La Audiencia Nacional espera datos de Suiza del «caso Tsunami Democràtic»

Los investigadores ultiman el expurgo de las audios y los datos que entregarán a los CDR antes de que se sienten en el banquillo

Vídeo grabado por los CDR
Vídeo grabado por los CDR FOTO: LR .

La Audiencia Nacional continúa, en secreto, tratando de despejar la incógnita sobre quién está detrás de Tsunami Democràtic, la plataforma que coordinó las protestas en Cataluña tras conocerse la sentencia del procés en 2019. La investigación lleva bajo llave dos años y así seguirá de momento, mientras sigan pendientes diligencias. Entre ellas, según ha confirmado este periódico, una petición de información a Suiza.

La primera pista la dio la Sala de lo Penal el pasado mes de marzo en un escrito que avalaba la prórroga del secreto de sumario que el juez Manuel García Castellón lleva casi dos años extendiendo. Para los magistrados el secreto no resultaba desproporcionado «pues la práctica de comisiones rogatorias y exámenes de dispositivos generalmente no pueden llevarse a cabo en breve espacio de tiempo». Así pues, según confirman varias fuentes, al menos este país, Suiza, considerado un paraíso fiscal tiene pendiente contestar a esta petición de información (una Orden Europea de Investigación - OEI).

Hasta el momento no han trascendido grandes pinceladas del caso, si bien conocedores de las pesquisas explican que se indaga en empresarios del entorno del expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont. De acuerdo con lo publicado por El Periódico de España la investigación se centra en cinco grandes líneas. Primero, empresas consideradas representantes de las principales estructuras económicas españolas en Cataluña; segundo, la ocupación y el colapso del aeropuerto de Barcelona-El Prat que se saldó con la detención de casi 200 personas; tercero, los actos de desobediencia a la Junta Electoral Central durante la jornada de reflexión de las elecciones generales de noviembre de 2019; el corte de la AP 7 en Girona cuyo objetivo final era cortar un tramo también del lado francés para bloquear las vías de tránsito de los camiones fronterizos; y, por último, un acto que se celebró el día de un partido Barça - Madrid bajo el lema «Jugamos en casa».

Los CDR, a la espera de sus archivos

Precisamente, el «caso Tsunami Democràtic» comparte extremos con el que indaga en los Comitès de Defensa de la República (CDR) que también mantiene varias líneas de investigación vivas.

Está pendiente que el juez facilite material a los procesados que recurrieron a la Sala de lo Penal porque antes de sentarse en el banquillo -están acusados de delitos de tenencia, depósito y fabricación de sustancias o aparatos explosivos- querían acceder a las balizas de seguimiento, la intervención de las comunicaciones y los archivos de audio de todas las escuchas telefónicas que la Guardia Civil realizó. Alegaron que se estaba vulnerando sus derechos de defensa porque el juez determinó que si daba traslado de todo podía afectar a asuntos que son todavía confidenciales (como Tsunami Democràtic). Pero la Sala se posicionó con los CDR en dos escritos el pasado mes de enero.

Desde entonces, funcionarios de la Audiencia Nacional han estado expurgando el material. Pero, en la última documentación a la que LA RAZÓN ha tenido acceso, todavía persiste un tira y afloja entre cinco de los trece CDR procesados, el magistrado y el fiscal Miguel Ángel Carballo.

Los acusados quieren que se les dé todo, incluso lo que no les afecta directamente o lo que existía tiempo anterior a su línea de investigación porque creen que los hechos por los que van a ser juzgado comenzaron a investigarse tiempo antes de que fueran detenidos y de los documentos que ellos disponen. El juez, en cambio, defiende que lo que la Sala avaló no fue el «acceso incondicionado [a] las diligencias» y, por tanto, «no puede entenderse que diligencias posteriores a la incoación del presente procedimiento o tramitadas en otros puedan afectar a su derecho de defensa», dice García Castellón en un escrito del pasado 28 de marzo.

Así que les niega «taxativamente» el acceso a todo. «El carácter de secreto de las actuaciones permitiendo incluso la ley el archivo sin comunicación a los afectados cuando hay causa justificada para ello no es contradicho ni pudiera serlo por la sala la cual en ningún caso ha ordenado a este órgano judicial que alce el secreto de las actuaciones», argumenta el juez. Las citadas fuentes indican que los trabajos de limpiado de material están finiquitándose y pronto se dará traslado de las escuchas a los CDR.