España llama a las puertas del espacio

PLD Space desarrolla un cohete suborbital capaz de poner en órbita satélites de hasta 100 kilos, lo que convertirá a nuestro país en el número 14 del mundo con esta capacidad

El MIURA 1, primer cohete espacial español, durante su presentación en el Museo Nacional de Ciencias Naturales
El MIURA 1, primer cohete espacial español, durante su presentación en el Museo Nacional de Ciencias Naturales FOTO: Eduardo Parra Europa Press

España está a las puertas de la selecta lista de países con capacidad para ir al espacio gracias a una pequeña empresa llamada PLD Space. No ha sido fácil, ha sido una carrera de fondo de 10 años que se acerca ahora al sprint final con el primer cohete suborbital 100% español. Es decir, si todo sale según lo previsto, España tendrá en breve la capacidad de lanzar pequeños satélites de telecomunicaciones, defensa o investigaciones científicas.

La industria española se pondrá así a la vanguardia mundial en un nuevo sector, tras demostrar recientemente sus capacidades en otro de los mundos más tecnológicos que existen: el submarino. Sin embargo, el espacio no solo es un salto más, es el gran salto, y así lo resumía uno de los dos cofundadores de la empresa dueña del cohete, Raúl Torres: “Hasta la fecha, España solo era capaz de fabricar barcos y aviones, ahora somos capaces de fabricar cohetes espaciales”.

Elche es la sede de los actores de esta historia. Con poco más de 200.000 habitantes, el municipio alicantino alberga una de las compañías europeas más prometedoras del New Space: PLD Space, la empresa que cambiará para siempre la posición de España en el sector espacial, proporcionándole una capacidad inalcanzable para muchos países: acceso al espacio.

Lanzamiento en 2022

El prototipo de su primer cohete suborbital, el Miura-1, ha sido presentado en sociedad en Madrid, dónde miles de personas han hecho colas este fin de semana para ver de cerca un sistema capaz de poner en órbita satélites de hasta 100 kilos y cuyo lanzamiento está previsto para el segundo semestre de 2022.

PLD Space se fundó gracias a la pasión de Torres y su tocayo Raúl Verdú. Fundaron su empresa con 22 y 23 años, diez años menos de la edad que tenía Musk cuando creó SpaceX. Los Raúles soñaban con una industria prácticamente nueva y sin explorar en España. Su Pasión, Liderazgo y Determinación (PLD) les han hecho llegar hasta donde están, al final de una carrera muy complicada, pero que les sitúa en la salida de otra maratón más tediosa: hacer volar los Miura.

De izquierda a derecha. Raúl Verdú cofundador de PLD Space, Ezequiel Sánchez presidente ejecutivo y Raúl Torres, CEO y cofundador.
De izquierda a derecha. Raúl Verdú cofundador de PLD Space, Ezequiel Sánchez presidente ejecutivo y Raúl Torres, CEO y cofundador. FOTO: PLD Space

Más de 36 millones de inversión

PLD Space no ha estado sola en este camino hacia el Miura-1. La empresa de Elche ha contado con una inversión de más de 36 millones de euros tanto de sector público como el privado. Inversores como el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Comisión Europea han aportado el 20% del dinero, el resto proviene de empresas de la industria aeroespacial como GMV o Aciturri, fondos familiares y varios business angels.

La parte económica es sin duda muy importante en proyectos de estas características, pero la parte técnica y de desarrollo son clave. “Hacen falta muchos ingenieros con vocación y ganas de bajar al barro, pero también jóvenes de formación profesional. En la realización de un cohete, los técnicos pueden tener hasta un 40% de participación”, han explicado los fundadores de la empresa, tras recordar que el próximo año la compañía tiene previsto incorporar más de 100 nuevos profesionales, casi duplicando su plantilla actual, un 85% de ella, además, es de origen español.

Esa españolidad de la empresa es uno de los objetivos de sus fundadores bajo dos premisas: impulsar la Marca España y traer el trabajo a casa. Torres lo explica: “Hay mucha gente que se ha tenido que ir fuera a demostrar sus capacidades. Queremos captar y retener talento aquí, en las instalaciones de Elche. De España, al espacio”.

El primer cohete de la empresa, el Miura-1, mide alrededor de 12 metros de altura y tiene una masa de 2.550 kilogramos. Tras su paso por la capital de España, la nave volverá al banco de pruebas del aeropuerto de Teruel para realizar los ensayos combinados de calificación. Posteriormente se trasladará al Centro de Experimentación de El Arenosillo de Huelva, donde se someterá a los ensayos de compatibilidad con toda la infraestructura terrestre. Una vez que esté validada por el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), la nave hará su primer vuelo, alcanzando una altura de 150 kilómetros para aterrizar con un paracaídas en el Atlántico, a unos 70 kilómetros del punto de su lanzamiento, desde donde será recogido en barco para ser reutilizado al más puro estilo SpaceX con su Falcon.

Esta versión del Miura ya ha conseguido seis contratos con algunas de las principales agencias espaciales del mundo y ha consolidado su posición como uno de los principales referentes europeos en el desarrollo de cohetes reutilizables capaces de poner en órbita pequeños satélites.

El Miura 1 es el primer cohete de fabricación española que se lanzará al espacio. Expuesto los días 12, 13 y 14 de noviembre delante del Museo de Ciencias Naturales-
El Miura 1 es el primer cohete de fabricación española que se lanzará al espacio. Expuesto los días 12, 13 y 14 de noviembre delante del Museo de Ciencias Naturales- FOTO: Alberto R. Roldán La Razón

Miura 5

Con el Miura-1 completamente financiado, desarrollado y ensamblado. Ahora es el turno del Miura bueno, el 5, cuya financiación podría rondar los 100 millones de euros. Este Miura, que contará con el 70% de la tecnología implementada en su hermano pequeño, abordará las operaciones comerciales en 2024.

El Miura-5 es un modelo más avanzado que podrá transportar una carga cinco veces mayor. Es un vehículo de lanzamiento recuperable orbital que consta de dos etapas, con posibilidad de incorporar una tercera y 25 metros de longitud. Será capaz de colocar hasta 300 kilogramos de carga en una órbita heliosíncrona de 500 kilómetros.

La puesta de largo del cohete Miura 5 (en 2024) será en el Puerto Espacial de Kourou (Guayana Francesa). El hecho de que Kourou sea europeo facilitará que se abra a las iniciativas privadas, ya que el puerto sólo opera cohetes de la empresa francesa Arianespace, los vehículos con los que la Agencia Espacial Europea (ESA) lanza la mayoría de sus misiones. La apertura del puerto a empresas privadas, como ya hace la NASA con Cabo Cañaveral, supondría un cambio sustancial en Europa para consolidar aún más su independencia de acceso al espacio.

Estos cohetes pueden hacer que España se convierta en el decimocuarto país con acceso al espacio, algo que sin duda le conferirá un papel geoestratégico crucial.