Sánchez desprecia el control al Gobierno en el Senado: “Se hacen muy largas las preguntas”

El presidente califica de “camelo” el argumento del PP de “despolitizar la Justicia” después de promover a Arnaldo y Espejel para el Tribunal Constitucional

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante un sesión de control al Gobierno en el Senado
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante un sesión de control al Gobierno en el Senado FOTO: Jesús Hellín Europa Press

El presidente del Gobierno se ha sometido hoy a la sesión de control en el Senado. El jefe del Ejecutivo comparece una vez al mes, la última vez lo hizo el 19 de octubre, en la Cámara Alta para someterse a las preguntas de los senadores, pero este ejercicio de rendición de cuentas le debe de parecer demasiado tedioso si nos atenemos al comentario que ha hecho durante su cara a cara con Miguel Sánchez del Grupo Democrático.

“Se hacen muy largas las preguntas algunas veces y uno no sabe...”, ha acertado a decir el presidente, en un desprecio a la labor de control que ejercen sus señorías. En el intercambio verbal con cada uno de los senadores que le ha interpelado, el presidente del Gobierno ha empleado aproximadamente 15 minutos.

Precisamente, la pregunta en la que ha mostrado su hastío le brindaba al presidente del Gobierno la oportunidad de defender el pacto alcanzado por el PP para renovar los órganos constitucionales, ante las críticas del senador de Ciudadanos, que lo ha calificado de “apaño” y “enjuague político”. “Es el reparto de los jueces que después tienen que juzgar a estos partidos por corrupción política”, ha dicho Miguel Sánchez, acusando a PP y PSOE de “colocar a los suyos con calzador”.

Lejos de defender el acuerdo, el presidente del Gobierno ha echado tierra sobre el PP asegurando que es el partido de Pablo Casado quien bloqueaba entonces y bloquea ahora el Consejo General del Poder Judicial, que “lleva más de 1070 días” en funciones. En este punto, ha pedido a su señoría que pida responsabilidades a aquellos, en referencia a los populares, con quienes gobiernan.

El presidente, no obstante, sí se ha mostrado “de acuerdo” con las críticas vertidas por el senador de Ciudadanos y ha recordado que la “polémica se da con dos candidatos, bastante allegados a Pablo Casado y a la anterior secretaria general”, y que “si algo ha quedado claro es que era un camelo esto de la despolitización de la Justicia por parte del PP”. El argumento de la despolitización de la Justicia es el que enarbolan los populares para exigir un cambio en el sistema de elección de los jueces para el CGPJ.

Por su parte, Sánchez ha defendido que la “obligación del Gobierno es salvaguardar el acuerdo” y le ha dicho a su interlocutor que “si tiene que reprochar no es a este lado, sino a aquellos con quienes gobierna en varios territorios”.