Podemos busca “sorpassar” al PSOE: “Solo habrá cambios profundos cuando encabecemos el Gobierno”

El partido activa la máquina electoral y marca la hoja de ruta para dentro de diez años. Quiere extender el fin del bipartidismo más allá del Congreso y del Ejecutivo y redobla su estrategia para avanzar hacia la república

La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, interviene en el Acto Conmemorativo con motivo del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, en el Espacio Rastro Madrid, a 15 de octubre de 2021
La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, interviene en el Acto Conmemorativo con motivo del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, en el Espacio Rastro Madrid, a 15 de octubre de 2021 FOTO: Eduardo Parra Europa Press

Podemos ya trabaja en clave electoral. Ya lo avisó la pasada semana la secretaria general, Ione Belarra, en la convocatoria de la “uni de otoño”. El partido aprovecha el viento a favor de los últimos réditos logrados en Moncloa para rearmarse internamente y mostrar ante la ciudadanía su voluntad de conformar un proyecto de continuidad.

Los morados han renovado así su estrategia de futuro y han resucitado al fantasma del “sorpasso” de 2016 para iniciar su carrera electoral y vencer al PSOE. Así se desprende las conclusiones que sacaron de las jornadas de la pasada semana en las que bajo el título de “Brújula para ganar esta década” Podemos esboza a sus dirigentes los objetivos a conseguir en el corto-medio plazo. Lo primero que tienen claro es que quieren liderar la Moncloa en 2023. Sobrepasar al PSOE y dar a entender que sólo habrá cambios de país si ellos tienen los mandos. “Sabemos que en nuestro país solo habrá cambios profundos cuando encabecemos el Gobierno como la parte mayoritaria”, analizan.

Y es por ello que han pasado a airear ya las desavenencias que han advertido durante estos casi tres años de Gobierno en coalición como socio minoritario. El objetivo claro es el de denunciar las “limitaciones” que Podemos ha tenido que sortear al Gobernar.  “Venimos de comprobar los límites que implica ser socio minoritario en un Gobierno encabezado por el PSOE”, admiten. Recalcan además que ya sabían que “gobernar implicaba cabalgar contradicciones”. Pero, recalcan que su interés en entrar en el Gobierno ha sido fructífero. “Dijimos que, desde el Gobierno, íbamos a demostrar que sí se podían cambiar algunas cosas importantes y venimos de comprobar, con hechos y en tan solo dos años, que decíamos la verdad”.

En cuanto a las limitaciones que Podemos se ha encontrado al entrar en Moncloa, inciden en que han tenido que presenciar cómo “se permitió la fuga del emérito corrupto a una dictadura teocrática; cómo se impuso un diseño burocrático al ingreso mínimo vital que amenaza con hacerlo descarrilar; como se intentaron parar la ley trans, la reducción de los beneficios caídos del cielo de las eléctricas o la regulación de los alquileres; cómo se pospuso ocho largos meses la subida del salario mínimo interprofesional en 2021; como se permite al PP seguir atrincherado en el poder Judicial o como se facilitó la fusión entre Bankia y Caixa Bank”, entre otras.

En este intento por encabezar el Gobierno en el que ya trabaja Podemos, el partido recuerda que ellos son parte “de un bloque de dirección de Estado”, pero aspira a liderarlo en el futuro. Un bloque en el que para Podemos se encuentra ERC y Bildu junto al PSOE. Lo define como “un bloque progresista y plurinacional”. “Estos son nuestros aliados estratégicos”, resumen. Piden, además, “cuidar esa mayoría progresista y plurinacional”, y admiten las diferencias existentes con sus “aliados estratégicos”. “El PSOE es monárquico y nosotros no lo somos, varias de las fuerzas vascas y catalanas son independentistas y nosotros no lo somos”, recuerdan.

El proyecto republicano

Por otro lado, el partido se fija como objetivo para la próxima década su “irrenunciable” proyecto de república plurinacional que debe plasmarse mediante una Constitución del “siglo XXI” y proclama que la monarquía “es una gangrena que ningún sistema democrático puedes soportar”.  El partido destaca que esa república plurinacional es “irremediable” y que no se puede admitir en pleno siglo XXI que el jefe del Estado “no se elija por sufragio sino por fecundación”.

Entre las líneas generales también se plantean como meta acabar con el bipartidismo “más allá del Parlamento y del Ejecutivo”. Analizan que el bipartidismo “ha sido roto en los dos poderes más conectados con la voluntad popular, pero permanece atrincherado y fuerte en otros lugares de poder menos democráticos”.