Díaz refuerza la coordinación con sus ministros tras las discrepancias por Ucrania

La vicepresidenta cita a los morados para preparar propuestas económicas consensuadas frente a la guerra.

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el ministro de Consumo, Alberto Garzón, a su llegada   una sesión plenaria en el Congreso de los Diputados
La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el ministro de Consumo, Alberto Garzón, a su llegada una sesión plenaria en el Congreso de los Diputados FOTO: Jesús Hellín Europa Press

Tanto Unidas Podemos como la vicepresidenta Yolanda Díaz aseguran haber “pasado página” ya de una de las mayores crisis internas que han vivido los morados desde la salida de Pablo Iglesias de la política. Fue a cuenta de la decisión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de enviar armas a los ucranianos para defenderse de la invasión rusa.

Este choque en el seno de Unidas Podemos destapó las discrepancias latentes en el espacio confederal y con Yolanda Díaz. El espacio quedó dividido entre quienes cerraron filas con el líder del Ejecutivo, como la vicepresidenta y el ministro de Consumo, Alberto Garzón, o el titular de Universidades, Joan Subirats, mientras que las ministras Ione Belarra, Irene Montero y el portavoz Pablo Echenique se posicionaron en contra. Un embrollo que llegó en medio de las diferencias sustanciales entre Díaz y Podemos en cuanto al proceso de escucha que la vicepresidenta iniciará el próximo mes y que hizo a los morados mostrar su malestar ante la posibilidad de que ésta se distanciara en exceso de la marca morada.

Ahora, con el fin de solucionar la falta de coordinación entre los ministros morados, la vicepresidenta ha decidido reunir de manera periódica a sus ministros y secretarios de Estado para lograr una respuesta coordinada en el seno del Gobierno en cuanto a las medidas que los ministros proponen, ahora centradas en superar la crisis económica derivada del conflicto bélico. Desde Podemos ven con buenos ojos este tipo de “cónclaves”, aunque remarcan la importancia de reunir al espacio confederal al completo, donde sí están representadas todas las fuerzas de Unidas Podemos. De momento, este foro sigue sin convocarse desde hace meses.

Precisamente ayer, la vicepresidenta se reunió con los ministros de Derechos Sociales, Ione Belarra, la titular de Igualdad, Irene Montero, el ministro de Consumo, Alberto Garzón y el titular de Universidades, Joan Subirats, así como con los secretarios de Estado de Igualdad, Ángela Rodríguez “Palm”, de Derechos Sociales, Nacho Álvarez y el de Agenda 2030, Enrique Santiago con el fin de consensuar una respuesta unánime para enviar a la parte socialista del Gobierno para paliar la crisis económica derivada de la guerra. Una cita que llega después de que Díaz mostrara unidad con sus ministros al rechazar el aumento del presupuesto en Defensa que ha anunciado el presidente del Gobierno. Si bien, los morados se oponen, sí reconocen que acatarán la decisión de Sánchez, al entender que son competencias que manejan los socialistas.

Desde Podemos ya se han trasladado varias propuestas a su socio en Moncloa bajo el epígrafe de “segundo escudo social y verde”. En este paquete de propuestas, los morados buscan un cheque de 300 euros a todas las familias para ayudarles a pagar el gas y la electricidad, además de otras ayudas al sector primario y medidas fiscales y de control del precio de la luz ya defendidas por el espacio confederal. También tratan de suprimir los beneficios caído del cielo o un impuesto a las grandes fortunas y el recargo del 10 por ciento en el impuesto de Sociedades a las empresas eléctricas.