Los buques españoles desplegados con la OTAN, en “tensión operativa” y listos para activarse

Robles visita en Creta a los 300 militares integrados en las fuerzas navales permanentes de la Alianza y confirma que “no van a ir al Mar Negro”

La ministra de Defensa, Margarita Robles a bordo del Buque de Acción Marítima "Meteoro"
La ministra de Defensa, Margarita Robles a bordo del Buque de Acción Marítima "Meteoro" FOTO: Ministerio de Defensa EFE/Ministerio de Defensa

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha visitado hoy en Creta a los tres buques de guerra españoles que desde el pasado mes están desplegados con las fuerzas navales permanentes de la OTAN en el área del Mediterráneo oriental: la fragata “Blas de Lezo”, el Buque de Acción Marítima “Meteoro” y el cazaminas “Sella”, cuyos despliegues se adelantaron por las tensiones con Rusia previas a la invasión. Allí ha asegurado que los tres barcos están en un contexto de “tensión operativa” y preparados para activarse e intervenir en el caso de que la Alianza decida emplearlos “en un escenario relacionado con la crisis de Ucrania”.

En concreto, la ministra ha explicado que la situación en el Mediterráneo es de “calma” y que, aunque el área de operaciones de estas agrupaciones navales también incluye el Mar Negro, ha dejado claro que, por el momento, “no van a ir” para evitar cualquier posible conflicto con Rusia, que podría verlo como una provocación.

“Ojalá este sinsentido, esta guerra, acabe pronto”, les ha dicho la titular de Defensa a las dotaciones de los tres buques, añadiendo: “Su presencia aquí, bajo la bandera de la OTAN, tiene un protagonismo muy especial”. “En el futuro podrán contar con orgullo y satisfacción el haber servido a España, a la OTAN y, sobre todo, el haber contribuido a que el mundo pueda ser un lugar mucho más seguro”.

Junto a otras marinas

Los tres buques españoles se encuentran integrados en dos de las cuatro agrupaciones navales permanentes de la OTAN, concebidas como la primera fuerza de reacción naval de la Alianza en el caso de una crisis. Por un lado, la “Blas de Lezo” despliega en la de Superficie nº1 (SNMG-1) con otros seis buques de cinco países (Italia, Grecia, Turquía, Canadá y Reino Unido). Mientras, el “Meteoro” lidera la de Medidas Contraminas nº2 (SNMCMG-2), en la que también está el “Sella” y otros dos buques de Italia y Alemania. Entre los tres barcos españoles suman algo más de 305 efectivos.

Su misión básicamente es la de ejercer como fuerza de disuasión y garantizar la presencia de la Alianza en sus zonas de actuación, que también incluyen el Atlántico, el Mar del Norte y el Báltico. Se encuentran bajo la cadena de mando operativo de la OTAN y conforman el núcleo de la capacidad Marítima de la Fuerza de Respuesta de la Alianza.

Actualmente, tal y como explica Defensa en un comunicado, todos los buques “permanecen en alto nivel de alistamiento” para el caso de que la OTAN decida activarlos y emplearlos “en un escenario relacionado con la crisis de Ucrania”.

Estos tres buques son solo una parte de la aportación española a las fuerzas permanentes aliadas en el flanco este ante el desafío ruso. España también despliega cuatro cazas Eurofighter y 130 efectivos en Bulgaria, como parte de la Policía Aérea Reforzada (eAP), y otros 500 militares, carros de combate y artillería pesada en Letonia, en la Presencia Avanzada Reforzada (eFP), una misión que se ha reforzado en la última semana con 150 efectivos y más medios. Por último, el mes que viene se desplegarán seis cazas y 130 efectivos en Lituania, en la Policía Aérea del Báltico (BAP).