Argumentario de Ferraz: “No ha habido un cambio de posición en relación con el Sáhara”

El PSOE reparte entre los suyos un manual de defensa ante las críticas de Podemos y la oposición: “La diplomacia requiere de tiempo y mucha discreción”

El giro histórico del Gobierno en política exterior ha soliviantado tanto a los socios directos del PSOE, Unidas Podemos, como a los que le sostienen en el Congreso de los Diputados, ERC, PNB, Bildu, Más País, o Compromis, entre otros. Misma sensación en la bancada de la derecha, donde PP, Vox y Ciudadanos exigen explicaciones y acusan de «temeridad» el cambio de postura sobre el Sáhara.

Ante ello, el PSOE ha salido a defender que no ha habido rectificación y a avalar que ha sido la postura de España desde 2008 con José Luis Rodríguez Zapatero a la cabeza. Lo hizo a través de un argumentario distribuido a sus cargos de mando en el que destacan que «no ha habido un cambio de posición en relación con el Sáhara». Este será el discurso que enarbolen los principales portavoces del PSOE sostengan en medios o en el Congreso ante la oposición, cuando se les pregunte por el viraje en la postura en política exterior.

Los socialistas niegan así cesiones a Marruecos por respaldar su plan de autonomía para el Sáhara Occidental, a pesar de que ello supone poner fin a casi 47 años de neutralidad y de que este paso ha supuesto la vuelta de la embajadora de Marruecos a Madrid después de su retirada en mayo de 2021 por tras la crisis diplomática abierta por la acogida de España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali. Y es que la vuelta de la diplomática a España se entiende como gesto por parte del país vecino por el cambio de postura español.

«La postura de España está en el marco de Naciones Unidas y de las resoluciones del Consejo de Seguridad, como la más reciente de ellas, 2602, para encontrar una solución mutuamente aceptable al conflicto», reza el argumentario socialista, a pesar de que la ONU apuesta por una solución aceptable por las dos partes y que prevea el referéndum de autodeterminación conforme a la Carta de Naciones Unidas. El PSOE cree que ahora, tras «la peor crisis con Marruecos», se inaugura «una nueva etapa bilateral en la que el Gobierno de España lleva trabajando varios meses» con el fin de defender a la ciudadanía española, los intereses de España, la seguridad, soberanía, prosperidad e integridad territorial, incluyendo Ceuta y Melilla, citan.

Además, se respaldan en la posición que ya adoptó el PSOE en 2008 con José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno. «En las declaraciones de las Reuniones de Alto Nivel España- Marruecos de 2008, 2012 y 2015- se habla expresamente de que España saluda los esfuerzos serios y creíbles de Marruecos».

Tratan de acallar a sus socios de gobierno por no haberles informado de los movimientos que llevan gestándose durante meses con el país vecino. «La diplomacia requiere de tiempo y mucha discreción para alcanzar resultados satisfactorios», secundan como respuesta ante las sucesivas críticas en todo el arco parlamentario que ya han registrado una petición de comparecencia para que Pedro Sánchez de explicaciones en el pleno de la Cámara Baja sobre este asunto. Todos a excepción de Podemos, que todavía espera que el propio presidente decida comparecer a petición propia. De momento, solo el ministro de Exteriores, José Manuel Albares acudirá al Congreso de los Diputados, en la Comisión de Exteriores. «Se trata de un acuerdo sobre una nueva etapa en las relaciones entre España y Marruecos», reafirma Ferraz, para precisar que a ningún partido «le debería parecer mal» un acuerdo con Marruecos para «garantizar integridad territorial, incluyendo Ceuta y Melilla, y la soberanía de España y la estabilidad, la seguridad y la prosperidad de ambos países», dicen. Recuerdan, además, que «Francia y Alemania tienen posiciones muy similares a la de España»

Los socialistas reafirman su compromiso con la Carta de Naciones Unidas y con que las partes alcancen «una solución mutuamente aceptable para ambas». Sin embargo, la ONU reaccionó ayer apelando a que el conflicto se resuelva con «un compromiso pleno con el proceso político facilitado por la ONU». Y es que el organismo internacional apuesta por una «solución realista» que «prevea la libre determinación del Sáhara Occidental en el marco de las disposiciones conformes a los principios y propósitos de la carta de Naciones Unidas». Otro revés.

Ferraz también prepara a los suyos para que manden un mensaje de sosiego ante el temor a que Argelia pueda dejar de suministrar gas a España, dado que este país es el gran protector del Frente Polisario y controla el 43 por ciento de todo el gas natural que llega a España. «Argelia es un socio estratégico para España y para la Unión Europea y siempre ha sido un suministrador de gas muy fiable», replican. Sobre el momento a llegar al acuerdo, rechazan intereses ocultos. «Cualquier momento es bueno para poner fin a una crisis con un país vecino y reforzar los lazos, especialmente en una época de cambio e incertidumbre como el que estamos viviendo, con la peor guerra de los últimos 80 años en Europa», zanjan.

De González a Zapatero:
► Hasta hace unos días, la postura de los socialistas sobre la antigua colonia fue defender los acuerdos de la ONU para que el Sahara celebrara un referéndum, algo que desde Rabat siempre han considerado inaceptable.
►El que fuera el presidente socialista, Felipe González, visitó los campamentos de Tinduf en 1976. Dijo: «Nuestro partido estará con vosotros hasta la victoria final» y añadió «los saharauis van a vencer en su lucha».
►En el caso de Zapatero, el expresidente mantuvo una posición ambigua al acercarse a la postura marroquí y defender un «acuerdo razonable entre las partes. Un acuerdo auspiciado por Naciones Unidas», dijo en rueda de prensa.
►El PSOE en su programa electoral de 2019 decía: «Promoveremos la solución del conflicto de Sáhara Occidental a través del cumplimiento de las resoluciones ONU que garantizan el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui».