Los correos de Luceño a Medina por las comisiones: “¡Enhorabuena amigo! Te lo mereces. Ahora cabeza”

El intercambio de mensajes entre ambos empresarios pone de relieve cómo el primero puso al corriente a su socio del cobro de las cantidades pactadas: “Pa´ la saca”

Luis Medina cobró un millón de dólares de comisión, con los que se compró un yate y bonos, pero en sus cuentas solo tiene 247 euros
Luis Medina cobró un millón de dólares de comisión, con los que se compró un yate y bonos, pero en sus cuentas solo tiene 247 euros FOTO: Europa Press Reportajes Europa Press

El empresario Alberto Luceño fue dando cuenta puntualmente a Luis Medina del cobro de las comisiones pactadas con una empresa malaya por el suministro al Ayuntamiento de Madrid de material sanitario en plena pandemia, una intermediación por la que se embolsaron casi seis millones de euros y en la que la Fiscalía Anticorrupción ve indicios de estafa, blanqueo y falsedad documental. Ambos están citados a declarar como imputados el próximo día 25.

Tal y como consta en el sumario, al que ha tenido acceso este periódico, en varios correos electrónicos cruzados entre ambos comisionistas (aportados por la defensa de Medina) éstos muestran su alborozo por el ingreso de las comisiones -un millón en el caso del hijo de Naty Abascal y 5,1 en el de Luceño, que según la Fiscalía ocultó a su socio que él se llevaba unas comisiones sensiblemente superiores-. En este sentido, muy efusivo se muestra Luceño en el correo que escribe a Medina el 27 de marzo del pasado año al confirmarle una transferencia a su favor por valor de 250.000 dólares. “Enhorabuena amigo!!!!! Con nuestros más y nuestros menos, te lo mereces. Ahora cabeza, ehhh? Abrazo fuerte”, le escribe.

Ese día, el Ayuntamiento había transferido a la cuenta de la empresa proveedora del material sanitario en el Malayan Banking Berhard (Maybank) el segundo pago pactado (de 1,2 millones de dólares) por la compra de 2,5 millones de guantes.

Tres días después, el 30 de marzo, a cuenta del cobro de otros 750.000 dólares correspondientes al hermano del duque de Feria, Luceño es mucho más prosaico: “Pa la saca...”. Ese mismo día, el Ayuntamiento de Madrid había hecho efectivo el tercer pago por los 2,5 millones de guantes adquiridos a la empresa malaya, que ascendía a 2,5 millones de dólares.

“Los cabrones han subido el precio”

En otro correo, éste del 3 de abril, cuando ambos habían percibido ya la totalidad de sus comisiones, Luceño le envía a Luis Medina la documentación relativa a “los test para España”, que según explica dispone del certificado CE y para los que se está tramitando ya el FDA. En esa misiva, le cuenta que otra de las fábricas con las que ha contactado “para poder cerrar la operación sí tiene FDA, pero los cabrones han subido el precio”. Esa empresa, dice “ya está vendiendo en Brasil”, por lo que escribe satisfecho: “Ahí lo tienes Luis. A firmarrrrrrr”.

El sumario también recoge los whatsapps intercambiados entre Luceño y Elena Collado, coordinadora general de Presupuestos y Recursos Humanos del área de Hacienda y Personal del Ayuntamiento de Madrid, quien fue la encargada de negociar con Luceño los contratos de suministro del material después de que Medina se pusiera en contacto con el Consistorio a través de un primo de José Luis Martínez-Almeida.

Unos mensajes en los que queda patente la sorpresa de la alto cargo municipal cuando comprobó que los guantes que habían adquirido por dos dólares se podían encontrar en los supermercados de Madrid por 0,08 céntimos de euro. “Por favor llámame. Esto es lo peor que me ha pasado en mi vida”, le escribe el 8 de abril adjuntándole una instantánea del precio de los guantes en un súper de Madrid.

“Por Dios, dime algo. Nos han estafado seguro”, asegura Collado. Finalmente, los dos empresarios tuvieron que devolver cuatro millones de euros (de los once que se iban a embolsar inicialmente en comisiones). “0,068 el par, es el precio”, le deja claro la responsable municipal, quien le aclara que “si pueden hacer la primera transferencia ya mejor para todos”.

Según expone Anticorrupción en su querella, Luceño y Medina, “con ánimo de obtener un exagerado e injustificado beneficio económico”, ofrecieron al Consistorio la posibilidad de adquirir grandes remesas de material sanitario (mascarillas, guantes, etc.) fabricado en China. La persona que inicialmente contactó con el Ayuntamiento de Madrid fue Medina, “aprovechando su condición de personaje conocido en la vida pública y su amistad con un familiar del alcalde de Madrid”. Pero el socio de Medina ocultó al Ayuntamiento que “un elevado porcentaje del precio ofertado” (aproximadamente el 60 % en el caso de las mascarillas, el 81 % en el caso de los guantes y casi el 71 % en el caso de los test) “correspondía a comisiones que los querellados iban a percibir”.