
► Pena de multa de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito menos grave.
► Pena de multa de tres a seis meses, si se imputara un delito leve.