PP y PSOE eligen cuatro perfiles afines para el Constitucional

Enrique Arnaldo, Concepción Espejel, Juan Ramón Sáez e Inmaculada Montalbán mantienen el equilibrio de fuerzas en el Alto Tribunal

El pacto llegó hace días, pero los nombres se supieron a última hora de este jueves y hubo sorpresas. De todos los juristas que estaban en las quinielas para ocupar los cuatro puestos del Tribunal Constitucional solo se cumplió uno: Enrique Arnaldo Alcubillas por parte del PP, catedrático de Derecho Constitucional llega directo desde su cargo como letrado en las Cortes. El partido de Pablo Casado también ha promovido a la presidenta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Concepción Espejel. Del lado socialista acceden al Constitucional la jueza del Tribunal Superior de Justicia andaluz, Inmaculada Montalbán Huertas, y el juez de la Audiencia Nacional, Juan Ramón Sáez Valcárcel. El Gobierno se asegura así dos perfiles de su cuerda y otros dos nombres con los que no ha mostrado su oposición para ocupar su lugar en el máximo intérprete de la Carta Magna. Se mantiene así un equilibrio de fuerzas entre progresistas y conservadores en el Alto Tribunal.

Hasta aquí ha llegado el mandato del actual presidente Juan José González Rivas, de la vicepresidenta Encarnación Roca y del magistrado Andrés Ollero. Dos de ellos del lado conservador y Roca del progresista. El cuarto, Fernando Valdés, también nombrado en su momento por los socialistas, había dimitido el pasado año después de ser procesado por un delito de violencia de género. A partir de hoy estos tendrán que abandonar su puesto que estaba vencido desde noviembre de 2019. Tanto el Gobierno como la oposición han asegurado estos días que el escollo por el que no hacían público el acuerdo -que ya habían anunciado desde la pasada semana- no eran los nombres, sino el ‘timing’. Y así parece que ha sido.

Enrique Arnaldo Alcubilla

Nacido en Madrid en 1957, Arnaldo es catedrático de Derecho Constitucional por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Precisamente aquí conoció al magistrado que ahora será su compañero, Pedro González-Trevijano. Fue vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) desde 1996 hasta el 2001 y a partir de 2002 fundo un despacho de abogados. Actualmente trabajaba como letrado de las Cortes Generales.

Concepción Espejel

Nacida en 1959, es una reputada jurista que dirige la Sala Segunda de la Audiencia Nacional desde 2017. Anteriormente estuvo en la Audiencia Provincial de Guadalajara y en la de Segovia. Llevará siempre el honroso cargo de ser la primera mujer propuesta por el PP para ocupar una plaza de magistrada del Constitucional. Ejerció como vocal del CGPJ entre 2008 y 2013 en las sillas que eligen los populares. Uno de los casos más polémicos que se asocian a su figura fue el ‘caso Gürtel’ del que fue recusada por sus vínculos con el PP y no pudo participar en la sentencia. Su firma la llevan, no obstante, otros casos mediáticos como el del rapero Valtònyc, a quien se condenó por delitos en las letras de sus canciones, o el del Major de los Mossos d’Esquadra Josep Trapero, puesto que Espejel fue la única que se opuso a su absolución con un contundente voto particular.

El PP ha dejado fuera a uno de los candidatos que más se escuchaban, el catedrático de Derecho Procesal Nicolás González Cuéllar, en favor de la paridad. Nombrando a una mujer los populares aseguran una mayor presencia femenina, ya que de su lado salen dos varones.

Enrique Arnaldo, Concepción Espejel, Inmaculada Montalbán y Ramón Sáez Valcárcel
Enrique Arnaldo, Concepción Espejel, Inmaculada Montalbán y Ramón Sáez Valcárcel FOTO: Foto La Razon

Inmaculada Montalbán

El Ejecutivo también se ha ocupado de la paridad en el trozo de tribunal que ha seleccionado. De hecho, se ha encargado de introducir directamente la perspectiva de género con una magistrada experta en el tema. Inmaculada Montalbán, jurista está especializada en estudios sobre violencia de género, llega directamente desde el Tribunal Superior andaluz. Fue vocal del CGPJ a propuesta socialista y es miembro de la asociación progresista de jueces. También ha sido presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género.

Juan Ramón Sáez Valcárcel

Conoce bien a su compañera Espejel, pues comparte con ella Sala y Sección en la Audiencia Nacional. También fue vocal del Consejo General del Poder Judicial a propuesta de Izquierda Unida y es el responsable precisamente de la absolución de Trapero, en las antípodas de su compañera penalista. Es un jurista muy preocupado por los derechos humanos, que incluso llegó a presidir la Asociación Pro Derechos Humanos. Sáez Valcarcel coincidió, por ejemplo, con el actual ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en su etapa en la Audiencia Nacional y es muy cercano al exjuez Baltasar Garzón.

Pendientes: leyes y nuevos presidentes

A partir de hoy habrá, por tanto, cambios de despachos en el edificio redondo que contiene los límites constitucionales. Los actuales magistrados mantenía en pie el pleno de la próxima semana con todos los puntos del orden del día, incluyendo la revisión del segundo estado de alarma. Y, en principio, la intención de las fuentes consultadas es no desconvocarlo. La ponencia a cargo del magistrado Antonio Narváez supone un nuevo varapalo para el Gobierno (después de que el fallo por el primer estado de alarma declarara este fuera de la Constitución) y, con la actual composición del tribunal, saldrá adelante.

No obstante, con la entrada de los nuevos magistrados el equilibrio de fuerzas permanece inalterado al menos hasta que el próximo año el Gobierno tenga que elegir a otros dos nuevos magistrados y el CGPJ a otros dos. Los cuatro entrantes y los ocho que ya estaban serán los que revisen este decreto y otras muchas leyes pendientes de análisis como la de los ‘riders’, la que limita las funciones del Poder Judicial o la Ley del aborto, que llevaba encallada 10 años. Con la salida de Ollero, esto supone un nuevo escenario para la normativa que permite interrumpir el embarazo. La incógnita ahora se abre en quién presidirá el alto tribunal. La norma no escrita dice que el nombre tendrá que salir de entre los cuatro magistrados más antiguos, pero fuentes internas explican que esto tampoco tiene por qué darse ya que a este grupo de magistrados les vence el mandato en junio del próximo año.