Casi siete de cada diez, a favor de intervenir el sector eléctrico para controlar el precio de la luz

El 92,2% de los españoles dice que la subida de la luz le preocupa entre “mucho” y “bastante”, según el Barómetro del CIS

Una torre eléctrica de alta tensión, a 12 de noviembre de 2021, en Madrid, (España). El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 1,8% en octubre en relación al mes anterior y disparó su tasa interanual hasta el 5,4%, casi 1,5 puntos por encima de la tasa de septiembre y su nivel más alto en 29 años, debido el encarecimiento de la electricidad y de las gasolinas. Con el dato interanual de octubre, el más elevado desde septiembre de 1992, el IPC encadena su décima tasa positiva consecutiva.
12 NOVIEMBRE 2021;ELECTRICIDAD;CARBURANTE;GASOLINA;GASOLEO;PETROLEO;LUZ;IPTC
Eduardo Parra / Europa Press
12/11/2021
Una torre eléctrica de alta tensión, a 12 de noviembre de 2021, en Madrid, (España). El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 1,8% en octubre en relación al mes anterior y disparó su tasa interanual hasta el 5,4%, casi 1,5 puntos por encima de la tasa de septiembre y su nivel más alto en 29 años, debido el encarecimiento de la electricidad y de las gasolinas. Con el dato interanual de octubre, el más elevado desde septiembre de 1992, el IPC encadena su décima tasa positiva consecutiva. 12 NOVIEMBRE 2021;ELECTRICIDAD;CARBURANTE;GASOLINA;GASOLEO;PETROLEO;LUZ;IPTC Eduardo Parra / Europa Press 12/11/2021 FOTO: Eduardo Parra Europa Press

Que el CIS de Tezanos es una herramienta al servicio del gobierno ya nadie lo duda. Prueba de ello, es que las preguntas que incorpora el Barómetro, coinciden, casualmente con la agenda del Ejecutivo. Si durante 2020, de repente, Tezanos preguntó por el Ingreso Mínimo Vital, en su último informe, coincidiendo con las tensiones en el mercado eléctrico ha preguntado sobre la posibilidad de intervenir el mercado para, como no, bajar el precio, una cosa que cualquier español desearía a tenor de la factura, pero no garantiza una intervención del sistema eléctrico.

Ante esta coyuntura, el 69,4% de los encuestados defiende que sería “conveniente” una intervención pública para controlar el precio de la luz. Se trata de un asunto que varias veces se ha señalado como solución a la crisis energética, pese a que existen voces que consideran que no sería una buena idea.

Por otro lado, un 14,1% adoptó la posición contraria y defendió que intervenir el mercado eléctrico tendría efectos negativos. En este sentido, el 50,7% de los encuestados sostiene que el actual sistema de fijación del precio de la luz es “totalmente incorrecto” y el 32,5% se inclina porque es “incorrecto”. Sobre esta misma cuestión, un 12,8% de los españoles declinó pronunciarse, mientras que un 3,4% señaló que le parece “correcto” o “bastante correcto”. No obstante, el consenso es máximo a la hora de opinar si la electricidad tendría que ser considerado como un bien fundamental, ya que el 97,5% aseveró que debería ser así, frente a un 1,7% que piensa lo contrario.

De lo que no cabe duda es de que los precios tan elevados asustan. El 64,9% de los españoles ha reconocido que la subida del precio de la luz le preocupa “mucho”, mientras que un 27,3% admite que la escalada del precio de la electricidad le inquieta “bastante”, según los datos que difundió este miércoles el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Los resultados divulgados revelan así la preocupación generalizada de la sociedad española con respecto a la subida del precio de la electricidad experimentada en los últimos meses, que ha registrado máximos históricos. De hecho, el 5,6% de los encuestados afirma que le preocupa “poco” y solo un 0,1% no muestra ningún signo de intranquilidad.

Respecto a cómo ha sido la evolución de su factura de la luz, el 19,7% de los encuestados afirmó que su gasto en electricidad se ha incrementado “mucho”, y el 28,7% dijo que aumentó “bastante”. En la otra cara de la moneda, el 10,1% aseguró que su factura de la luz no ha subido nada, mientras que un 21,8% reconoció que notó una subida ligera. Asimismo, un 18,6% de los encuestados no fue capaz de determinar la evolución de su factura de luz.