Los presos de ETA renuncian a los recibimientos al salir de la cárcel tras las negociaciones entre el Gobierno y Bildu

Reconocen que las acogidas han causado dolor entre muchas personas, pero no dicen ni una palabra de colaborar para esclarecer los crímenes no resueltos

Recibimiento al expreso de ETA Ibon Goieaskoetxea al salir de prisión en Francia.
COVITE
17/09/2020
Recibimiento al expreso de ETA Ibon Goieaskoetxea al salir de prisión en Francia. COVITE 17/09/2020 FOTO: COVITE

El Colectivo de Presos Políticos Vascos (EPPK) renuncia, de facto, a los recibimientos que se les tribuna en sus localidades de origen cuando salen de la cárcel, según informa el diario “Berria”. Pero de colaborar con la Justicia para esclarecer los más de 300 asesinatos sin autoría conocida no dicen ni una palabra. Además, coincide con el denate en el Congreso de una proposición de Ley en la que se sancionan con hasta 250.000 euros los actos de bienvenida a los reclusos, ante la que los cocialistas tenían que “retratarse”. El comunicado podría allanar un voto negativo.

Según medios que siguen de cerca el proceso de conversaciones entre el Gobierno central y EhBildu, se trata de un gesto más delos antiguos proetarras, además del apoyo a los Presupuestos General del Estado, a cambio de una serie de condiciones, entre las que se ha visualizado las facilidades para la extensión del euskera entre los niños navarros., aun qwue se da por hecho que hay otros y que algunas conciernes a los reclusos terroristas.

En un comunicado, que harán público mañana, señalan que “quieren recibir la acogida que se da a los presos cuando salen de la cárcel “entre sus vecinos”, pero hacerlo de forma privada “y discreta”, “siguiendo el camino iniciado en los últimos meses”.

Reconocen que hubo “personas que expresaron honestamente su dolor por la recepción que se les tributaba” ; y que han entendido “ese dolor. Por ello, el EPPK muestra su “deseo” de “aliviar todo sufrimiento y abrir nuevas oportunidades, curar las heridas y potenciar la convivencia entre los vascos”.

LLama la atención, según las citadas fuentes, que se hayan dado cuenta del daño que hacían a las víctimas después de decenas de ongi etorris, bienvenidas” y que hagan el gesto cuando políticamente conviene.

Aseguran que, tras una “consulta” entre los presos, el EPPK consideró “oportuno” compartir la “alegría de ser liberados en la puerta de la prisión” con los que acudan a recibirles, pero, ya en sus pueblos, el recibiento sea discreto. “A partir de ahora, queremos recibir recepciones sólo en el ámbito privado de nuestros vecinos. Esta decisión es una “contribución individual y colectiva de los presos vascos a la convivencia, la paz” y al reconocimiento, no sólo del sufrimiento propio y de sus familiares”.

El EPPK también criticó la “desgana” del “enfrentamiento entre varios actores y partidos en lugar de la convivencia” y dijo que el grupo no quería “alimentar polémicas esteriles”: “Estamos dispuestos a ser responsables y actuar de manera constructiva. No nos rendiremos cuando continuemos por el camino que hemos tomado “.

A falta de conocer el contenido íntegro del comunicado, es como si las víctimas tuvieran que agradecer este gesto a sus verdugos, cuando la principal petición nace, precisamente, de que colaboren, de una vez por todas, con la Justicia para esclarecer los crímenes.

Por su parte, Daniel Portero ha recordado que mañana se vota en el Congreso de los Diputados una proposición de Ley, según la cual los ongi etorris serán sancionados con hasta 250.000 euros. “Qué casualidad que los presos salgan ahora con ese comunicado”. Además, que no me creo nada de los etarras hasta que no colaboren con la Justica.

Miguel Folguera, consejero de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) se señalado a LA RAZÓN que “no me creo nada hasta que colaboren con la Justicia. Si lo hacen, podrían tener credibilidad, pero ni la han merecido antes ni tampoco ahora”