Sánchez gana la partida y se libra de Mariscal de Gante, el azote del independentismo

El PP defiende su salida del Tribunal de Cuentas aludiendo a su pasado político en la formación y cede ante las exigencias del jefe del Ejecutivo

Margarita Mariscal de Gante
Margarita Mariscal de Gante FOTO: Sergio Barrenechea EFE

En mayo de 1996, Margarita Mariscal de Gante se convertía en la primera mujer que se ponía al frente del Ministerio de Justicia. Nada hacía presagiar por aquel entonces, que años después esta mujer se convertiría en la pesadilla del actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su contienda con el independentismo. De este modo, aunque el PP justifica su salida del Tribunal de Cuentas aludiendo a su pasado político en su partido, el jefe del Ejecutivo gana una batalla que hasta ahora tenía perdida. «Es un anacronismo que una ex ministra de Aznar sea quien vaya a decidir sobre los expedientes de los ex responsables políticos de la Generalitat», criticaba Sánchez en una de sus últimas entrevistas.

Hay que señalar que la titular del Departamento Segundo del Tribunal de Cuentas, Margarita Mariscal de Gante era la encargada de enjuiciar la responsabilidad contable de los 34 ex altos cargos del Govern por el presunto uso irregular de fondos para las denominadas ‘embajadas catalanas’ y para el Consejo de la Diplomacia Pública de Cataluña (Diplocat) entre los años 2011 y 2017. Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, Artur Mas, Francesc Homs, Andreu Mas-Colell y Raül Romeva, entre otros, tienen que responder a una fianza de 5,4 millones.

A finales de junio de este mismo año, el tribunal se veía obligado a emitir un comunicado en el que insistía en que todos sus miembros son “independientes, inamovibles y altamente cualificados”, tras las críticas a Margarita Mariscal de Gante por su papel en la causa del ‘procés’. Unas críticas que arreciaban entre aquellos que opinan que continuar con este procedimiento pone palos en las ruedas al proceso de reconciliación que pretende el Gobierno de Pedro Sánchez con la Generalitat de Cataluña. El indulto no puede alcanzar más que a las causas penales, por lo que los dirigentes independentistas no pueden ser exonerados de sus responsabilidades civiles.

“Los consejeros y consejeras de Cuentas de la Institución son elegidos por mayorías cualificadas de tres quintos de los plenos del Congreso de los Diputados y del Senado, y son independientes e inamovibles conforme a la Constitución. El personal está integrado por profesionales altamente cualificados que han accedido al Tribunal por los procedimientos de ingreso en la función pública previstos en las leyes”, explicaba el alto tribunal. Y finalizaba, remarcando que su misión es contribuir a promover la buena gestión y salvaguardar los fondos públicos desde el ejercicio profesional de sus funciones fiscalizadora y jurisdiccional.

Desde la oposición, algunos partidos como Ciudadanos han afeado al PP este hecho. Así, Inés Arrimadas se mostraba tajante: “El PP regala a Sánchez y los separatistas la cabeza de la jurista encargada de la causa contra los líderes del procés en el Tribunal de Cuentas. No pactan reformas de Estado pero sí están dispuestos a repartirse el Estado y erosionar nuestras instituciones frente a sus enemigos”.