Ayuso llevará a la Unión Europea la denuncia por el reparto de fondos

Sol estudia ya el mecanismo institucional más oportuno para trasladar su queja ante Bruselas y analiza el recorrido que puede tener

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso FOTO: Alberto Ortega Europa Press

La presión de la oposición contra los criterios de reparto de los fondos europeos no se quedará en el Tribunal Supremo. El Gobierno de Madrid estudia ya el mecanismo institucional más oportuno para trasladarla formalmente a Bruselas. Este mes es inhábil en el Parlamento Europeo, y en este tiempo en Sol están analizando el recorrido que puede tener su queja y la mejor vía para sustentarlo. Hay varias posibilidades: Comisión Europea, Parlamento Europeo y Comité de las Regiones.

De momento, en Sol precisan que hay que ir paso a paso, y no quieren anticipar escenarios, salvo el de que acudirán a todas las instituciones y también a las comunitarias. A oídos de Bruselas ya ha llegado la demanda ante el Supremo, y desde el Gobierno de coalición se han apresurado a negar que en la UE se dé importancia a este recurso ante el Alto Tribunal o que pueda afectar al desembolso de fondos comunitarios. Pero, a la vez, también acusan a la presidenta de la Comunidad de Madrid y al PP de dañar reputacionalmente a España.

Las críticas por la ejecución y los criterios de distribución de los fondos amenaza con seguir creciendo en los próximos meses, cogiendo un carácter más transversal, y puede llegar incluso a poner sordina al esperado efecto rebote provocado por las ayudas europeas. Desde los Gobiernos autonómicos dejan sentir cada vez más dudas sobre su propia capacidad de ejecutar de manera efectiva el dinero que llega de Bruselas. Y en un año ya electoral, nadie está dispuesto a concederle al Gobierno la posibilidad de colgarse medallas.

Desde algunas instancias comunitarias reconocen que existe el riesgo de no ser capaces de aprovechar todos los fondos europeos que tenemos asignados por la carestía de proyectos de calidad, desconocimiento empresarial y burocracia. Y esto entraña el riesgo de que se generen escenarios de fraude y de corrupción que lastren la recuperación económica.

En paralelo, la dirección nacional del PP sube la presión sobre el Gobierno por el camino de reclamar la comparecencia de todos los ministros para que expliquen en el Congreso cómo se están repartiendo los fondos, Los populares no soltarán la “presa” en las próximas semanas y será uno de sus lemas de campaña en las elecciones del 13-F.

De hecho, ya hay otros barones, incluido el de Castilla y León, que han abierto la puerta a seguir los pasos de Ayuso y denunciar también al Gobierno ante el Supremo. Pedro Sánchez depende este ejercicio de dos claves: los fondos europeos y la recuperación económica. La oposición apunta contra el engranaje principal al que ha fiado su destino el jefe del Ejecutivo y su capacidad de remontar electoralmente incluso en el caso de que las urnas confirmen un mal resultado del PSOE en los primeros comicios de este nuevo ciclo: Castilla y León y Andalucia.

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, acusó al líder del PP de poner “zancadillas” al país al cuestionar el reparto de los fondos europeos después de que varias comunidades gobernadas por el PP hayan anunciado recursos ante la justicia. “El reparto está fuera de toda duda ya que Europa confía en España”.

La denuncia de la falta de información y de objetividad en el reparto de las ayudas estigmatiza, además, a las siglas socialistas en aquellas comunidades en las que hoy están fuera del Gobierno autonómico. Por eso la ofensiva de la oposición alimenta también tensiones dentro del PSOE, sobre todo por parte de aquellas estructuras que se examinan en breve en las urnas. La crítica contra el Gobierno afecta a su poca capacidad de reacción para poner sordina a las campañas del PP y que se enrede consigo mismo en debates, como el de la ganadería, que acaban también dando espacio al centro derecha.

Sin que el horizonte de la ejecución de los fondos acabe de despejarse, el PP también va a empezar a introducir en su mensaje de campaña la advertencia sobre los futuros ajustes que tendrá que asumir España “aunque Sánchez los oculte”. Alemania no necesita liquidez, el fin de la pandemia reabre el debate sobre la vuelta a las reglas fiscales, la subida de los tipos entra en escena ante el problema de la inflación y la deuda habrá que devolverla.