Convocan un homenaje a Henri Parot, el mayor asesino de ETA, en Nochevieja

Víctimas piden a la Audiencia Nacional que impida un brindis por los presos como el de la pasada semana en Pamplona

Varias personas durante una manifestación por el fin de la dispersión de los presos de ETA
Varias personas durante una manifestación por el fin de la dispersión de los presos de ETA FOTO: Eduardo Sanz Europa Press

Las promesas de los presos etarras, controlados por Sortu, el partido de Arnaldo Otegi, son postureo ocasional. Lo único cierto es que no se han arrepentido, ni han pedido perdón a las víctimas y siguen sin colaborar con la  Justicia y, mientras, reciben del Gobierno de Sánchez concesiones en forma de traslados o blanqueamiento.

El colectivo de presos de ETA (EPPK) hizo pública su intención de poner fin a los recibimientos en la calle a excarcelados por finalización de la condena y de limitar a actos «discretos» y privados las recepciones y homenajes, los «ongi etorris» (bienvenidas). Dijeron que no se iban a volver a producir. Sin embargo, siguen los tributos a los etarras y han decidido festejarlos por Navidad. En Pamplona a Ignacio Echevarría, «Mortadelo», condenado por varios asesinatos, fue recibido con vítores, bengalas y un pasillo de honor el día de Nochebuena tras salir de prisión. También hubo cena de Navidad simbólica durante dos días –el 23 y 24– en Bilbao, Galdácano y Baracaldo. Y los honores continúan.

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo, (Covite) denunció ayer a través de su cuenta de Twitter un «homenaje a medida» que preparan para Nochevieja. Pretenden rendir honores en Mondragón a tres etarras, entre ellos al sanguinario Henri Parot, «Unai»; José Manuel Pagoaga Gallastegui, «Peixoto» y Eugenio Barrutiabengoa, «Arbe», prófugo de la Justicia en Venezuela. La presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez advierte de que «así va a celebrar la Nochevieja la izquierda abertzale: con manifestaciones para exigir la impunidad de etarras». Y es que, una vez más, intentan rendir homenaje a Parot –como trataron de hacer en el mes de septiembre cuando suspendieron la «kalejira» por relevos que tenían programada y se quedó en una concentración-. Covite recuerda que se trata de un acto «exactamente igual» del de entonces, «a favor de la impunidad de Henri Parot, solo que esta vez lo hacen con un perfil más bajo».

Pero este no es el único que habrá ese día. También desde la Asociación Plataforma de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo (APAVT) solicitaron a la Audiencia Nacional que prohíba una concentración, convocada por SARE para este viernes 31 de diciembre en Pamplona, en la que está previsto un brindis de año nuevo «en reivindicación del acercamiento de los presos de la banda terrorista ETA y progresiones de grado».

La Asociación Plataforma de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo (APAVT) presentó ante el Juzgado Central Decano de Instrucción su petición de prohibición de dicho homenaje, en la que requiere además que se dirijan oficios a Guardia Civil y Policía Nacional para que emitan informes sobre los convocantes por si se encontrase alguna «organización ilegalizada».

APAVT insistió en que «el objetivo de esta concentración no es otro que ensalzar a quienes han sido condenados por pertenecer o colaborar con ETA, o por la realización de acciones terroristas que han causado un gran número de asesinados y heridos a lo largo del sangriento historial criminal de la banda». Advierten de que se trata de «una actuación de enaltecimiento y justificación pública del terrorismo, con el menosprecio y humillación a las víctimas y sus familiares que ese tipo de delitos generan».

En este sentido, la asociación de víctimas asegura que, aunque la reivindicación puede entenderse como una reclamación de los derechos de los presos, «en el fondo subyace una reivindicación de excarcelación de los presos». En su comunicado, la plataforma subrayó  que para conseguir la excarcelación pretendida existen cauces legales recogidos en la legislación penitenciaria «sin que deba permitirse la realización de actos como el pretendido».

«Aguinaldo revolucionario»

Como ya es tradición, y recurriendo al Olentzero, Etxera –la asociación que agrupa a los familiares de los presos– volvió a pedir el nuevo impuesto revolucionario que ahora enmascara en forma de «aguinaldo» navideño. En la misiva que remitieron a los vecinos de Etxarri-Aranaz (Navarra), a la que ha tenido acceso LA RAZÓN, recuerdan que «este año también nos pasaremos para recibir tu solidaridad “casa por casa”». Aunque, apuntan que darla es «voluntaria», al ir a buscar la cuestación a cada domicilio hace que queden marcados aquellos que no deseen participar en la misma. También colocaron mesas petitorias para recoger el donativo en la plaza del municipio  el pasado día 24 de diciembre, dinero que, subrayan, también iba  destinado para los gastos que tienen los presos con el fin de que vivan en «condiciones dignas».  Por ello, «es necesario el apoyo de todo el pueblo» destaca el comunicado en euskera.

A pesar de que los encarcelados de la banda terrorista han sido acercados a prisiones cercanas al País Vasco y Navarra, e incluso algunos están ya en ellas, y que destacan que con ello «los familiares han aligerado los gastos que tienen», insisten: «Necesitamos tu ayuda» con el fin de «canalizar el apoyo económico que crea la estancia en prisión».  Además, señalan que «los presos no se miran al ombligo» y «tienen puestas sus ganas en el presente y en el futuro de su pueblo, preparados para dar pasos valientes a favor de la convivencia».

También, desde Etxera se refieren a la «madurez política» que  dicen, han mostrado los presos de la banda terrorista por la decisión de hacer los recibimientos a etarras de forma «privada», sin embargo, esa «madurez» formaba parte de una estrategia abertzale  para seguir logrando beneficios.