Abascal: “Los asesinos de Samuel fueron una okupa, un militante de extrema izquierda y un inmigrante”

El líder de Vox rechaza que haya un colectivo LGTBi: “Solo hay españoles, a los que no preguntamos con quién se acuestan”

Thumbnail

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha querido dejar claro hoy que su partido no entiende que haya un colectivo LGTBi, sino que “hay españoles” de diferentes ideas y tendencias sexuales, a los que no preguntan “por asuntos privados” y “mucho menos con quién se acuestan”.

“Nos negamos a que se hable de un colectivo porque eso interesa a un lobby determinado que se quiere arrogar la representación de todos los homosexuales”, ha insistido sobre un debate que cree “viciado” y que avisa que “no va a ningún lado” porque “la mayor parte de los españoles se están dando cuenta de las trampas”.

De hecho, ha vuelto a negar que su partido incite ningún tipo de odio y ha respondido que precisamente “el odio político va dirigido fundamentalmente contra Vox”. “Se dicen muchas cosas falsas, como que Vox está detrás de la propagación del odio contra los homosexuales cuando en Vox hay muchísimas personas homosexuales”, ha asegurado.

Abascal ha reiterado los ataques y el acoso que sufre su partido y ha denunciado la “práctica institucionalizada” de “señalar” a Vox para generar “odio político”. Y un ejemplo de ello es, a su entender, el asesinato del joven Samuel Luiz.

Hemos sido señalados por unas balas que no saben quién ha enviado, por un cuchillo que recibió una ministra y por el asesinato de Samuel, que resulta que fue asesinado por una okupa, por un militante de extrema izquierda y por un inmigrante”, ha matizado.

En riesgo por la inmigración

Así lo ha manifestado en el “Programa de Ana Rosa”, en Telecinco, donde el líder de la formación morada ha explicado también cuál es la posición de su partido respecto a la inmigración. En este sentido, ha señalado que “los que están llamando a la inmigración masivamente nos están poniendo en riesgo”. Después, les acusa de los delitos: “¿Por qué conocimos las caras de la manada de Pamplona y las otras se ocultan?”.

Abascal ha vinculado la inmigración ilegal con la inseguridad y ha aludido a “manadas” formadas por personas “que normalmente vienen de otros países” y están en España ilegalmente. A su juicio, esto es consecuencia de una política de efecto llamada que pone a los españoles “en riesgo” porque atrae a ciudadanos de países “donde no se respeta a la mujer y no se respeta a los homosexuales”.