Gobierno y ERC pactan los Presupuestos y Sánchez se asegura la legislatura

El Ejecutivo consigue los votos para salvar el trámite parlamentario este jueves en el Congreso y tenerlos aprobados antes de final de año

Pedro Sánchez agotará el mandato, si así lo desea. El Gobierno ha cerrado hoy un pacto con ERC para aprobar los Presupuestos de 2022 y consigue los votos suficientes para dar estabilidad a lo que queda de legislatura. En Moncloa aseguraban en las últimas horas que estaban convencidos de que conseguirían el aval de los 13 diputados republicanos, sobre los que pivota su precaria mayoría, y estaban a expensas de cerrar los últimos flecos de la ley audiovisual para materializar su apoyo. Desde Esquerra mantienen que el PSOE solo negocia “si se le obliga” y se felicitan de haber logrado una cesión, que hasta ahora el Gobierno se había resistido a realizar.

Según fuentes conocedoras del acuerdo y a la espera de que éste se haga público en su totalidad, los independentistas han logrado arrancar al Ejecutivo la obligatoriedad de producir el 6% de contenidos en catalán en las plataformas de “streaming” y equiparar las condiciones de jubilación de los Mossos D’Esquadra a los de otros cuerpos como la Policía Nacional y la Ertzaina. “Somos muy conscientes de lo que es el PSOE y de lo que es Sánchez. Ninguno de nosotros estamos aquí por estima, sino por espanto a la alternativa”, ha señalado el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, en rueda de prensa en el Congreso tras oficializar su apoyo.

Desde el Gobierno, por su parte, han valorado el pacto con Esquerra para las cuentas como “un acuerdo a celebrar” y se ha puesto énfasis en que se trata de unos Presupuestos “viables”, dado que vienen respaldados por esta mayoría, y que se trata del segundo proyecto que se presenta “en tiempo y forma”. En Moncloa han centrado sus esfuerzos en retomar la “normalidad institucional”, después de años de presupuestos prorrogados o aprobados con una importante dilación.

El aval de ERC, imprescindible para la aritmética gubernamental, llega después de que ayer EH Bildu confirmara también su apoyo a las cuentas. Los votos de la formación abertzale no son imprescindibles, pero sí trasladan la sensación de que la endeble mayoría de Sánchez es más solvente. El coordinador general del partido, Arnaldo Otegi, justificó la decisión en que se habían «producido los avances suficientes» en las negociaciones que mantenían con el Ejecutivo para «votar favorablemente» a los Presupuestos. Por ahora, Sánchez tiene amarrados 182 votos (ERC, Bildu, Compromís, PDeCAT, Más País, Nueva Canarias, PRC y Teruel Existe ya han mostrado su plena disposición), a la espera de que el PNV también se pronuncie positivamente.

A los jeltzales solo les falta oficializar su apoyo. Negocian con máxima discreción y sin estridencias ni titulares. Aunque se da por hecho su aval, falta materializarlo en forma de anuncio. El partido de Andoni Ortúzar ha introducido hasta 40 enmiendas en las cuentas, que se cuantifican en un mínimo de 30 millones de euros. Entre las más deseadas y que se escenificó para evitar que se posicionaran a favor de la enmienda a la totalidad a los Presupuestos está la gestión completa del Ingreso Mínimo Vital, que ya se había comprometido, pero no acababa de consumarse.