El histórico etarra «Fiti» sería excarcelado ya con el «descuento» de su prisión en Francia

Un informe de la AVT alerta de que, si la reforma legal que niega el Gobierno sale adelante, siete miembros de ETA habrían cumplido ya sus condenas

José María Arregi Erostarbe, "Fiti", en la imagen en 2007, es con sus 75 años el segundo preso de más edad de ETA
José María Arregi Erostarbe, "Fiti", en la imagen en 2007, es con sus 75 años el segundo preso de más edad de ETA FOTO: Juanjo Martín EFE

La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) ha puesto nombre y apellidos a los 48 etarras que saldrían de prisión en los próximos años si el Gobierno lleva adelante una reforma legal para descontarles las penas cumplidas en Francia. El Gobierno ya ha negado, a través del Ministerio del Interior, que se vaya a llevar a cabo esa reforma, que según ha trasladado a las víctimas únicamente se ceñirá al intercambio sobre antecedentes penales entre los países de la UE, pero la AVT no se fía y hoy mismo presentará un extenso dossier en el que detalla las consecuencias de una hipotética aplicación de ese «descuento» en las penas de prisión pendientes de cumplimiento efectivo.

La más inmediata, según ha podido saber LA RAZÓN, es que siete etarras tendrían que ser inmediatamente excarcelados porque, de descontarles el tiempo de estancia en prisión en el país vecino, todos ellos ya habrían cumplido sus condenas a día de hoy.

Entre ellos se encuentra el histórico ex dirigente de ETA José María Arregi, «Fiti», ex responsable del «aparato político» de la banda terrorista, que está previsto que cumpla su condena en diciembre de 2026 pero a quien, si se le descontasen los ocho años que pasó en prisión en Francia debería haber salido de la cárcel en diciembre de 2018.

Arregi, de 75 años y condenado a penas que suman 2.000 años de cárcel, es el segundo preso de más edad de ETA que aún cumple condena (tras Sebastián Echániz, aunque éste en régimen de semilibertad).

También el etarra Altable

Pero no sería el único que se vería beneficiado por esa medida. Según las fuentes consultadas, también el etarra Jesús María Altable habría cumplido ya su condena, por lo que debería ser excarcelado, de prosperar la reforma legal que teme la AVT. Pero en el caso de Altable –condenado por el asesinato del guardia civil Luis Ollo Ochoa en 1984– la «rebaja» tendría consecuencias prácticas casi irrelevantes, pues está previsto que extinga su condena el próximo mes de mayo. Una salida de prisión que, en todo caso, se habría producido en 2017 si se le hubieran descontado los cinco años que pasó encarcelado en el país vecino cumpliendo condena.

Los dos ex miembros de ETA se han beneficiado de la política de acercamiento de presos etarras a cárceles próximas al País Vasco y Navarra puesta en marcha por el Gobierno. «Fiti» –que fue detenido junto a «Txelis» y «Pakito» en la histórica operación policial que descabezó la cúpula de ETA en Bidart en 1992– fue trasladado a la prisión de Villabona en 2019 y, meses después, a la de Martutene, en San Sebastián. Por otra parte, Interior autorizó en julio del pasado año el traslado de Altable al centro penitenciario de Pamplona.

Como informó este periódico, en los próximos diez años está previsto que salgan de prisión más de un centenar de terroristas, entre ellos históricos de ETA como el ex «jefe militar» de la banda Javier García Gaztelu, «Txapote», condenado entre otros por el asesinato de Miguel Ángel Blanco; el que también fuera responsable de los «comandos» Juan Luis Aguirre Lete, condenado por ordenar el secuestro de Ortega Lara; y el sanguinario Henri Parot, condenado por 39 asesinatos, entre ellos el atentado contra la casa cuartel de Zaragoza, a penas que suman más de 4.700 años de prisión. En el caso de “Txapote”, si se le descontara los años que estuvo encarcelado en Francia su salida de prisión -prevista en la actualidad para 2031- se adelantaría a 2025.

“Fiti”, un alias que le puso la Policía

A José Arregui no le gusta que le apoden «Fiti». Se lo puso la Policía porque protagonizó una espectacular huida a bordo de un Renault 8 TS cuando iba a ser capturado. No hubo manera de alcanzarle en su veloz carrera y, de ahí, lo de «Fitipaldi», por el corredor de Fórmula 1 brasileño Emerson Fitipaldi.
Nacido en Oñate en 1946, logró escaparse a Francia , donde, con el paso del tiempo y en función de la detención de sus antecesores en el «cargo», terminó siendo responsable del «aparato de logística» y, en concreto, de suministrar a los «comandos» todo lo necesario para sus campañas de atentados en España.
Entre otros materiales les entregaba, por medio de citas concertadas y tras la actuación del «comando roba coches», los automóviles cargados de explosivos con los que se cometieron algunos de los atentados más sanguinarios (Hipercor, Zaragoza) hasta su detención, junto con los otros dos miembros del colectivo «Artapalo», Francisco Múgica, Pakito»; y José Luis Álvarez Santacristina, «Txelis», el 29 de marzo de 1992 en la localidad francesa de Bidart. Estaban los tres reunidos para planificar la campaña criminal de aquel año emblemático para España