Podemos acusa a Robles de “intentar dinamitar” el bloque de la investidura

Los morados no rebajan las críticas a la ministra y piden llegar hasta el “fondo” en el “escándalo” de las escuchas a los independentistas

El acoso y derribo hacia la ministra de Defensa, Margarita Robles, continúa. El presunto espionaje a los políticos independentistas ha hecho que los aliados del Ejecutivo sitúen a la exmagistrada en la diana política otra vez. Los grupos interpretan que este miércoles la ministra de ramo llegó a “justificar” el espionaje a los independentistas y hoy, los mismos, han continuado con ese argumento.

Robles preguntó a los grupos, después de insistir en varias ocasiones la legalidad de las actuaciones del CNI, que “qué tiene que hacer un Estado y un Gobierno cuando alguien vulnera la Constitución”, lo cual dio alas al independentismo y a Unidas Podemos para acentuar sus críticas. Mientras, en el Ejecutivo rebajan estas palabras de la ministra y fuentes gubernamentales precisan que “se interpretaron sus palabras de una forma que no es”.

Algo que no convence a los aliados, que piden al presidente del Gobierno el cese de la ministra como peaje para garantizar la legislatura, tal y como ha publicado en su edición de hoy LA RAZÓN. De hecho, este jueves, en el debate de la convalidación del real decreto ley sobre el plan anticrisis de Moncloa por Ucrania, el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, ha acusado a la ministra de Defensa -sin nombrarla- de intentar dinamitar la mayoría de la investidura de esta legislatura. “Ayer vimos un intento de dinamitar la mayoría progresista y plurinacional de esta cámara”, ha asegurado en su intervención.

Unas palabras con las que los morados vuelven a tensionar a la coalición al señalar directamente a una compañera de su propio gabinete, en línea con las críticas que llegan de la mano del exvicepresidente Pablo Iglesias y las peticiones de dimisión. A las críticas se unió el presidente del Grupo Confederal de Unidas Podemos, Jaume Asens, que dijo de Robles que “sonaba a ministra del Partido Popular” por sus palabras en el pleno del miércoles.

Este pulso de los morados difiere de la estrategia que hasta ahora está siguiendo la vicepresidenta y líder de Unidas Podemos en el Gobierno, Yolanda Díaz, quien tacha el asunto de las escuchas de “gravísimo” pero prefiere esperar a que el Ejecutivo de las explicaciones pertinentes antes de levantar la voz y sumarse a las exigencias de dimisión que llegan por parte de los morados.