La pasión por espiar: en el mercado hay productos para controlar teléfonos, grabar audio-vídeo y copiar en exámenes

Se ofrecen en tiendas abiertas al público y en numerosas páginas de Internet

El control de los teléfonos ajenos es una de las ofertas más repetidas en los anuncios del mercado libre
El control de los teléfonos ajenos es una de las ofertas más repetidas en los anuncios del mercado libre FOTO: jmz esp

“Programa espía ingenioso y discreto que te permite supervisar, rastrear y monitorizar el móvil de tu pareja, tus hijos, tus empleados, u otro, desde una aplicación. Es capaz de: monitorear mensajes de texto GSM. Registros de llamadas. E-mails enviados y recibidos. La ubicación geográfica del teléfono. Permite crear una copia de seguridad del móvil. Disponer de un registro detallado de su actividad. Seguimiento GPS avanzado que señala la ubicación exacta”.

Un “paseo” por internet permite comprobar el negocio que hay montado para espiar a los demás y las posibilidades que existen de todo tipo, desde el control de los teléfonos, a la grabación audio-video y hasta “detectores de infidelidades” con ofertas especiales, muy llamativos en estas fechas, de “pinganillos para exámenes”, lo que equivale a obtener, si no detectan, excelentes calificaciones en detrimento de los alumnos que se dedican a hincar los codos.

Los productos, nada que ver con el sofisticado “Pegasus”, de fabricación israelí, que sólo se vende a estados y que ha sido utilizado para espiar, entre otros, al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; y la ministra de Defensa, Margarita Robles, según denuncia presentada en la Audiencia nacional avalada por un informe de una entidad de tanta solvencia y fiabilidad como el Centro Criptológico Nacional (CCN).

En la publicidad que se hace para vender los otros prodctor en el mercado libre, se dice, entre otras cosas, en lo referido al control de los teléfonos ajenos que se trata de un software espía “muy fácil de instalar y utilizar; lo único que tienes que hacer es instalar una pequeña aplicación en el teléfono, para ello el móvil monitorizado debe tener acceso a internet...” y se asegura que es válido ante la autoridad judicial, algo que llama la atención pues este tipo de actuaciones están reguladas restrictivamente por la legislación vigente y la protección del derecho a la intimidad.

Que el espionaje es un negocio lo demuestra la variedad de productos que se ofrecen y que, según parece, deben gozar de una cierta aceptación y comercialización para aquellas personas que sienten la necesidad de saber lo que hacen los demás o, en algunos casos, contrarrestar posibles intrusiones en su intimidad.

En el caso de los teléfonos, se “garantiza” el control de “todas las llamadas entrantes y salientes con marcas de tiempo, duración y información del interlocutor, SMS, mensajes enviados, recibidos o cancelados con marcas de tiempo y información del contacto. GPS, con ubicación actual en el mapa, rutas y lugares visitados. Historial de Navegación. Mensajeria: Whatsapp, Snapchat, iMessage, Skype, Telegram, Viber, Hangout, LINE, etc. Aplicaciones Sociales Facebook, Instagram, Tinder, etc. Fotos y vídeos,” y un largo etcétera.

El catálogo es interminable: Boligrafos cámara y de todo tipo, incluso en los mandos de apertura y funcionamiento de un coche; pulseras; grabadora de conversaciones telefónicas y ambientales, hasta botones que realizan esas funciones.

Detector de infidelidades -dice uno de los anuncios-. Muchos hombres y mujeres viven atormentados por el fantasma de la infidelidad y, en muchas ocasiones, necesitan pruebas incriminatorias para reunir el valor de hacer algo al respecto, o simplemente encarar la situación (aquí indican la marca) es el detector de infidelidades que puede ayudarte a salir de dudas de una vez por todas... mediante detectores de fluidos corporales”.

Lógicamente, se ofrecen objetos de contraespionaje “que necesitas para evitar que intercepten tus reuniones, escuchen tus conversaciones o descubran tus secretos (…) puedes encontrar todo el material profesional para evitar cualquier intento de espionaje y mantener tu seguridad: detectores de frecuencias, detectores de cámaras ocultas, detectores de micrófonos espías, detectores de localizadores GPS espías, detectores de radiofrecuencia, detectores de frecuencias no lineales, fundas inhibidoras de señales, detectores de cámaras baratos, detectores de frecuencias baratos, detectores de frecuencias profesionales, detectores de cámaras profesionales…Con nuestros productos espías evitarás que diferentes aparatos espías puedan ser introducidos por terceros en tu hogar, tu lugar de trabajo, salas de reuniones, vehículos… y conseguirás convertirte en un experto en contraespionaje”.

Se asegura que, en todos los casos, son materiales utilizados por detectives privados, Fuerzas del Orden y demás profesionales que utilizan estos objetos de espionaje de máxima calidad imprescindibles para realizar barridos electrónicos y detectar dispositivos de espionaje…”.

Los precios varían, según el producto y la “sofisticación” del sistema, pero no hay que hacer grandes desembolsos para hacerse con estos artilugios.