Podemos eleva el órdago con el PSOE por los abusos de la Iglesia

Planea votar en contra de la iniciativa del Defensor del Pueblo para investigar los casos de la Iglesia

El presidente del grupo confederal Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común, Jaume Asens, este martes durante la rueda de prensa en el Congreso de los Diputados
El presidente del grupo confederal Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común, Jaume Asens, este martes durante la rueda de prensa en el Congreso de los Diputados FOTO: Chema Moya EFE

El papel de la Cámara Baja como escenario para que salga a la luz la investigación sobre los casos de pederastia en la Iglesia sigue siendo el punto máximo de desacuerdo entre PSOE y Unidas Podemos. Tanto que las dos comisiones de investigación, cada una impulsada por uno de los partidos que conviven en Moncloa, no cuentan con el consenso de los principales grupos de izquierda en el Congreso de los Diputados.

Si bien Podemos se había abierto a retirar su comisión que tenía como protagonista al Congreso si no llegaba a un acuerdo con su socio, ahora elevan la pugna y no solo no la retiran, sino que hoy deberá votarse en la Junta de Portavoces la solicitud de comisión de investigación a propuesta de Podemos y ERC para que sea el Congreso de los Diputados quien investigue el asunto. Desde el espacio confederal muestran su hartazgo tras haber concedido tres semanas de tiempo a los socialistas para llegar a un consenso «en un gesto de buena voluntad», según defienden.

El PSOE, por su parte, no apoyará hoy la iniciativa morada y tan solo aprobará la impulsada por ellos mismos, para que sea el Defensor del Pueblo quien canalice los trabajos. Cuentan, además, con el respaldo del PNV.

Sin este consenso, los morados han elevado incluso el órdago a su socio al anunciar la creación de una «comisión de la verdad» con alcance legislativo, social y político. Un organismo que según el espacio confederal debe estar garantizado a través de un decreto ley o en una ley. Para los morados, que sea el Congreso el organismo que lidere los trabajos es vital porque, según defienden, mientras que la guiada por el Defensor del Pueblo no implicaría a los comparecientes la obligatoriedad de asistir, la del Congreso sí. Según el partido, la comisión tiene capacidad coercitiva a la hora de llevar a cabo las investigaciones, lo que le da una potencia de llegar más lejos que el Defensor del Pueblo.

Ayer, el jefe del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, fue claro al asegurar en rueda de prensa que «nos disgusta la propuesta del PSOE porque creemos que el Defensor del Pueblo no es el mejor mecanismo para llevar a cabo la investigación». Los morados sí aceptan que el Defensor pueda tener un papel en la investigación en el Congreso, pero no principal. «No es el mejor mecanismo para investigar estos delitos», censuró para recalcar que «el Defensor no tiene ni poderes ni competencias». En el grupo de Unidas Podemos repiten que si bien el objetivo era el de llegar a un acuerdo, ahora no pueden esperar más porque, las víctimas de abusos con las que ellos hablan les están «exigiendo» nuevos pasos. Para Asens, «el tiempo de las buenas palabras ya ha pasado» y toca «tomar decisiones». Aun así, Unidas Podemos trató ayer, por última vez, de llegar a consenso con el PSOE. Incluso, en estos días han presentado su lista de comparecientes y la guía que proponen para la iniciativa.

Así será en la votación de hoy donde los socialistas se verán obligados a posicionarse a favor o en contra de su socio. Fuentes parlamentarias indican que los socialistas no se moverán de posición y desde Unidas Podemos también son conscientes de este punto y es por ello que, si este voto en contra se confirma este miércoles, los morados amenazan con no apoyar la iniciativa de los socialistas que llegará al pleno la próxima semana. Según explicó ayer Jaume Asens, serán las víctimas las que marquen la hoja de ruta.

El PSOE cree que esa vía «solo haría ruido» y podría convertirse en un «espectáculo» y se avienen ahora a que el Defensor del Pueblo pueda acudir al Congreso de los Diputados a informar puntualmente en una comisión mixta de la Cámara Baja y del Senado, tanto a petición propia como por parte de los grupos parlamentarios.