Una Pascua para homenajear el compromiso de los militares

El Rey y Robles presiden hoy un acto en el que se ensalzará el trabajo de los uniformados en diferentes frentes

El Rey Felipe VI, capitán general de las Fuerzas Armadas, durante Pascua de 2021
El Rey Felipe VI, capitán general de las Fuerzas Armadas, durante Pascua de 2021 FOTO: POOL. Dani Duch / La Vanguardia POOL. Dani Duch / La Vanguardia

El Palacio Real volverá a ser hoy el escenario de la tradicional celebración de la Pascua Militar, el acto que marca el inicio del año castrense y en el que se hace un balance del curso anterior al tiempo que se marcan las líneas de acción de cara al que arranca. Y este año el balance vuelve a ser más que positivo debido al protagonismo que las Fuerzas Armadas llevan cosechando desde que en 2020 arrancó la «Operación Balmis» contra el coronavirus. Pero han ido más allá y, además de esa batalla (ahora en «Baluarte»), en 2021 los militares se han desplegado en la nieve, en la lava, en ríos desbordados, en la frontera de Ceuta...

De ahí que la Pascua de hoy (marcada por las restricciones sanitarias) sea de nuevo un homenaje a los hombres y mujeres de los Ejércitos y la Armada. Serán el Rey Felipe VI, capitán general de las Fuerzas Armadas, y la ministra de Defensa, Margarita Robles, quienes ensalzarán en sus discursos a los uniformados por su compromiso, servicio y, como es costumbre, por su defensa de la Constitución. Pero también les aplaudirán por la operación de evacuación de Afganistán, en la que salvaron a más de 2.200 personas.

Porque este nuevo curso, las Fuerzas Armadas lo inician de igual manera que 2021, con misiones muy diferentes a las habituales –las cuales continúan realizando– y que, a día de hoy, les obligan a estar desplegados, por ejemplo, en La Palma para seguir prestando ayuda pese al fin de la erupción del volcán Cumbre Vieja. O en diferentes puntos de España vacunando a los ciudadanos y rastreando contagios.

En auxilio de las comunidades

A lo largo del pasado año, miles de efectivos han participado en «Baluarte» contra la covid de una u otra manera, principalmente en tareas de rastreo y vacunación. Y el año ha comenzado con unos 1.500 rastreadores militares repartidos por todo el país y más de un millar vacunando con equipos móviles a los españoles. Todo, después de que las comunidades hayan vuelto a solicitar con urgencia su ayuda tras el aumento de contagios.

Comunidades o ciudades que también solicitaron su ayuda para hacer frente a las consecuencias de la borrasca «Filomena», a la avalancha de inmigrantes en Ceuta, a los incendios del verano, al volcán o a las inundaciones.

A ellos se suman los más de 9.200 uniformados que el pasado año se desplegaron en algún momento en las misiones en el exterior en las que participa nuestro país (hoy son cerca de 2.700 repartidos en una docena de operaciones en cuatro continentes). Sin olvidar a los cerca de 3.000 activados las 24 horas del día, los 365 días del año, que vigilan y protegen los espacios soberanos.

Retos y novedades para 2022

Con esta mochila llegan las Fuerzas Armadas a 2022, año en el que apenas se esperan cambios en lo que a misiones se refiere pero que sí que traerá varios retos y novedades, entre los que destacan la Cumbre de la OTAN, que se celebrará en Madrid en mayo, o la llegada tras años de retrasos de las primeras unidades del blindado estrella del Ejército, el 8x8 «Dragón».

Será también un año en el que tomen impulso programas claves, como las fragatas F-110, que empezarán a construirse en marzo, o el submarino S-80, cuya primera unidad, el «Isaac Peral”, continúa con sus pruebas de mar antes de entregarse a la Armada el próximo año. Al mismo tiempo, Defensa deberá empezar a plantear la sustitución de ciertos materiales a punto de cumplir su vida útil, como los aviones de vigilancia marítima.

En el plano más internacional, la Cumbre de la OTAN de Madrid será el evento más destacado coincidiendo con los 40 años de pertenencia de España a la Alianza. Y aún se está a la espera de conocer si finalmente España liderará la misión de Naciones Unidas en Líbano.

Las asociaciones denuncian “explotación laboral”

Varias asociaciones militares han aprovechado la Pascua Militar para insistir en sus reivindicaciones, que principalmente pasan por la tan reclamada subida de sueldo. Así, desde Asfaspro criticaron la «explotación laboral que sufre el personal militar» por «recibir un pago inferior al trabajo que se realiza». Desde AUME también cargaron contra la «falta de dignificación del trabajo mediante unas retribuciones justas».