Los militares han vacunado a más de 130.000 personas en menos de un mes

Como rastreadores, los uniformados han contactado con más de 11 millones de ciudadanos

Un militar vacuna a una mujer en Palma de Mallorca
Un militar vacuna a una mujer en Palma de Mallorca FOTO: Isaac Buj Europa Press

El pasado 28 de diciembre, las Fuerzas Armadas iniciaron su nueva misión en el marco de su «Operación Baluarte» contra el coronavirus: la vacunación de los ciudadanos. Ese mismo día, en el que administraron las primeras 308 dosis en Zaragoza, ya tenían sobre la mesa las peticiones de 13 comunidades y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, las cuales se apresuraron a aceptar el ofrecimiento del Ministerio de Defensa para acelerar el proceso. A día de hoy, apenas tres semanas después de empezar, son ya más de 130.000 los españoles que han sido vacunados por los militares

Una cifra que la ministra de Defensa, Margarita Robles, no ha dudado en poner hoy de relieve en un acto celebrado en Ávila, en el que ha asegurado tajante: «Estoy segura de que vamos a vencer al virus con la Ciencia y, sobre todo, con la vacunación. Ahí, nuestras Fuerzas Armadas están jugando un papel muy importante, en primera línea». Y ha destacado, al mismo tiempo, «la vinculación del Ejército con la sociedad española».

Y no es para menos, pues en estas poco más de tres semanas los uniformados de los dos Ejércitos y la Armada han administrado cada día, de media, unas 5.600 dosis a los españoles por todo el país gracias a los equipos móviles diseñados para este fin y que les han llevado, entre otros lugares, a Sevilla, Córdoba, Jaén, Málaga, Orihuela, Pontevedra, Palma de Mallorca, Tenerife, Guadalajara, Ponferrada... Unos equipos a los que apoyan también los sanitarios que trabajan en los hospitales militares de Madrid (Gómez Ulla) y Zaragoza (Orad y Gajías).

Más de 1.000 efectivos

Para esta tarea, Defensa ha movilizado a más de 1.000 efectivos, los cuales están repartidos en unos 150 equipos de hasta seis uniformados en los que hay un oficial enfermero, personal sanitario, administrativo, informático y de emergencias en coordinación con los servicios sanitarios de cada comunidad.

En las primeras dos semanas, el 10 de enero, se alcanzó la cifra de 35.000 vacunados, la cual superó los 60.000 apenas dos días después, el 12 de este mes. Y fue el pasado sábado cuando los militares llegaron a las 100.000 dosis administradas, las cuales ayer eran ya más de 130.000. Y siguen.

Llama la atención , eso sí, el tiempo que han tardado las diferentes administraciones en contar con los militares para la vacunación ciudadana, pues hace justo un año Robles ya hizo esta oferta a las comunidades autónomas recordando la «disponibilidad plena de las Fuerzas Armadas para lo que las autoridades sanitarias nos quieran pedir». De hecho, ya el pasado verano administraron las correspondientes dosis a los deportistas olímpicos y a la selección española de fútbol.

Rastreadores

Pero este no es el único frente en el que las Fuerzas Armadas luchan contra el coronavirus en la actualidad, pues desde septiembre de 2020 también ejercen como rastreadores por todo el país en busca de personas contagiadas y sus contactos estrechos. En todo este tiempo, más de un año, los uniformados han realizado más de 11 millones de llamadas telefónicas con este fin.

Hay más de 8.000 efectivos formados como rastreadores y en los momentos de mayor tensión llegaron a estar activos más de 3.000 de ellos. Tras el verano se redujo su número, pero la llegada de la variante Ómicron a final de año hizo que las autonomías volvieran a requerir su ayuda. Actualmente hay más de 1.500 repartidos por todo el país.