Internacional

España acelera aún más su despliegue militar en el Mar Negro

La fragata «Blas de Lezo» parte finalmente hoy. Unos 440 efectivos, tres buques y seis cazas llegarán en las próximas semanas

El Ministerio de Defensa sigue acelerando aún más el despliegue de efectivos y medios en el Mar Negro. Desde el martes, el Departamento que dirige Margarita Robles ha ido anunciando cada día una fecha más cercana de cara al envío de tropas a esta zona de la mano de la OTAN. La última fue el jueves, cuando dijo que la fragata «Blas de Lezo» de la Armada partiría de Ferrol (La Coruña) en «tres o cuatro días» para unirse a la Agrupación Naval Permanente nº2 de la Alianza (SNMG-2). Pero esa salida se ha adelantado aún más y este moderno buque de guerra ya navega en demanda de Rota (Cádiz), donde hará una escala antes de continuar hacia el Mar Negro, tal y como lo confirmaba ayer el comandante de la 31ª Escuadrilla de Superficie, capitán de navío Gonzalo Leira.

Pero este «acelerón» en el envío de medios a esta zona caliente cercana a la frontera de Rusia viene de antes, pues todos estos despliegues (salvo el de los cazas en Bulgaria) estaban previstos para mediados del próximo mes de febrero como parte de la aportación periódica española a las Fuerzas permanentes de la Alianza.

El primero, el del Buque de Acción Marítima «Meteoro», que ya partió el lunes desde Las Palmas con sus cerca de 65 efectivos para liderar la Agrupación de Medidas Contraminas nº2 (SNMCMG-2) durante los próximos seis meses, con el capitán de navío Javier Núñez de Prado al frente.

“Enorme grado de disponibilidad”

En la misma situación se encuentra la «Blas de Lezo», que también tenía planificada su salida a partir de la segunda semana de febrero, pero al solicitar la OTAN a los aliados completar el cupo de estos grupos navales, su dotación se ha visto obligada a acelerar los preparativos ante su salida. Pese a ello, tal y como destacó su comandante, este cambio de fechas no supone un problema y únicamente «han intensificado un poco más su preparatoria», pues no solo venían de una «intensa preparación» durante el pasado semestre, sino que el buque mantiene «un enorme grado de disponibilidad».

De esta forma, la fragata, con unos 200 efectivos a bordo, tiene previsto hacer una primera escala en Rota para, a partir del miércoles, enfilar el Mediterráneo occidental, donde se unirá al resto de buques de su Grupo Naval, el cual está liderado por la fragata italiana «Carlo Margottini» y en él que también está el buque turco «Göksu».

La última aportación naval de España a estas fuerzas navales multinacionales de la OTAN es la del cazaminas «Sella», con base en Cartagena (Murcia) y que, al igual que el resto, ha adelantado su despliegue varias semanas. En concreto, tal y como confirman desde la Armada, este buque tiene previsto partir de Murcia la próxima semana para unirse a la Agrupación que lidera el «Meteoro», la de Medidas Contraminas nº2. A bordo irán unos 45 efectivos.

Cazas para Bulgaria

Pero dentro de esta aportación de España a las misiones permanentes de la OTAN también está el despliegue de cazas Eurofighter en Bulgaria para reforzar la Policía Aérea de la Alianza en esta zona. España ya participó el pasado año con un destacamento aéreo, el «Paznic», en Rumanía, y la intención era repetir este año, pero el cupo de naciones ya estaba cubierto y se retrasó hasta 2023 para hacerlo ya cada año. Sin embargo, el aumento de la tensión en la zona ha llevado a la OTAN a solicitar más presencia de aviones de combate, a lo que España ha respondido con un nuevo despliegue previsto para finales del próximo mes y que, a falta de perfilar detalles como la ubicación, incluirá, como es habitual, unos seis cazas Eurofighter y unos 130 efectivos.

Todo esto, cerca de la frontera rusa en el Mar Negro, pero también hay presencia en otra de las fronteras de Rusia, en la del Báltico, donde España tiene desde 2017 un contingente de 350 efectivos y carros de combate como parte de la Presencia Avanzada Reforzada de la OTAN. Y en primavera, los cazas españoles volverán a desplegarse en esta zona para vigilar el espacio aéreo de Estonia, Letonia y Lituania.