Irene Montero considera que la Justicia es “patriarcal” y reclama una “feminista”

La ministra de Igualdad critica al CGPJ por haberse “opuesto a todas las leyes que han supuesto avances significativos para los derechos de las mujeres”

Irene Montero considera que la Justicia que define como “patriarcal” supone un “obstáculo para el acceso de las mujeres a la garantía de todos sus derechos”. Así se ha expresado la ministra de Igualdad durante su intervención en los desayunos jurídicos del Colegio de Abogados de Madrid, un acto durante el cual ha denunciado que “los sistemas judiciales y los ordenamientos jurídicos siguen siendo ciegos, en muchas ocasiones, a la desigualdad estructural que existe entre hombres y mujeres en nuestra sociedad y que subordina a más de la mitad de la población privilegiando la posición masculina”.

“Los sistemas judiciales, igual que la sociedad, siguen esperando de hombres y mujeres que actúen conforme a desiguales roles de género que el machismo impone y sanciona a quien no sigue esos mandatos”.

En esta jornada, centrada en la perspectiva de género en la Justicia, la titular de Igualdad ha afirmado que el reto del feminismo es “construir sociedades justas e igualitarias que no subordinen a la mitad de la población” y ha abogado por “acabar con el machismo y la discriminación” en “nuestros sistemas judiciales”. Y es que la ministra del Gobierno de Pedro Sánchez ha defendido que el derecho es una de las pocas herramientas con las que cuenta la ciudadanía para restituir situaciones de injusticia y de vulneraciones de derechos.

“Afortunadamente en los últimos años el movimiento feminista ha puesto el foco también en las prácticas judiciales basadas en prejuicios machistas reclamando su eliminación”, ha afirmado. El movimiento feminista, ha enfatizado, “está a la vanguardia en ese proceso de identificar y deshacer la Justicia patriarcal”. Una justicia patriarcal que, ha añadido, “toma los prejuicios y estereotipos de género como la norma y por ello produce decisiones sesgadas que contribuyen a la impunidad de los agresores y a la revictimización”.

Critica al CGPJ por “oponerse” a los derechos de las mujeres

Del mismo modo, ha ensalzado el papel que desempeña el feminismo en “la defensa del impulso de los avances normativos feministas desde los primeros años de este siglo, frente a la oposición casi siempre de un Consejo General del Poder Judicial que se ha opuesto a todas las leyes que han supuesto avances significativos para los derechos de las mujeres”.

En este sentido, Montero se ha referido a la reacción del feminismo a la sentencia del “caso de la manada” como el “motor de una profunda transformación de la cultura sexual de nuestro país que pone el consentimiento en el centro”.

Según ha explicado, para garantizar los derechos de las mujeres víctimas “la acción de la Justicia resulta fundamental para asegurar que se concretan en la práctica los derechos derivados de los avances normativos”. Pero ha advertido de que para lograr ese objetivo hay que superar la Justicia “patriarcal”, que según ha expuesto es “una barrera” que impide la protección efectiva de las víctimas. “Acabar con la Justicia patriarcal significa proteger de manera eficaz los derechos de las mujeres y de los niños y niñas cuando están vivos y no solo lamentar los asesinatos”, ha hecho hincapié.

Foro Justicia ICAM con Irene Montero

“Prejuicios y estereotipos de género”

Montero ha subrayado que “cuando hablamos de una Justicia feminista nos referimos a aquélla que partiendo de los pilares del derecho penal democrático no juzga en abstracto sino que toma en consideración las relaciones de género y poder que atraviesan todos los ámbitos de nuestra sociedad, incluido el familiar, como una vía para garantizar los derechos de las víctimas de violencia y contribuir con ello al cambio social”.

En esa línea, ha apostado por “consolidar” desde su ministerio “una nueva generación de derechos feministas en España que dé pasos decisivos en la erradicación de la violencia y las desigualdades estructurales a las que las mujeres se enfrentan por el simple hecho de ser mujeres”, para lo que ha marcado tres caminos: el normativo, el de las políticas públicas y el de la formación a los profesionales encargados de llevarlas a cabo. Una tarea para la que ve imprescindible la colaboración de otras administraciones, entre ellas la Justicia.

“Los sistemas judiciales, igual que la sociedad, siguen esperando de hombres y mujeres que actúen conforme a desiguales roles de género que el machismo impone y sanciona a quien no sigue esos mandatos”. Todos, ha recalcado, “tenemos un papel que jugar en la construcción de un país feminista”.

La ministra ha elogiado el papel de la abogacía en la defensa de las víctimas de violencia machista: “Sus abogadas y abogados sois muchas veces las primeras personas que las creéis, también sus protectoras, también sus salvavidas”. “Sin vosotras, sin el camino que habéis abierto, este Ministerio no existiría”, ha dicho.

El decano no cree necesaria una Justicia feminista

Por su parte, el decano del Colegio de Abogados de Madrid, José María Alonso, ha expresado el compromiso de la institución con la igualdad, la lucha contra la violencia de género, la protección de las víctimas y las políticas que eviten la discriminación, aunque ha discrepado de Montero en la necesidad de conseguir una Justicia feminista. “Estoy de acuerdo en que tenemos que tener una Justicia más especializada, pero no estoy de acuerdo en que tengamos que tener una Justicia feminista. Ni machista. Tenemos que tener una justicia independiente, que tiene que aplicar las normas que le sean dadas y aplicar la presunción de inocencia, sin inclinarse ni hacia un lado ni hacia otro”, ha señalado.

“Tenemos problemas serios en materia de conciliación, que afectan sobre todo a la mujeres en su maternidad”, ha afirmado Alonso reclamando el apoyo de la ministra a la iniciativa del colegio de abogados de dar luz a un protocolo de buenas prácticas en la Comunidad de Madrid para facilitar medidas de conciliación de la vida personal, familiar y profesional. “Si no hay conciliación, no hay igualdad”, ha recalcado Alonso.

Y en relación a la violencia de género, ha ensalzado la labor que desempeña el turno de oficio que atiende a las víctimas del maltrato. “Esta institución no va a tener ninguna fisura en la defensa de la mujer frente a las agresiones”, ha recalcado.