Marruecos está a la espera de España sobre el suministro de gas para completar la normalización diplomática

No se puede caer en el chantaje de Argelia que trata de enfrentar a Rabat y Madrid, dicen fuentes del vecino país

Foto de archivo de un complejo gasístico
Foto de archivo de un complejo gasístico FOTO: jmz gas

Marruecos está a la expectativa de la decisión que pueda tomar España con respecto al suministro de gas a través de las tuberías (GME) que han sido cerradas unilateralmente por Argelia en un acto que se califica de “chantaje”, tanto para Madrid como para Rabat.

Fuentes del vecino país, consultadas por LA RAZÓN, han señalado que se trata de un asunto fundamental dentro del proceso de normalización de relaciones diplomáticas entre ambos países, tras la crisis causada por la acogida del jefe polisario Brahim Ghali. De cómo se resuelva este asunto “dependerán las relaciones de futuro”, agregan las mismas fuentes; subrayan que Argelia busca crear un nuevo motivo de distanciamiento entre España y Marruecos, utilizando el suministro de gas como arma, y que no se debe caer en esa trampa.

No hay que olvidar que el Frente Polisario, apoyado por Argelia desde el punto de vista militar y logístico, se encuentra en guerra con Rabat, declarada por los saharauis en octubre del año pasado, y que el asunto Ghali, que se pretendía llevar en secreto, fue descubierto por los servicios secretos marroquíes con las consecuencias, políticas y jurídicas ya conocidas.

Al final, Ghali no tuvo más remedio que volver a Argel para completar su recuperación, que ha logrado hasta el punto de estar de nuevo al frente de sus tropas y haber nombrado, en los últimos días, a un jefe del Ejército especialmente belicoso contra Rabat.

La prensa marroquí recoge diversas declaraciones con el común denominador de calificar como “chantaje” por parte de Argelia la decisión de no renovar el acuerdo sobre el gasoducto Magreb-Europa (GME), que podría provocar un aumento de los precios de la energía en toda Continente.

El presidente de la Confederación Italiana de Federaciones Autónomas CIFA Italia, Andrea Cafà ha expresado, según publica el diario “L’Opinion”, que se edita en Rabat, su “gran preocupación por lo que está sucediendo actualmente entre Argelia, Marruecos y España en relación con la elección unilateral argelina”. “Europa no debe aceptar la explotación de los recursos energéticos como arma política y como chantaje”, subrayó, al tiempo que pedía “una intervención europea firme y decidida”. Por su parte, la agencia oficial MAP enfatiza que la decisión de Argel es considerada “por muchos observadores y políticos europeos como un chantaje por parte de Argel hacia Europa, especialmente tras la adopción por parte del Consejo de Seguridad de la ONU de su última resolución que consolida los logros del Reino en relación con la cuestión del Sahara marroquí”.

En este sentido, recoge mensajes de parlamentarios italianos que han expresado su indignación por la decisión “inaceptable” e “injustificada” de Argelia de no renovar el acuerdo relativo al gasoducto. En un tuit, el eurodiputado Marco Zanni afirmó que la decisión de Argelia es “inaceptable”, señalando que Marruecos es uno de los aliados más estratégicos de Europa en África. “Este cierre debilitará los suministros energéticos de Europa, sometidas al chantaje de Argelia”, dijo.

En la misma línea, la senadora Urania Papatheu escribió en una nota que esta decisión injustificada es grave e inadmisible, esperando que “la Unión Europea no ceda a este chantaje y que intervenga contra este acto hostil”.

Argelia utiliza el gas con fines políticos, desestabilizando la seguridad energética de la UE y cortando el suministro en un contexto tenso marcado por una fuerte subida de los precios de la energía, subrayó la parlamentaria italiana.