Don Juan Carlos no descarta regresar a España “con la mayor privacidad”

Comunica que regresará “con frecuencia a España” para visitar “a la familia y amigos”, aunque no de forma inmediata, pero no descarta volver a residir en nuestro país en el futuro

Don Juan Carlos no tiene intención de regresar a España, al menos de momento. Así lo ha hecho público en un carta dirigida a Felipe VI en la que le comunica -una vez archivadas por la Fiscalía todas las investigaciones contra él- que seguirá residiendo en Abu Dabi -adonde se trasladó hace ahora 19 meses, en agosto de 2020- “de forma permanente”. Y aunque deja claro que volverá “con frecuencia” a España -”a la que siempre llevo en el corazón”, recalca- para “visitar a la familia y amigos”, aclara que no será “de forma inmediata”.

El rey emérito dice ser “consciente de la trascendencia para la opinión pública de los acontecimientos pasados” de su vida privada, que lamenta “sinceramente”. Pero, añade, siente un “legítimo orgullo” por su “contribución a la convivencia democrática y a las libertades en España, fruto del esfuerzo y sacrificio colectivo de todos los españoles”.

En Abu Dabi, dice, ha encontrado “tranquilidad, especialmente para este período de mi vida”. A Abu Dabi se trasladó, hace hincapié en la carta a su hijo, “guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a España y a todos los españoles, a sus instituciones y a ti como Rey”. A Felipe VI, recuerda en la misiva, le comunicó entonces su decisión de trasladarse fuera de España “para facilitarte el ejercicio de tus funciones”. En la capital de Emiratos Árabes Unidos, continúa, “he adaptado mi forma de vida”, por lo que agradece al país “su magnífica hospitalidad”.

Organizará su vida personal con “la mayor privacidad posible”

El padre de Felipe VI ha dado a conocer su decisión a través de un comunicado a través de la Casa de Su Majestad el Rey cinco días después de que la Fiscalía del Tribunal Supremo archivase definitivamente las tres líneas de investigación que mantenía abiertas con el rey emérito en el punto de mira al considerar que o bien no existen indicios suficientes contra él, o estaba protegido por la inviolabilidad o amparado por las dos regularizaciones fiscales que llevó a cabo o bien los hechos estarían ya prescritos.

Don Juan Carlos dice estar dispuesto a “culminar” esta etapa de su vida “desde la serenidad y la perspectiva que ofrece el tiempo transcurrido”. A su hijo le precisa, que como le comunicó en 2019, seguirá retirado de la vida pública. “En este sentido, tanto en mis visitas como si en el futuro volviera a residir en España, es mi propósito organizar mi vida personal y mi lugar de residencia en ámbitos de carácter privado para continuar disfrutando de la mayor privacidad posible”.

El padre de Felipe VI traslada a su hijo que siempre que le parezca bien, su deseo es que haga pública esta carta “para conocimiento de todos los españoles y en la fecha que estimes oportuna”. Y se despide trasladándole su “lealtad, cariño y el orgullo inmenso que siento por ti”.

Cinco días después del carpetazo de la Fiscalía

El archivo por parte de la Fiscalía de todas las investigaciones contra Don Juan Carlos el pasado miércoles supuso que ninguna de ellas llegase a judicializarse finalmente. Por un lado, la Fiscalía del alto tribunal no halló indicios sólidos de que los 100 millones de dólares (65 millones de euros) que percibió del entonces rey de Arabia Saudí fuesen una comisión por su intermediación para la adjudicación a empresarios españoles de las obras del AVE de Medina a la Meca. Fue, precisó, un regalo que, aunque podía constituir un delito de cohecho, estaría en todo caso prescrito.

Ese dinero, ingresado en una cuenta de la Fundación Lucum en Panamá) terminó en manos de su ex amante Corinna Larsen -cuyas conversaciones con el comisario Villarejo, grabadas por éste en Londres, dieron lugar precisamente al comienzo de la pesadilla judicial de Don Juan Carlos- mediante una transferencia a una cuenta en Bahamas.

La Fiscalía argumentó que su posible responsabilidad penal por los ejercicios de 2008 a 2011 (cuyas cuotas defraudas superaban “con creces” los 120.000 euros que marcan el linde del delito fiscal) está ya prescrita y que respecto a 2012 , Don Juan Carlos estaba amparado por su inviolabilidad, que mantuvo hasta su abdicación el 19 de junio de 2014.

Los pagos de un empresario mexicano

El Ministerio Público también archivó la segunda línea de investigación -impulsada tras una alerta del Sepblac-, los gastos con tarjetas opacas que llevaron a cabo Don Juan Carlos y su familia (no Felipe VI ni la Reina Letizia) entre 2016 y 2019 abonados por el empresario mexicano Allen Sanginés Krause a través del que fuera ayudante de campo del soberano, el coronel Nicolás Murga.

Además de 516.606 euros en transferencias, Sanginés Krause también pagó 471.673 euros a Viajes El Corte Inglés y servicios sanitarios a Don Juan Carlos en 2017 y 2018 por un total de 95.365 euros. De ninguno de estos desembolsos “hay constancia de contraprestación alguna”.

Eran, por tanto, “donaciones”. El rey emérito llevó a cabo una regularización en diciembre de 2020 por 678.393 euros para ponerse al día con Hacienda de todos estos ingresos no declarados. Para la Fiscalía, Don Juan Carlos no tenía conocimiento en esas fechas de que se le estaba investigando por irregularidades fiscales.

El trust de Jersey

Por último, en cuanto a “The JRM Trust”, el Trust de Jersey que se nutrió con dos fondos previos constituidos por Manuel de Prado y Colón de Carvajal por si Don Juan Carlos era apartado de la jefatura de Estado por un golpe o su posición institucional sufría un menoscabo, la Fiscalía concluyó que en ningún caso figuró como beneficiario ni percibió cantidad alguna (ni él ni su familia).

Y en cuanto a los gastos del padre de Felipe VI que fueron sufragados por la Fundación Zagatka de su primo lejano Álvaro de Orleans, el decreto de archivo del fiscal jefe de Anticorrupción, Alejandro Luzón, incidía en que los posteriores a la fecha de su abdicación (cuando se le podía exigir responsabilidad penal) “no se ha podido determinar con precisión la procedencia y la cuantía de esos fondos”.

Tras conocer la decisión de la Fiscalía del Tribunal Supremo de archivar todas las investigaciones contra el Rey Emérito, su abogado hizo público horas después un comunicado en el que ya adelantó que, tras estudiar esas resoluciones, esta misma semana haría “las valoraciones que correspondan”. Sánchez-Junco afirmaba asimismo que trasladaría “las decisiones que pueda tomar Don Juan Carlos”.