Sánchez abre un congreso plácido para el PSOE

Nombrará una ejecutiva a su imagen y semejanza y no parece que ni siquiera entre los designados haya muchas sorpresas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez hace una foto junto a afiliados e invitados en la primera jornada del 40 Congreso Federal del PSOE que se celebra en Valencia. EFE/ Biel Aliño
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez hace una foto junto a afiliados e invitados en la primera jornada del 40 Congreso Federal del PSOE que se celebra en Valencia. EFE/ Biel Aliño FOTO: Biel Aliño EFE

El 40 Congreso del PSOE es una balsa de aceite. Sólo se agitan las aguas cuando los delegados y militantes socialistas se encuentran en las extraordinarias instalaciones de la Fira de Valencia. Las sesiones congresuales propiamente dichas empiezan mañana. Solo dos cuestiones prometen algo de jolgorio en la vetusta tranquilidad del congreso: la enmienda de la República y la batalla de las feministas del PSOE en la polémica de sexo y género. Poco más se espera. Sánchez nombrará una ejecutiva a su imagen y semejanza y no parece que ni siquiera entre los designados haya muchas sorpresas. Solo un interrogante sobre la número dos, la vicesecretaria general Adriana Lastra que no tiene competencias.

Pedro Sánchez llegó a las 13.30 a la estación de Sorolla de Valencia y se dirigió de inmediato a la Fira donde se dio un baño de multitudes y de unidad. Ministros, exsecretarios generales del PSOE, dos de ellos expresidentes del Gobierno, y la actual dirección le hicieron el coro. La estrella invitada, la alcaldesa de París y candidata socialista en las presidenciales Anne Hidalgo, que prodigó grandes elogios al secretario general socialista.

Sánchez ha logrado casi un imposible hace unos meses. La foto de la unidad que lanza un mensaje de fuerza sustentado en la vuelta de la socialdemocracia, algo que necesita el PSOE que sigue perdiendo fuelle en las encuestas.

La primera mesa de debate, presidida por Juan Espadas, alcalde de Sevilla y candidato en las andaluzas, junto con Teresa Ribera, la ministra de Transición Ecológica que no pasa por su mejor momento por la escalada del precio de la electricidad. De noticias pocas, más bien momentos de autoayuda y de reafirmación. Tras esta mesa momento de gloria para Nadia Calviño y Reyes Maroto, seguidas de Carmen Calvo, Adrián Barbón y Pilar Llop. Emiliano García Page, Luis Tudanca y el ministro Luis Planas continuarán la programación de autoreafirmación socialista. Más tarde, el ministro del momento, José Manuel Albares junto a Almunia y el plato fuerte de la tarde con José Luis Rodríguez Zapatero, Felix Bolaños y José Luís Escrivá. Todos los ministros tendrán su momento estelar -María Jesús Montero, Isabel Rodríguez, Raquel Sánchez, Carolina Darias, Diana Morant y Pilar Alegría- dirigiendo debates o conferenciando en los espacios abiertos denominados “entre socialistas”.

Sánchez sin oposición bendice un congreso plácido que elegirá la dirección que afrontará el año electoral del 2023, con las andaluzas, y quien sabe si las valencianas, como aperitivo. Estos días serán plácidos pero se auguran agitados a partir del lunes. No en vano, el CIS reduce la distancia entre PSOE y PP y el fantasma de Yolanda Díaz, pronosticado por Iván Redondo, empieza a tomar fuerza en las encuestas.