Abascal, Orban, Morawiecki y Le Pen acuerdan un ‘”frente común” en Europa

La Cumbre de Madrid culpa a Putin de haberlos conducido “al borde de una guerra”. Muestran su apoyo y solidaridad ante los ataques que recibe Polonia

Vox ha celebrado la Cumbre de Madrid en la que ha reunido a una gran delegación de líderes europeos, una cita en la que, bajo el título de “Defender Europa” reflexionaron sobre el futuro de Europa. Santiago Abascal ejerció de anfitrión donde se dieron cita al primer ministro húngaro, Viktor Orbán, y el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki.

La representación internacional se completó con Marlene Svazek (Austria), Tom Van Grieken (Bélgica), Krasimir Karakachanov (Bulgaria), Martin Helme (Estonia), Marine Le Pen (Francia), Valdemar Tomasevski (Lituania), Rob Roos (Países Bajos) y Aurelian Pavelescu (Rumanía).

El cónclave continuó con los trabajos iniciados durante la Cumbre de Varsovia: defender Europa de las amenazas exteriores e interiores, impulsando una alternativa que haga frente a la deriva globalista, que amenaza a la Unión Europea atacando la soberanía de las naciones.

Crisis de Ucrania

En mitad de un clima de tensión por el ataque contra la frontera de Polonia por parte del gobierno bielorruso, los principales líderes patrióticos europeos trasladaron su apoyo a Morawiecki y denunciaron “los chantajes de los burócratas de Bruselas”. En el documento final, los líderes señalaban que “las instituciones europeas no gozan de la misma legitimidad y, por tanto, deberían desempeñar un papel subordinado en la arquitectura política al Estado nacional”. Además, se comprometían a mantener los “mecanismos de cooperación” a través de la celebración de nuevas cumbres, como lo que se celebrará este fin de semana en la capital de España.

En las mesas de trabajo Vox y el resto de líderes europeos fijaron una posición común, y sin profundizar en exceso, sobre la crisis que de Ucrania. Por un lado, Viktor Orbán, quien es considerado como el principal aliado de Putin dentro de la Unión Europea. Orbán está en plenas negociaciones con Rusia para construir una planta nuclear y una fábrica de vacunas contra la Covid-19 utilizando la receta rusa. Y plantea reunirse con Putin el martes de la semana que viene. Del otro lado el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki quien defiende a Ucrania. Los de Abascal ya habían asegurado que apoyan a sus socios polacos y la soberanía territorial de Ucrania.

En dicho cónclave, Santiago Abascal ejerció de anfitrión y salió a las puertas del Hotel donde se celebraron las reuniones a despedir al primer ministro polaco y mostrarle su apoyo. Minutos antes salía Orbán, solo. Sin embargo, no fue Abascal sino el vicepresidente de acción política de Vox, Jorge Buxadé, quien ofreció una rueda de prensa posterior al cónclave para informar de la cúmbre que tildó de “rotundo éxito” y, destacó que, con ella, vienen a constatar que se está asentado una fuerza común en “defensa de la soberanía de nuestras naciones”, como en Hungría y Polonia.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, durante la Cumbre de Madrid
El presidente de Vox, Santiago Abascal, durante la Cumbre de Madrid FOTO: La Razón (Custom Credit)

Declaración conjunta

Los líderes europeos firmaron una declaración conjunta por la que exigen a la UE que proteja a las naciones que, como Polonia, están siendo atacadas por otros países a través de la inmigración ilegal por la guerra híbrida.

Buxadé indicó que, coincide con el presidente polaco en la preocupación por la política exterior de Rusia y, sobre todo, en “la falta absoluta de una posición común en la UE” criticando así lo que consideran “la ineficacia de la diplomacia de la UE que se trata de una superestructura sin posición común”. Hemos hecho una manifestación conjunta defensa de la soberanía de aquellos países que “puedan verse amenazados por la política exterior de cualquier otra nación”.

Vox indicó que se produjo un debate “libre y transparente” sobre la crisis en Ucrania, y que de ahí ha surgido la firma de una declaración común. En ella han subrayado que trabajarán “para garantizar que las naciones de Europa actúen solidariamente ante la amenaza de agresiones extremas. Las acciones militares de Rusia en la frontera oriental de Europa nos ha conducido al borde de una guerra. La solidaridad, la determinación y la cooperación en materia de defensa entre las naciones de Europa son necesarias ante tales amenazas”.

Sobre la visita que el primer ministro de Hungría mantendrá con Putin en los próximos días, el propio Orban lo situó dentro de “la normalidad”. Aseguró que mantienen estos encuentros una vez al año y ha insistido en centrar su mensaje en llamamientos a la desescalada y búsqueda de la paz. A ello también se refirió Buxadé quien indicó que “todas las delegaciones tienen voluntad de que esto se resuelva cuanto antes mejor” y que el presidente de Hungría va a ver al de Rusia, y es algo que “hay que aprender a respetar” al tiempo que consideró que “Orbán le trasladará lo que considere y con toda seguridad la posición común adoptada” en la Cumbre de Madrid.

La líder del partido francés Agrupación Nacional, Marine Le Pen, durante la Cumbre de Madrid.
La líder del partido francés Agrupación Nacional, Marine Le Pen, durante la Cumbre de Madrid. FOTO: Fernando Sánchez Europa Press

Por su parte, la líder del partido francés Rassemblement, Marie Le Pen indicó que ella no se había posicionado tampoco sobre la crisis con Ucrania, porque es una negociación que se está llevando a cabo a nivel de Francia. Para ella lo más importante ha sido la valoración que se ha hecho sobre el tema de la inmigración para la que, apuntó, Macron presentará más adelante un tema a fondo.

Frente común

Al margen de este asunto, los miembros de la llamada “Cumbre de Madrid” centraron sus mensajes en una defensa al sector primario europeo, la necesidad de reindustrialización y políticas demográficas y de natalidad, en las que Abascal ha señalado a Polonia y Hungría como ejemplos a seguir.
Además, han llegado a un acuerdo para coordinar sus posturas en el Parlamento Europeo e intentar consensuar sus votos, pese a que los partidos pertenecen a diferentes grupos en la Eurocámara.
Estas formaciones comparten la defensa de “la soberanía, la libertad y las tradiciones” de los Estados que forman la Unión Europea y celebraron en Varsovia en diciembre del pasado año su primera cumbre con el objetivo de estrechar su relación. ”Hay una amenaza creciente que trata de transformar la Unión en un mega Estado ideologizado; una corporación que desprecia la identidad y la soberanía nacional y, por tanto, la democracia, la pluralidad y los intereses de la ciudadanía de las naciones que conforman la Unión”, denuncian en la declaración salida de su segundo encuentro.
Apuntan que la Unión Europea está en peligro de “alejarse de los ideales europeos cristianos sobre los que se fundó” y por tanto se comprometen a “defender Europa de las amenazas exteriores e interiores”.
Han llegado por tanto a acuerdos para el apoyo a políticas que fomenten la natalidad, la protección de las fronteras y “libertad de disponer de energía, de industria y de un sector primario fuerte”, bajo el principio de “preferencia comunitaria” para que las mercancías producidas en Europa tengan prioridad sobre la mercancía de terceros países.