Yolanda Díaz vuelve a cerrar filas con Sánchez y Podemos ratifica el “error” de enviar armas a Ucrania

La vicepresidenta recuerda a los morados que es el presidente quien “marca la posición del Gobierno” y descarta una crisis en el Ejecutivo de coalición

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i) conversa con la vicepresidenta segunda del Gobieno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz) durante la sesión plenaria en el Congres
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i) conversa con la vicepresidenta segunda del Gobieno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz) durante la sesión plenaria en el Congres FOTO: Emilio Naranjo EFE

La ruptura de la unidad en Unidas Podemos se certificó en el pleno de este miércoles después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciara el envío de armas por parte de España a Ucrania, alineándose así con el resto de países europeos. La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz apoyó la decisión del Ejecutivo, mientras que Podemos salió en tromba a rechazar esta medida y a denunciar que la Unión Europea y España están “descuidando las vías diplomáticas”.

La jornada marcó la división que existe dentro de la coalición Unidas Podemos, que ya se venía visibilizando en las distintas sensibilidades que forman el grupo de izquierdas. Y es que dentro del espacio confederal hay fisuras ya dentro de los comunes y hasta en Izquierda Unida en cuanto a la gestión que debe hacer España respecto al conflicto bélico. La ruptura de una posición común en este asunto fue salvada por la vicepresidenta con su apoyo expreso al presidente del Gobierno. El escenario contrario habría podido conllevar a una nueva brecha en el seno del Gobierno de coalición. Desde el ala morada se advirtió al sector socialista -que solo había sido tanteado y no informado sobre el anuncio de Sánchez- de que sí se materializaba el envío de armas ello “tensionaría” a la coalición. La vicepresidenta sí había sido informada y se encontraba coordinada con el presidente del Ejecutivo y había mostrado su apoyo. Los morados, a su vez, sentían que el PSOE había incumplido su promesa de contenerse en el envío de armas.

Hoy, tras quedar patente esta nueva división entre la vicepresidenta y Podemos, Yolanda Díaz ha vuelto a cerrar filas con Pedro Sánchez. A su vez ha querido contestar a este sector crítico en Moncloa que denuncia que el Ejecutivo no se emplea en las vías diplomáticas y que puja por una “solución dialogada y pacífica al conflicto”. Ante esto, Díaz asegura que la “diplomacia no se ha interrumpido”.

Desde Andalucía, donde la vicepresidenta tiene una intensa agenda de trabajo para dar a conocer la reforma laboral junto a los sindicatos, Díaz ha querido rebajar al mínimo las discrepancias que existen dentro de la coalición morada. Ha vuelto a situarse junto al Gobierno y ha instado a la lealtad de todos los ministros. “El Gobierno está comprometido con la defensa de la legalidad internacional y la condena de lo que estamos viendo que es una situación inédita en la que Rusia invade un país y convierte a Ucrania en un país con estatuto de agredido”, y que tiene “derecho” a la “legítima defensa”.

Además, la vicepresidenta ha querido remarcar que el Gobierno “tiene una sola voz” y ha recordado a Podemos que “la política exterior la marca el presidente del Gobierno”. A la vicepresidenta no le preocupan estas discrepancias y garantiza que el “Gobierno está unido”. Con la vicepresidenta se ha situado el titular de Universidades Joan Subirats, que hoy ha certificado su “total apoyo” a la posición del Gobierno y ha recalcado que ésta “se manifiesta a través del presidente”.

Mientras, el partido morado no rebaja sus críticas y tras escuchar a Yolanda Díaz, ha ahondado en sus reivindicaciones y ha vuelto a tildar de “error” el envío de armas. Ha sido el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, quien ha recogido la posición de los morados al reivindicar que “defender las vías negociadas y paz es lo más sensato” aunque les “acribillen”. Hoy la ministra de Igualdad también ha manifestado su posición contraria al envío bilateral de armamento a Ucrania.