Batet acata la sentencia del Supremo y retira el escaño a Alberto Rodríguez

Batet obedece al Alto Tribunal y ya ha dado traslado de la decisión a la Junta Electoral Central

(I-D) El vicepresidente primero del Congreso de los Diputados por el PSOE, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis;  la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet; el diputado de Vox, Ignacio Gil Lázaro, a su salida tras una reunión con los miembros de la Mesa de la Cámara, en el Congreso de los Diputados
(I-D) El vicepresidente primero del Congreso de los Diputados por el PSOE, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis; la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet; el diputado de Vox, Ignacio Gil Lázaro, a su salida tras una reunión con los miembros de la Mesa de la Cámara, en el Congreso de los DiputadosEduardo Parra Europa Press

La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, ya ha tomado una decisión. Acata la sentencia del Tribunal Supremo y retira el escaño al diputado de Unidas Podemos, Alberto Rodríguez. La máxima autoridad de la Cámara Baja ha actuado así después de que esta mañana el Tribunal Supremo le comunicara la “obligada” inhabilitación del diputado de Unidas Podemos, Alberto Rodríguez, por dar una patada a un policía en una protesta. Asimismo, se ha dado traslado de la misma a la Junta Electoral Central, a los efectos de su sustitución, y a la Secretaría General del Congreso.

Meritxell Batet atiende así al oficio que le había remitido el Tribunal Supremo esta semana pidiendo que informara del momento en el que comenzaba a cumplirse la inhabilitación del diputado morado. La presidenta ha mandado ya un oficio al presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes.

Ha sido la presidenta del Congreso la que se ha puesto en contacto personalmente con el diputado morado para trasladarle la notificación del Tribunal Supremo, según explican fuentes de la presidencia de la Cámara Baja.

Una decisión que llega después de una semana de choque institucional entre dos poderes del Estado, el Judicial y el Legislativo y que se produce en medio de las críticas por la tardanza de la presidenta, según PP, Vox y Cs y ahora, ante la reprobación de Unidas Podemos, que considera que la sentencia del Supremo no ha lugar para inhabilitación para el cargo público. El Supremo condenó a Rodríguez por un delito de atentado a un agente de la autoridad a una pena de un mes y medio de prisión, sustituida en el fallo por una multa de 540 euros, y otra accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el mismo tiempo.

Precisamente esa sustitución de la pena de cárcel por una sanción, que además el diputado condenado ya ha pagado, es lo que esgrimieron los letrados del Congreso en el informe que redactaron sobre este caso, donde concluían que la sentencia del Supremo no debía tener efectos extra penales.

El enfado en Podemos tanto con el Supremo e, incluso, con la presidencia del Congreso, por dar cumplimiento a la sentencia es evidente y así lo ha transmitido de manera inmediata la ministra de Derechos Sociales y líder de Podemos, Ione Belarra, que ha criticado que el Supremo “presiona a la Presidencia del Congreso para retirárselo (el escaño) aunque ambos saben que no es lo que dice la sentencia”, advierte, para finalizar asegurando que es “prevaricación”. Según ha defendido la ministra, Alberto Rodríguez “fue condenado a pesar de las pruebas que demuestran que él no estuvo allí”. Para los morados, “el objetivo era quitarle el escaño”.

Poco después ha reaccionado el ex vicepresidente del Gobierno y ex líder de Podemos, Pablo Iglesias. A través de Twitter ha asegurado que la decisión que ahora ha ejecutado Batet se ha tomado “contra el criterio de los letrados del Congreso” y tras “las presiones de Marchena y la derecha”. Según Iglesias, Batet “sabe además que el juicio contra Rodríguez fue impresentable” y que “le retira el acta de diputado”. Finaliza asegurando que “como en la República de Weimar, el monstruo avanza con aliados”.