La Conferencia de Presidentes aprobará reunirse al menos dos veces al año

La reunión de mañana en La Palma modificará su Reglamento para agilizar los trabajos e implementar sus acuerdos

SM el Rey Felipe VI, preside la conferencia de presidentes autonómicos junto a Pedro Sánchez que se celebró en la ciudad de Salamanca.
SM el Rey Felipe VI, preside la conferencia de presidentes autonómicos junto a Pedro Sánchez que se celebró en la ciudad de Salamanca. FOTO: CIPRI PASTRANO DELGADO La Razón

La XXVI Conferencia de Presidentes que se reúne mañana en La Palma se ha convertido en un organismo clave para la gestión de crisis y de la respuesta autonómica adecuada a las mismas. La pandemia puso de relieve una realidad y obligó a reforzar la coordinación entre autonomías y su participación en la toma de decisiones, para perfeccionar así la articulación competencial que regula el reparto de responsabilidades incorporando la planificación estratégica y la evaluación constante y transparente de las políticas públicas. La guerra en Ucrania, que obligó a retrasar la cita, respecto a la fecha inicialmente prevista el 25 de febrero, supone un nuevo reto para encarar las consecuencias económicas del conflicto bélico y la respuesta en la acogida de refugiados en nuestro país.

El presidente del Gobierno acuñó el término de la coogobernanza, pero el compromiso del Ejecutivo con la colaboración territorial va más allá del ámbito retórico y mañana quedará reflejado negro sobre blanco con el impulso de un nuevo Reglamento de la Conferencia de Presidentes en el que se quiere reforzar este órgano con la celebración de al menos dos reuniones al año. Esto supone aumentar la cadencia, que hasta ahora solo fijaba la obligatoriedad de celebrar una al año. Un compromiso que no se había cumplido hasta que se desató la pandemia y se multiplicaron las reuniones.

Además de aumentar su periodicidad, el nuevo Reglamento prevé la adopción de acuerdos «por consenso» de todos los miembros presentes de la Conferencia, siempre que asistan dos tercios de los presidentes autonómicos. En el caso de las recomendaciones será suficiente con el aval del presidente del Gobierno y dos tercios de los líderes territoriales presentes y, aunque solo obligan a aquellos que las han avalado, podrán adherirse con posterioridad otras regiones, aunque en un principio no hayan votado de manera favorable. El objetivo es aportar mayor agilidad a los trabajos y a la convocatoria, de manera que los plazos para ello también se acortan, aportando un mayor dinamismo a la gestión.

En el orden del día, además de la citada aprobación de la modificación del Reglamento de la Conferencia de Presidentes se aprobará un plan de cooperación para la respuesta al impacto de la guerra en Ucrania; se hará una valoración de la recuperación económica y social y del estado de ejecución de los Fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia; se analizará la situación epidemiológica derivada de la pandemia ocasionada por la Covid-19 y se impulsará la cooperación en materia de emergencias en protección civil.

El Gobierno quiere impulsar mecanismos de cooperación con las comunidades en cuatro ámbitos: ayuda humanitaria, acogida y protección de refugiados, ciberseguridad y medidas de impacto socioeconómico, así como una condena explícita de la invasión de Putin. Entre las medidas concretas que se propondrán están la reducción del coste energético, la aceleración de la transición verde y la concienciación del ahorro energético, la creación de una reserva nacional de bienes estratégicos o una respuesta coordinada y de calidad frente a los ciberataques.