Sánchez rectifica y enviará armas a Ucrania al margen de la UE

El presidente anuncia que se incluirá a Rusia en la lista negra de paraísos fiscales y que se prorrogarán las rebajas fiscales en la factura de la luz

Ni 24 horas. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha perpetrado un golpe de timón en su estrategia de respuesta a la invasión rusa en Ucrania. El jefe del Ejecutivo ha anunciado hoy durante su comparecencia a petición propia en el Congreso que “España enviará material militar ofensivo a la resistencia ucraniana”. Esta posición supone una rectificación respecto a la postura que el Ejecutivo ha mantenido hasta hace escasas 24 horas, cuando rechazaba este envío bilateral y aseguraba que era suficiente la entrega de armas a través del Fondo de Apoyo a la Paz.

De hecho, desde Moncloa se reivindicaba ayer mismo que este era “el mecanismo adecuado” y defendía que España es el cuarto país que más aporta al citado fondo, un total de 40 millones de euros (8,7%). El montante total del fondo son 500 millones de euros: 450 material ofensivo y 50 ayuda humanitaria. Sin embargo y ante las dudas de algunos grupos parlamentarios que “han cuestionado el compromiso” del Gobierno con la respuesta a la invasión de Putin, el Gobierno ha decidido cambiar su posición. Una posición en la que se estaba quedando aislado en Europa. En Moncloa señalan también que la decisión obedece a que estamos en “un momento decisivo”, en el que se ha recrudecido la escalada bélica.

Fuentes gubernamentales evitan concretar detalles logísticos, más allá del anuncio. Consideran que “lo sustancial” hoy es “la decisión política, el compromiso y la firmeza del anuncio”. Se asegura que la información es “muy sensible” y se trabajará con “cuidado” por cuestiones de seguridad. Avanzan que en la reunión de ministros de Exteriores de la UE del pasado fin de semana se evaluaron las necesidades de material que Ucrania solicitó y el envío se hará en concordancia con esas necesidades.

El presidente ha defendido este cambio de criterio en favor de la búsqueda de la “unidad” con el resto de partidos políticos, sin embargo, esta unidad no existe a nivel interno dentro de la coalición. El rechazo a enviar armas de manera bilateral se había fraguado en la negociación que se ha mantenido con Podemos para evitar abrir un nuevo frente. La vicepresidenta Yolanda Díaz a su llegada al Congreso aseguraba que “todas las medidas que sean eficaces para combatir esta guerra van a ser compartidas”.

Sin embargo, la posición de Díaz que asegura que “el presidente cuenta con todo su apoyo” choca con la de los miembros del partido morado dentro del Gobierno, que no han aplaudido el anuncio del presidente y lo rechazan abiertamente: “Es un error porque no resuelve el conflicto”. En Podemos hay malestar y el propio presidente les lanzó un dardo desde la tribuna: “No nos equivoquemos. El “No a la guerra” de Irak es hoy el “No a la guerra” de Putin”.

En su turno de réplica, Sánchez ha vuelto a incidir en que los morados “se equivocan” en sus posicionamientos. El presidente ha recordado que “Ucrania tiene estatuto de país agredido” y que, por tanto, “tiene derecho a defenderse”. Además, asegura que el país está “combatiendo de manera desigual frente a una potencia agresora”. “Yo también defiendo el “No a la guerra”, pero no es solo un lema, “No a la guerra” es también contribuir entre todos a la desescalada y ayudar a una población que está sin capacidad de poder defenderse en condiciones de igualdad”, ha asegurado, para reclamar “calma y prudencia” sin alimentar discursos bélicos que no contribuyen a las soluciones, sino a exacerbar el conflicto.

De hecho, estas discrepancias en el seno de la coalición las ha utilizado el principal partido de la oposición para tender la mano al Gobierno. “Si sus aliados de la coalición le fallan, no se preocupe, recorreremos juntos este camino”, se ha brindado Cuca Gamarra en su intervención defendiendo la posición del PP. “No falle al pueblo de Ucrania ni al pueblo de España”, ha señalado la portavoz popular.

“Gran acuerdo de país”

Además del cambio de rumbo en el envío de armas, el presidente del Gobierno también ha hecho otros anuncios. Si el lunes avanzaba que pediría unidad a los partidos políticos y a los agentes económicos, Sánchez ha concretado hoy esa petición en el impulso de un Plan Nacional de Respuesta al Impacto de la Guerra. Un gran acuerdo de país abierto a las aportaciones a los grupos políticos, los gobiernos autonómicos y los agentes sociales.

En este paquete se prevé avanzar en un pacto de rentas en la mesa del diálogo social; también promover la protección a las familias más vulnerables, con la prórroga del escudo social, que el presidente del Gobierno llevará a la próxima Conferencia de Presidentes para lograr el acuerdo de todas las CCAA y promover actuaciones en el plano de la transición energética. En este sentido, también se tomarán medidas adicionales para proteger a las familias y las empresas ante la subida de la factura de la luz que se prevé. Por ello, el Gobierno prorrogará las bajadas fiscales actuales en los precios de la energía hasta el 30 de junio. También se incluirá a Rusia en la lista negra de paraísos fiscales.