Batet cede ante PSOE y Podemos y pide aclarar la sentencia al Supremo

La presidenta del Congreso rectifica y se decanta por inhabilitar a Rodríguez pero se repliega ante la presión de los socios

Alargar el choque abierto entre el Poder Legislativo y el Judicial y replegarse ante las exigencias de Podemos. La presidenta del Congreso, Meritxell Batet ha cedido este jueves ante sus socios morados y pidió al Tribunal Supremo (TS) una aclaración de su sentencia contra el diputado de Unidas Podemos, Alberto Rodríguez, al que el órgano le ha condenado a 45 días de inhabilitación por dar una patada a una agente durante una protesta.

Batet reunió a medio día de urgencia a la mesa del Congreso de los Diputados después de que el Tribunal Supremo enviara un oficio a la institución para que se le informara de la fecha de inicio de cumplimiento de la pena de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo impuesta al diputado morado. Una decisión que se produjo después de que la mesa del Congreso –con los votos de PSOE y Unidas Podemos– «blindase» en una votación al diputado al ampararse en el informe de los letrados del Congreso, que contradecía a la sentencia del Supremo.

En la reunión del máximo órgano de decisión de la Cámara Baja, Batet –que pidió el consejo del secretario general del Congreso– se mostró dispuesta en un primer momento a dar cumplimiento con la sentencia y retirar el escaño al diputado morado, según explican fuentes parlamentarias. El objetivo era tratar de evitar el choque con el presidente del Supremo, Manuel Marchena. Así, la presidenta del Congreso veía clara la inhabilitación. Sin embargo, posteriormente, antes de finalizar la reunión, Batet ha accedido a la exigencia de PSOE y Unidas Podemos de enviar una aclaración de la sentencia sobre «los efectos de su sentencia en la condición de diputado». Una votación en la que no participó la presidenta y que obtuvo un resultado de cinco votos a favor (PSOE-Unidas Podemos) y tres en contra (PP y Vox). De esta manera, Rodríguez continúa –al cierre de esta edición– como diputado en el Congreso pero, previsiblemente, en cuanto el Supremo responda a la Cámara, deberá abandonarlo.

Las reacciones

Desde Vox valoraron la actitud primera de Batet congratulándose de que ésta haya optado por «la prevalencia del Estado de Derecho» pero la exigieron –a la vez-que no cediera «a presiones groseramente extrajurídicas» y ejecutase la sentencia de inmediato. «Confiamos en que Batet esté en su sitio y haciendo prevalecer la separación de poderes», esgrimió Ignacio Gil Lázaro, vicepresidente cuarto de la mesa. Desde Cs tildaron de «espectáculo» que Batet no haya «despojado» aún de su escaño a Rodríguez y le recriminó que su «obligación» es cumplir con la sentencia y «cerrar este enfrentamiento entre poderes». Desde el PP, la vicepresidenta del Congreso Ana pastor lamentó que el hecho de pedir el informe sea una «maniobra de dilación» y avisó que Batet estaría incumpliendo la sentencia, que, a su juicio es «incuestionable».

Desde Unidas Podemos, el secretario primero de la mesa, Gerardo Pisarello, celebró que Batet «retrocediera» de su idea inicial y advirtió que privar a Rodríguez de su condición parlamentaria habría implicado tener que ir al Tribunal Europeo de Derechos humanos, dado que se habría incurrido en una clara «prevaricación». En su opinión el TS «no es claro» en su sentencia y no le corresponde a la mesa tomar la decisión. “Si el Supremo, si (el presidente de la Sala de lo Penal) Manuel Marcha no es claro, no le corresponde a la Mesa privar del cargo a Rodríguez. Si el señor Marchena quería otra cosa debería haberlo dicho de forma más clara (...) Si esa era su voluntad (la inhabilitación como diputado), lo hubiera hecho con una pena mayor”, dijo.

Por su parte, el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, habló de la “aberración jurídica que se está intentando cometer” contra el diputado de su grupo, Alberto Rodríguez, es “impropia de una democracia europea”, a tenor de la “sucesión de barbaridades contrarias a derecho es casi interminable”. “No es una exageración hablar de montaje”, ha lanzado para añadir que, pese a ello, en “en ningún lugar de la sentencia, auto y oficio” del Supremo se condena a Rodríguez al cese de la condición de diputado, por mucho que diga “la derecha y la ultraderecha”.