El hospital de Logroño buscaba cama a Ghali dos días antes de que Laya autorizara la entrada

Horas antes de su llegada, el gerente trasladó al responsable de los cuidados intensivos que se trataba de “un tema de ayuda humanitaria” aunque “no le podía decir quién era”

Thumbnail

Dos días antes de que Arancha González Laya, entonces ministra de Exteriores, trasladara a su jefe de gabinete, Camilo Villarino, que se había autorizado la entrada de Brahim Ghali en España, en el hospital San Pedro de Logroño, donde finalmente fue ingresado el pasado 18 de abril enfermo de Covid, ya le buscaban cama.

Así lo asegura el en esas fechas responsable de la UCI del centro hospitalario en unas diligencias incorporadas a la investigación que dirige el magistrado Rafael Lasala, titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza, que intenta esclarecer si se pudo incurrir en prevaricación, encubrimiento y falsedad documental al permitir la entrada en nuestro país del líder del Frente Polisario eximiéndole del control de documentación y aduana.

El atestado realizado por la Brigada Provincial de Información de Logroño da cuenta de lo que declararon a los agentes tanto el citado médico como el gerente del hospital, Alberto Lafuente, en relación a la llegada de Ghali al centro.

El coordinador de cuidados críticos del hospital, doctor Martínez Soba, explicó que el 16 de abril el gerente del hospital le comenta que “probablemente necesitará una cama libre en UCI para un paciente Covid que proviene del extranjero, pero que no sabe el día preciso en que iba a llegar, posiblemente el día 17 o 18″. Según especificó, en ese mensaje a través de WhatsApp el gerente le comenta que es “un amigo suyo” quien le ha pedido esa cama UCI.

Llamada de Presidencia de La Rioja

Lafuente precisó a la Policía que fue el jefe de la Oficina de Presidencia de La Rioja, Eliseo Sastre (cuya declaración como testigo ya ha acordado el instructor) quien le consultó “si era posible ingresar a un paciente en el hospital” y posteriormente le confirmó el día y el momento que llegaba al aeropuerto de Zaragoza, encargándose él de coordinar el traslado en ambulancia y el posterior ingreso del paciente tanto con el Servicio Riojano de Salud como con el responsable de la UCI del hospital.

Al día siguiente, el 17 de abril (24 horas antes de que el avión que traía a Ghali llegara a España) también a través de un mensaje, el gerente confirma al responsable de la UCI “que esa persona va a ser ingresada sin conocer aún el momento de su llegada”. El 18 al mediodía, el gerente le traslada a las 11:49 que “a lo largo del día le podrá decir algo” del paciente, que se encuentra “intubado” y no sabe si “está en condiciones de viajar”. Minutos más tarde, a las 12:21, le informa de que llegará “esa misma tarde y que necesita la habitación que le solicitó previamente”.

Momentos después, y ya a través de una llamada telefónica, Lafuente precisa al médico coordinador de los cuidados críticos del centro que viene en un vuelo procedente de Argelia “que aterrizaría en el aeropuerto de Zaragoza” y que ha coordinado con el responsable del 061 en La Rioja el desplazamiento de una ambulancia medicalizada desde el aeropuerto hasta el hospital. Se trata, le dice, de un “tema de cooperación internacional y de ayuda humanitaria”, pero que no le podía avanzar más sobre su identidad porque “era una solicitud de una persona que no le podía decir quién era”.

Pasaporte falso... o fotocopia

El responsable de la UCI señaló que le llamó la atención “que la identidad de Mohamed Benbatouche no se correspondía con los datos que figuraban en estos informes” aportados por el servicio de ambulancia que realizó el traslado. No fue hasta el 22 de abril, añadió, cuando se enteró “a través de la prensa digital, tanto él como el resto de componentes de la UCI”, de que que trataba de Brahim Ghali, a quien además “pudo reconocer fotográficamente”.

Al igual que este último, el gerente afirmó a los agentes que se enteró después “a través de la prensa” de que se trataba de Brahim Ghali, pues con anterioridad “no tenían ningún conocimiento ni le prestó más importancia” a sus datos de filiación.

El gerente afirmó desconocer el documento que se habría aportado para identificar al paciente (de hecho, los investigadores no pueden determinar si Ghali presentó un pasaporte o una fotocopia) una gestión que realiza el servicio de admisión del centro, recordó.

“Lo más discreto y reservado posible”

La Policía concluye que la documentación aportada por el hospital y las declaraciones de ambos testigos confirman que la ambulancia que trasladó a Ghali pertenecía al servicio de emergencias sanitarias 061 del Servicio Riojano de Salud y que la coordinación con el Servicio de Cuidados Intensivos del hospital se llevó a cabo por el gerente. Esa ambulancia medicalizada salió a las 17:22 horas y llegó al aeropuerto a las 19:03, llegando al hospital a las 22:02 horas de ese 18 de abril.

El ex jefe de gabinete de González Laya aseguró al juez Lasala que el 15 de abril la entonces jefa de gabinete de la vicepresidenta Carmen Calvo le preguntó si sabía algo de la llegada de Brahim Ghali, que él desconocía todavía.

Un día después -cuando según la declaración del responsable de la UCI del hospital San Pedro de Logroño ya se buscaba una cama para un paciente con Covid procedente del extranjero-, Laya trasladó a Camilo Villarino que un tercer país (Argelia) había pedido a España que acogiese a Ghali, enfermo de Covid. Ya el domingo 18, la ministra le trasladó que “se había decidido” dar el visto bueno a la llegada del líder del Frente Polisario “por razones humanitarias” y que se encargara de coordinarlo todo pidiéndole, eso sí, que fuese “lo más discreto y reservado posible”.

El ok de la presidenta de La Rioja

El Gobierno de La Rioja precisó en respuesta a una pregunta del PP en el Parlamento riojano que fue la presidenta regional, la socialista Concha Andreu, quien autorizó el ingreso de Ghali en el hospital San Pedro.

Según consta en esa comunicación de la consejera de Salud, Sara Alba, ante la pregunta parlamentaria del diputado popular Jesús Ángel Garrido, el visto bueno se produjo “a resultas de una petición de colaboración del Gobierno de la nación para que se atendiera por razones humanitarias en los servicios sanitarios públicos de La Rioja a una personalidad extranjera gravemente enferma de la Covid-19, en atención a la solicitud hecha por un tercer país”.

La presidenta regional, continúa esa respuesta parlamentaria, “en el marco de sus competencias y de la natural lealtad institucional al Gobierno español, dio las instrucciones oportunas para que se respondiera positivamente a la mencionada petición de colaboración”.