Don Benito y Villanueva de la Serena: la fusión que verán los nietos de Adelaida

Los vecinos subrayan que los beneficios llegará a largo plazo

Una mole de vigas, cemento y grúas se aprecia en uno de los laterales de la carretera de cuatro kilómetros que separa los municipios extremeños de Don Benito y Villanueva de la Serena. Es el nuevo Hospital, símbolo de lo que será la nueva ciudad de más de 60.000 vecinos fruto de la unión de ambos municipios. Los vecinos decidieron en una consulta popular, hace hoy una semana, fusionarse para alumbrar la que será la tercera ciudad más grande de Extremadura, solo por detrás de Badajoz y Cáceres. LA RAZÓN recorre las calles de ambas localidades y charla con los alcaldes que lograron materializar un reclamación con más de cincuenta años de antigüedad para conocer qué esperan todos de la unificación.

Aunque la votación transcurrió con normalidad, la confusión y el nerviosismo se extendió entre los vecinos de ambas ciudades a causa de un problema informático que retrasó la publicación del resultado. Ya con los datos en la mano, el alboroto se apoderó de los vecinos, ya que el sí en una de las localidades –Don Benito– se obtuvo por solo un puñado de votos. Las bases de la consulta exigían que, para continuar con la unión, en los dos municipios se debía superar el 66% de apoyos al plan. Mientras en Villanueva el 90,49% de los vecinos bendijo la fusión (frente al no del 9,03%), en Don Benito fue el 66,27% de los votantes (con un 33,27 en contra). La aprobación se logró por los pelos.

Don Benito y Villanueva de la Serena.
Don Benito y Villanueva de la Serena. FOTO: Gonzalo Pérez Mata La Razón

En una conversación en el campo de fútbol de Don Benito, que hoy acoge el primer derbi de la nueva era, ambos regidores quitan hierro a la polémica y defienden el resultado. «Nosotros lo pusimos para aprobar con buena nota, no solo para aprobar, sacar más de un 66%. Queríamos ser exigentes, por lo tanto, estamos contentos con el resultado. Uno no puede estar triste sacando más de un 66%, sino todo lo contrario», argumenta José Luis Quintana Álvarez. «Hace tres años, aquí en este país una comunidad se quiso separar con un 51% de resultado», replica Miguel Ángel Gallardo, el de Villanueva de la Serena.

En las calles, una inmensa mayoría está a favor de la fusión porque confían en los beneficios económicos, empresariales y avances en sectores como la Sanidad o la Educación que surgirán de la alianza. Sin embargo, pese a que las aguas están tranquilas, lo cierto es que históricamente siempre ha habido cierta rivalidad entre ambas localidades, tal y como describe, Adelaida, una de las vecinas de Villanueva que votó sí en el referéndum y destaca la diferencia en los porcentajes de apoyo entre ambas localidades. «No todos en Don Benito estarán contentos», dice entre risas. Apunta que no sabría concretar el origen de esta vieja rivalidad entre estas dos ciudades de las Vegas Altas que, por otro lado, «es normal entre dos ciudades próximas y tan similares en recursos y población». Aunque con historias distintas Calabazones (Don Benito) y serones (Villanueva) siempre han estado predestinados a confluir. A mediados del siglo XIX Isabel II les otorgó el título de ciudad casi a la par, en atención a su creciente desarrollo porque ambas tienen en común su carácter y riqueza agrícola. Y ya en la actualidad, su reivindicación común de una Universidad las unió hasta el punto que es unas de las principales esperanzas de los vecinos tras la fusión. «Yo no creo que vea muchos cambios porque será un proceso que lleve varios años, pero estoy segura de que esta fusión beneficiará a mis nietos que se quedarán aquí a estudiar y vivir», asevera Adelaida.

Se calcula que será en 2027 cuándo la ciudad celebre sus primeras elecciones en las que se elegirá al alcalde del futuro. Hasta entonces, sobre la mesa todavía hay muchos flecos por resolver. El asunto del nombre de la nueva ciudad es el aspecto más inmediato. «Vamos a hacer una comisión que estará formada por doce personas y nos dará unos nombres y a partir de ahí ya veremos», explica el alcalde de Don Benito. «Será una comisión paritaria en género y en franjas de edad. Lo que queremos es que sea integrador y unificador», añade el de Villanueva de la Serena.

Comparativa entre los dos municipios de Extremadura
Comparativa entre los dos municipios de Extremadura FOTO: T. Nieto

No obstante entre los vecinos hay discrepancias respecto a la nomenclatura. «Yo siempre seré de Villanueva», dice Adelaida. «A mí que no me quiten mi Don Benito», asegura Noelia. Lo mismo sucede con las fiestas patronales, una cuestión para la que los regidores ya tienen solución: se mantendrán todas las festividades, aseguran. «Que no nos quiten el Santiaguito», dicen los vecinos de Villanueva. La patrona de Don Benito es Nuestra Señora de las Cruces, el 12 de octubre y en Villanueva honran a Santiago y Santa Ana, el 25 de julio. No obstante, al igual que ocurre en tantos municipios de España que están próximos es habitual que los vecinos festejen y celebren ambas.

Don Benito y Villanueva de la Serena.
Don Benito y Villanueva de la Serena. FOTO: Gonzalo Pérez Mata La Razón

Manuel toma un cerveza en una de las cafeterías de Don Benito, el municipio que a día de hoy concentra más restaurantes y tiendas. Aunque ve con buenos ojos la unificación de ambos municipios detecta que pueden surgir varios problemas. «¿Donde se va a ubicar el Ayuntamiento?; ¿Cuánto va a costar cambiar el nombre de las calles?; ¿tenemos que volver a expedir el documento de identidad...? Hay muchísimas cosas en las que creo que no se ha pensado», enumera. «Es complicado aunque supongo que lo habrán estudiado si se ha hecho la votación. Será como siempre, lo más complicado para el ciudadano», concluye.

Alexandra también encuentra ciertos interrogantes. En su caso, decidió no participar en la consulta popular pese a parecerle buena idea. Sin embargo, le preocupa que con el aumento de tamaño y de servicios también se multipliquen los impuestos.

Don Benito y Villanueva de la Serena.
Don Benito y Villanueva de la Serena. FOTO: Gonzalo Pérez Mata La Razón

A efectos administrativos, Don Benito y Villanueva ya son una sola ciudad de más de 60.000 habitantes, lo que, según explican los alcaldes, les permitirá acceder al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. «Cuando se conocieron los resultados el compromiso de la ministra de política territorial se hizo firme. Era un compromiso del Estado», destacan. Al doblar su tamaño también se duplican sus ayudas ya que ahora «tendremos re cursos procedentes de la Participación en los Ingresos tributarios del Estado (PIE), y por otra lado, acceso a ayudas que ahora no tenemos», señalan. La Universidad de Extremadura pronostica que la renta media de los ciudadanos mejorará en un 2,75% y la tasa de desempleo bajará un 5%, gracias en parte a la llegada de inversiones en una plataforma logística que ese está proyectando. A priori, todo ventajas ya que como dice el refranero... «Para matrimonio bonito, él de Villanueva y ella de Don Benito».

Don Benito y Villanueva de la Serena.
Don Benito y Villanueva de la Serena. FOTO: Gonzalo Pérez Mata La Razón