Las víctimas denuncian ante la Fiscalía que el acto de Sortu exaltó el “currículum delictivo” de “Mikel Antza”

Dignidad y Justicia reclama en la Audiencia Nacional que se abran diligencias y se cite a declarar a los organizadores y a los “participantes activos” en la polémica concentración de apoyo

"Mikel Antza" saluda el pasado martes a miembros de Sortu y EH Bildu que le recibieron con aplausos a su llegada a los juzgados
"Mikel Antza" saluda el pasado martes a miembros de Sortu y EH Bildu que le recibieron con aplausos a su llegada a los juzgados FOTO: Unanue Europa Press

La asociación Dignidad y Justicia (DyJ) ha instado a la Fiscalía de la Audiencia Nacional a investigue el acto de apoyo de Sortu y EH Bildu al ex dirigente de ETA Mikel Albisu, «Mikel Antza», celebrado el pasado martes a las puertas de los juzgados de San Sebastián, donde el que fuera jefe del «aparato político» de la banda criminal acudió a declarar como investigado por videoconferencia por su presunta responsabilidad en el asesinato de Gregorio Ordóñez en 1995.

En una denuncia que la asociación que preside Daniel Portero ha dirigido a la Fiscalía de la Audiencia Nacional –a la que ha tenido acceso LA RAZÓN–, el colectivo de víctimas reclama la identificación de los organizadores del acto y los «participantes activos» en el mismo, por la posible comisión de un delito de enaltecimiento del terrorismo y justificación de los delitos del terrorismo y de humillación a las víctimas y sus familiares.

«Los allí congregados recibieron a este etarra entre aplausos y loas», subraya en su denuncia Portero, quien señala que dado que «la pertenencia a la organización terrorista ETA del homenajeado es pública y notoria», con esa concentración lo que se hizo fue «justificar las acciones terroristas cometidas por este etarra y su pertenencia como uno de los máximos dirigentes de la organización terrorista ETA». Un comportamiento que, defiende, constituye un delito de enaltecimiento del terrorismo y acarrea «dolor, menosprecio y humillación a las víctimas y sus familiares».

La asociación hace suyos los argumentos de una resolución de la Audiencia Nacional de 2009 y defiende que ese «homenaje» constituyó «un acto de exaltación» al «currículum delictivo» del ex responsable del «aparato político» de la banda terrorista, quien –recuerda– fue condenado a 20 años de prisión en Francia por asociación de malhechores y está siendo investigado por el juez de la Audiencia Nacional Alejandro Abascal por su supuesta responsabilidad en las órdenes impartidas por ETA, cuando él formaba parte de su comité ejecutivo, de atentar contra Gregorio Ordóñez. DyJ insta a la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que dirige Jesús Alonso, a que reclame a Policía, Guardia Civil y Ertzaintza la identificación de los organizadores de la concentración abertzale y a aclarar asimismo «si detrás de la misma» están Sortu y EH Bildu.

“No puede enmarcarse en el derecho de manifestación”

Al margen de la decisión del Ministerio Público, la denuncia de Dignidad y Justicia puede enfrentarse a la cada vez mayores dificultades con las que se topan las víctimas para perseguir penalmente estas conductas, unos impedimentos que han llevado incluso a la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) –también personada como acusación popular en este procedimiento y que, según las fuentes consultadas, no tiene pensado denunciar el «homenaje» a Albisu– a reclamar la tipificación como delito independiente de la humillación a las víctimas.

Pero la asociación que preside Portero no tiene dudas –y así lo expone en su denuncia– de que «la celebración de dichos actos no puede enmarcarse dentro del derecho de reunión o de manifestación», pues según su criterio suponen «una justificación de los delitos terroristas y de quien los comete, amén de ser una clara ofensa y humillación para las víctimas del terrorismo».

«Mikel Antza» fue recibido con aplausos a las puertas de los juzgados por una delegación abertzale que enarbolaba una pancarta en la que se leía en euskera: «Solución y paz. Mikel Albisu con nosotros». Una concentración en la que se encontraban, entre otros, el ex dirigente de la ilegalizada Batasuna Rufi Etxeberria, el ex integrante de la Mesa Nacional de HB José María Olarra, el dirigente de Sortu Haimar Altuna y Reyes Carrere, portavoz de EH Bildu en el Ayuntamiento donostiarra. Todos tras una pancarta que rezaba en euskera:

Portero alude expresamente a las palabras de Altuna de que con esa concentración se pretendía denunciar la imputación de Albisu y mostrarle su “solidaridad y apoyo”, señalando asimismo que “en este pueblo la paz, la convivencia y la solución necesita que Mikel esté con nosotros para que, entre todos, podamos construir un pueblo que pueda vivir en paz y en libertad”.